Economía

¿Le cree el mercado a Moody’s?

La respuesta es gris. Desde el día en que la agencia le recortó la nota a Chile, el riesgo país ha caído. Sin embargo, esa tendencia se registraba días antes y sigue el comportamiento del resto de la región.

Por Gabriela Villalobos

Viernes 3 de agosto de 2018

A+ A-

Era la única que faltaba. El jueves 26 de julio la agencia de clasificación de riesgo recortó la nota de Chile de Aa3 a A1. La decisión llegó luego de que las calificadoras Standard&Poor’s y Fitch emprendieran acciones similares el año pasado. La única de las tres grandes que todavía no adecuaba su visión hacia Chile era justamente Moody’s.

Desde el Gobierno comentaron que la decisión no tenía mayor efecto. “Moody’s está actuando a destiempo y cuando actúa a destiempo ocurren estas cosas paradojales: que el riesgo de Chile cae justo después que nos rebajan la nota”, dijo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, tras el anuncio de la agencia.

Efectivamente, la percepción de los inversionistas parecía mejorar el día del anuncio y continuó haciéndolo al día siguiente. ¿Cómo se puede determinar aquello? Se hace revisando el rendimiento de los Credit Default Swap (CDS) de Chile, un seguro contra la posibilidad de impago del país, y su relación con un instrumento libre de riesgo. Con este diferencial, conocido como spread, se determina el nivel de riesgo país.

En el caso de Chile, el spread de los CDS a cinco años se redujo desde los 52,993 puntos el día antes de la noticia de Moody’s a 48,057 los dos días posteriores. Sin embargo, este indicador ya venía cayendo desde antes. De hecho, a comienzos de julio se ubicaba en 60 puntos y luego comenzó a mostrar una clara tendencia bajista. Durante agosto el spread de los CDS ha vuelto a subir levemente, aunque manteniéndose siempre bajo los niveles previos al anuncio.

La caída sigue, además, la misma tendencia que han mostrado otros países latinoamericanos, cuyos spreads bajaron el día del recorte de Moody’s y durante la jornada siguiente. Aquello quedó demostrado, por ejemplo, en el retorno del índice Embi de JP Morgan. Según comentan agentes del mercado, esto demuestra que la tendencia a la baja del riesgo país en Chile obedece también a factores globales.

El mercado tampoco castigó con dureza a la economía chilena tras el primero de los recortes de las agencias calificadoras. El día en que se anunció la medida de Standard & Poor’s, el 13 de julio de 2017, el spread del CDS a cinco años de Chile bajó de los 65,046 puntos a 64,74 unidades. Luego subió a 66,474 puntos, pero después volvió a caer y a fines de mes ya se encontraba en niveles similares a los alcanzados antes del recorte de la agencia.

Esto no significaría necesariamente que los ajustes de las agencias no afectan al mercado. Según comenta un operador, aquello es otra muestra de que el mercado adelanta su reacción. En el caso de Moody’s, se esperaba que eventualmente redujera la nota para equipararse a la que han otorgado sus competidores.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Economía

Crece la deuda, se modera el crecimiento: difícil ruta para la nota soberana

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quiere que las agencias eleven la clasificación de Chile. Es una meta ambiciosa, incluso aunque se logre estabilizar el nivel de deuda pública en los próximos años. El primer paso: que cambien la perspectiva de estable a positiva.

Economía

Mercado Central: por qué baja el precio de las bencinas

Marcela Gómez explica los motivos que explican la reducción en el precio de las gasolinas y cuál es el impacto en la inflación.

Economía

Cómo los policías del cobre juegan al gato y al ratón en el desierto

Una nueva unidad policial ya ha tenido cierto éxito al arrestar a 11 personas e incautar unas 60 toneladas de mineral sustraído de las minas.

Economía

Una agencia para impulsar el gobierno digital

La meta es llegar a una burocracia estatal "cero papel" en 2023, pero quienes trabajan en modernización temen al "valle de la muerte" que ocurre con los cambios de gobierno. Crear una entidad pública reduciría riesgos, pero no está en los planes del Gobierno.