Economía

Impuestos regionales: ministro de Hacienda abre primera opción de cambio a reforma tributaria

Aunque los tributaristas tienen dudas, la Bancada Regionalista aplaudió la idea de estudiar cómo hacer que las regiones capturen parte de los gravámenes que generan las actividades productivas locales. De paso, parece una buena fórmula para allegar votos. VER ACTUALIZACIÓN AL FINAL DEL ARTÍCULO.

Por Marcela Gómez

Domingo 9 de septiembre de 2018

A+ A-

A las 15.30 hrs. del miércoles 12 de septiembre comenzará oficialmente la discusión de la modernización tributaria en el Congreso. Ese día, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, está citado a la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados para presentar los contenidos del proyecto.

Pero en un golpe de efecto que no es habitual en esta fase del debate legislativo, la autoridad ya abrió la puerta a una primera innovación: los impuestos regionales, algo que el proyecto no considera, salvo por la propuesta de depreciación instantánea en La Araucanía. “Estamos disponibles para hacerlo, pero tenemos que ver las fórmulas”, dijo Larraín en una entrevista al Diario Financiero, al ser consultado sobre los impuestos regionales, insistiendo en varias ocasiones en que ello se haría “con mucha responsabilidad”.

Las palabras del ministro generaron aplausos, dudas y también rechazo. Para quienes hacen un análisis político, la idea es una apuesta interesante. Con este movimiento, el gobierno podría conseguir votos para la reforma, ya que se trata de un tema que rompe las alineaciones derecha-izquierda. ¿Qué parlamentario no querría votar para que la región que representa reciba recursos de empresas instaladas en su territorio?

Trabajo sigiloso

Aunque puede parecer sorpresivo que este tema surja en el debate tributario, lo cierto es que viene trabajándose desde hace tiempo dentro del gobierno.

A fines de mayo, el subsecretario de Desarrollo Regional y Administrativo, Felipe Salaberry, anunció que el gobierno estaba elaborando un proyecto de ley para que las regiones pudieran recaudar los impuestos provenientes de las empresas que se instalen en su territorio. “Cuando una empresa se instala en una región construye su sistema contable para pagar en su casa matriz, que está en Santiago; no paga impuestos o tributos de carácter regional", dijo en esa oportunidad.

Economía

Los impuestos regionales irrumpen en el debate tributario del gobierno

Que las regiones puedan recaudar tributos de las empresas que se instalan en sus territorios es una idea anunciada y relativizada con la misma convicción.

El anuncio, que luego fue relativizado por la propia autoridad, no fue desmentido por Hacienda. El propio programa de gobierno del Presidente Sebastián Piñera detalla que se creará “un incentivo regional para atraer inversiones, en que los grandes proyectos aporten al desarrollo local en las comunas donde se emplacen”.

Tras el ingreso de la reforma al Congreso, el ministro Felipe Larraín recibió en su gabinete a los miembros de la Bancada Regionalista (foto portada), un grupo transversal de parlamentarios comprometidos con la descentralización y la mayor autonomía política y económica de las regiones. En la cita participaron los senadores Alejandro Guillier (Independiente), José García Ruminot (RN), Juan Ignacio Latorre (RD) y Carlos Bianchi (Independiente), además de los diputados Rodrigo González (PPD), Jaime Mulet (Federación Regionalista Verde Social) y Diego Ibáñez (Frente Amplio).

En la cita, los parlamentarios pidieron que en la reforma se incorporaran medidas para darle más autonomía a las regiones en materia de recaudación y manejo de recursos. Insistieron en que ello era ahora más necesario que nunca, debido a que en 2021 habrá elección de gobernadores y las regiones necesitan más competencias y financiamiento.

Dudas de los expertos

El director del Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile, Gonzalo Polanco, dijo que en esta materia “lo primero que quisiera rescatar es el llamado a la responsabilidad que hace el ministro. Este es un tema que amerita tomarlo con mucha precaución”.

Añadió que es difícil opinar cuando no se tienen detalles, pero recordó que existe una limitación constitucional y, además, complejidades desde el punto de vista de las políticas públicas. “Las regiones tienen grados de desarrollo disimiles y sería injusto definir que cada zona se financie con los recursos que pueda generar. Además, ya tenemos estos tratamientos excepcionales en algunas zonas y, al parecer, los resultados de estos incentivos son bastante pobres. Hay otras formas de promover el desarrollo regional sin generar las complejidades y riesgos que esto tiene”, opinó.

El experto dijo que la idea “tiene ventajas y desventajas, pero en la suma y resta creo que no es un sistema conveniente, considerando el sistema unitario que tiene el país”.  Si bien estimó que no es posible negarse a debatir el tema, “inicialmente yo no soy partidario: es algo sumamente delicado y los países que han entrado en esta escalada no han tenido buenos resultados”.

El socio líder de Cumplimiento Tributario de EY Chile, Juan Antonio Rivera, afirmó que en general los sistemas de impuestos regionalizados funcionan en países con un sistema federal (como México y Estados Unidos), el cual no existe en Chile. Sostuvo que en la práctica esta idea impone nuevos desafíos: una nueva institucionalidad a cargo de administrar los impuestos recaudados en cada región, presupuestos regionales, destino de los recursos, entre otros. También, determinar que una porción del impuesto regional permanezca en ella y el resto continúe llegando al presupuesto nacional para financiar salud, educación, infraestructura, seguridad o defensa, entre otras necesidades.

 “Además, se debería definir cuáles serían algunos incentivos que pudieran empujar la idea, por ejemplo, una tasa de impuesto rebajada para las empresas que se instalen en regiones, y de esa forma, potenciar la actividad económica en ciertas lugares con menores inversiones o mayor desempleo”, agregó Rivera.

La abogada y asesora de la CPC, Soledad Recabarren, admitió que los impuestos regionales tienen pro y contras. “Son difíciles de implementar, ya que la Constitución establece que los impuestos no pueden tener una finalidad especial. Por otro lado, hay regiones que contribuyen más que otras y no reciben todo lo que generan”, explicó, detallando que también está el caso de La Araucanía, que genera poco y que por su nivel de pobreza necesita de la ayuda en recursos que generan otras regiones.

Por ello, la abogada insistió en que la acción redistributiva de los impuestos es más fácil de concretar a nivel nacional. Recordó que si bien las contribuciones de bienes raíces y las patentes municipales tienen carácter territorial, “aun así se tienen que redistribuir las rentas generadas en los municipios más ricos”.

Bancada regionalista

Quienes sí celebraron las palabras del ministro de Hacienda fueron los miembros de la Bancada Regionalista.

El senador Carlos Bianchi afirmó que en ese encuentro con Felipe Larraín “le expresamos el firme deseo de colaborar en la reforma en la medida que esté incorporado el reconocimiento a las regiones y se avance en la descentralización de los recursos”.

El parlamentario valoró los dichos del ministro, “aunque por ahora son sólo una expresión de buena voluntad. Ahora hay que trabajar en conjunto para ver cuáles son los mecanismos que deben desarrollarse para que las regiones puedan participar de los recursos que generan las actividades productivas que están instaladas en sus territorios”, acotó.

Por su parte, el senador Juan Ignacio Latorre comentó que en una reunión previa con el ministro de Hacienda, le presentó un proyecto de acuerdo “que busca instaurar un tributo portuario, que deje un porcentaje de riqueza que se genera en ciudades y regiones”, señaló. El texto señala que este nuevo impuesto especial establecerá un cobro por tonelada transferida (que alternativamente podría ser una tasa uniforme sobre el precio de la mercancía transportada) y del monto recaudado el 50% se destinaría al presupuesto regional y el otro 50% a la comuna donde se encuentra ubicado el puerto. La idea fue aprobada por 30 votos a favor y la abstención de la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe.

“Por ningún motivo estamos buscando un federalismo fiscal, sino pasar de un centralismo extremo a medidas para avanzar en la descentralización fiscal. Lo de los puertos, que forma parte de las propuestas de Comisión Asesora de Bachelet en descentralización, podría ir en esa línea. Creemos que el contexto de la reforma tributaria es el momento idóneo para avanzar en esta línea. El ministro quedó de estudiar el tema y dijo que le parecía posible introducir algo vía indicaciones”, afirmó Latorre.

Las palabras de Larraín también fueron bien recibidas en la DC, partido que se está transformando en un eje importante para la aprobación de los proyectos del Gobierno.

 

 

Buscando votos

Desde el pragmatismo político, la apertura del titular de Hacienda se leyó también como una fórmula para allegar los esquivos votos que necesita el proyecto. El análisis es que la mayor valla que debe sortear la reforma es la Cámara de Diputados, ya que si se logra la aprobación en primer trámite significa que habrá reforma sean cuales sean las dificultades que pudiera haber en el Senado. De lo contrario, ahí queda todo y habría que esperar otro año.

Al necesitar mayoría simple, las cifras que se manejan en el Congreso son que en la Cámara de Diputados se requieren 78 votos (Chile Vamos tiene 72) y en el Senado 22 (el oficialismo tiene 19).

“En simple, el Gobierno necesita al menos tres o cuatro o  en la Cámara y seis en el Senado. Si se le complica construir grandes mayorías, que es lo ideal, puede ir al ´chipeo´ buscando voto a voto. Y ahí hacerlo con temas transversales, de los cuales es difícil restarse, como los impuestos regionales. Es un acierto. Se rompen así las líneas que separan al oficialismo y la oposición”, comentó un asesor legislativo de la oposición que pidió reserva de su nombre.

Pero el senador Juan Ignacio Latorre no cree que sea tan sencillo. “Hay quienes plantean la posibilidad de negociar la reintegración del sistema tributario con los impuestos regionales, como el diputado Jaime Mulet. Son conversaciones distintas. Yo soy opositor a la idea de la reintegración y creo que son temas que deben debatirse por separado. Creo que nos podemos poner de acuerdo de modo transversal en estos temas de descentralización fiscal, pero no como moneda de cambio”, concluyó.

Nota: A las 13.35 hrs del martes 11 de septiembre, se recibió desde el Ministerio de Hacienda la siguiente aclaración: "El Ministerio de Hacienda ha estado analizando en las últimas semanas con parlamentarios de ChileVamos y oposición el tema de las rentas regionales. Este enfoque implica revisar cómo se configuran los ingresos de las distintas regiones".

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Economía

Mercado Central: las nuevas tendencias de inversión en viviendas

En PAUTA analizamos el nuevo perfil de los deudores hipotecarios, luego de las cifras del Banco Central.

<p>Inversion en mineria </p>
Economía

La inversión proyectada salta 40% para el periodo 2018-2022

Informe de la Corporación de Bienes de Capital a septiembre sumó US$ 17 mil millones en iniciativas privadas y públicas para el periodo, de los cuales 35% proviene de la minería. En total, se estima una inversión total sobre US$ 59 mil millones en el quinquenio.

Economía

El Banco Central bautiza un nuevo fenómeno: los inversionistas minoristas

Los hogares más ricos que se endeudan para adquirir una vivienda para arriendo o ganancia de capital subieron de 37% a 47% en los últimos tres años. Esa estrategia también la usan los estratos de ingresos medios.

<p>La exsubsecretaria de Previsión Social Jeannette Jara y el exministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza, ambos militantes comunistas.</p>
Economía

Contraloría revela irregularidades en Fondo de Educación Previsional

Anomalías ocurrieron bajo la gestión de la ex subsecretaria Jeannette Jara. Con cargos públicos se difundieron contenidos del movimiento No+AFP y cursos en que aparecen asistiendo personas fallecidas.