0
Ciencia y Tecnología

La hora en Chile y sus negativas consecuencias

Aunque en el país se retrasó una hora, el científico Gabriel León cree desfavorable para la salud, incluso, el actual horario.

Agencia Uno

Martes 15 de mayo de 2018

A+ A-

El pasado domingo los relojes de todo el país -a excepción de la Región de Magallanes- se atrasaron una hora para adaptarse al horario de invierno. Las noches llegan antes, del mismo modo que lo hace el amanecer. Sin embargo, el científico y columnista de Un día perfecto, Gabriel León, explica que aún así este horario puede tener consecuencias negativas para los chilenos.

¿Por qué? Pese a estar a miles de kilómetros al oeste de ciudades como Sao Paulo y Buenos Aires, el país tiene durante nueve meses el mismo huso horario y solo durante invierno Chile se ajusta al GMT-04:00. Sin embargo, la Cordillera de Los Andes que acompaña la geografía impide que el sol aparezca antes, lo que genera oscuridad en las primeras horas de la mañana.

"El estimulo más importante para entender que comenzó el día es cuando sale el sol. Cuando uno comienza el día de noche, nuestro sistema biológico está desincronizado con la jornada laboral, lo que genera un montón de problemas en los más chicos y con los más viejitos", dice Gabriel León.

Revisa la columna completa:

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Ciencia y Tecnología

Un vital avance en la alimentación del futuro: descifran genoma del trigo

Después de 13 años de investigación, cerca de 200 científicos de 20 países descubrieron 108 mil genes del cereal más cultivado en el mundo.

Ciencia y Tecnología

Dragón de Komodo: una solución a la resistencia a los antibióticos

Gabriel León, científico y panelista de Un día Perfecto, explicó que la sangre del animal funciona matando bacterias multiresistentes.

Ciencia y Tecnología

Entrevista con un robot

Alan viene desde España y en su visita a Pauta nos contó qué puede hacer él, y los demás robots, en nuestras casas y trabajos.

Ciencia y Tecnología

El taxista al que le robaron el Premio Nobel de Química

Douglas Prasher descubrió cómo clonar el gen de la proteína verde fluorescente, sin embargo, lo despidieron y luego otros científicos se llevaron el galardón por su descubrimiento.