0
La Conquista de Marte

La cultura televisiva y cinematográfica del cuarto planeta

Marte ha sido desde siempre fuente inagotable de historias de ciencia ficción, viajes espaciales y misterios recónditos. Acá algunos ejemplos en cine y televisión.

Por Alejandro Alaluf

Martes 24 de julio de 2018

A+ A-

La cultura pop asociada a Marte es vasta. Especialmente en lo que se refiere a películas y videojuegos. Ante el constante misterio que siempre ha rodeado al cuarto planeta del Sistema Solar, las múltiples intervenciones e historias generadas en torno a su exploración datan desde mucho antes que el hombre haya tenido la posibilidad de salir al espacio. Porque después de eso, especialmente a mediados del siglo XX, la cosa definitivamente explotó.

El escritor inglés Herbert George Wells fue el que popularizó el miedo a una invasión marciana con su novela de 1897, La Guerra de los Mundos. Pero sin duda que la expresión más relevante al respecto tiene que ver con la trasmisión radial de Orson Welles, basada en el libro, en octubre de 1938, lo que logró que miles de personas realmente creyeran que la Tierra estaba siendo invadida y destruida por un ejército marciano.

La Conquista de Marte

Crónicas de la literatura marciana

La fascinación por Marte ha inspirado a numerosos autores de ciencia ficción. Aquí presentamos algunas de las narraciones imperdibles sobre el tema.

El pánico

El 30 de octubre de 1938 –en plena celebración de Halloween– salía al aire una nueva edición del programa The Mercury Theatre on the Air, que transmitía la cadena radial CBS. Esa noche, Welles adaptó la novela a radioteatro, dando la impresión que los acontecimientos efectivamente estaban sucediendo en suelo norteamericano. Todo comenzaba más o menos de manera normal, hasta que  la transmisión comenzaba a ser interrumpida por múltiples boletines noticiosos que daban cuenta de un ataque extraterrestre proveniente de Marte. El resultado fue que gran parte de la audiencia entró en un pánico masivo, dándole fe a lo que estaba escuchando. Hubo variadas polémicas después y, de paso, Orson Welles logró consagrarse como un gran dramaturgo, aunque la fama y el éxito cinematográfico aún estaban por llegar.

Estados Unidos no fue el único caso donde una transmisión radial de estas características provocó un caos colectivo. Sin ir más lejos, en Chile también sucedió. Seis años después de la emisión original, en noviembre de 1944, el actor y guionista Raúl Zenteno retomó la idea de la transmisión de Welles, y la sacó al aire a través de radio Cooperativa Vitalicia. La invasión alienígena comenzaba en Puente Alto y un actor, haciendo las veces de ministro del Interior, vociferaba: “No permitiremos que seres de otro planeta nos invadan”. La gran diferencia con la idea de Welles es que la transmisión de Zenteno sí aclaraba cada 10 minutos que lo que se escuchaba era solamente ficción. Sin embargo, fue duramente criticada por El Mercurio por haber generado pánico innecesario, e incluso en El Mercurio de Valparaíso se recibieron 200 llamadas telefónicas por la preocupación causada.

Noticia del lunes 13 de noviembre de 1944 en El Mercurio. Crédito: Center for Inquiry (Diego Zúñiga)

La peor versión sucedió en Ecuador en 1949. De acuerdo con la investigación Diego Zúñiga para la revista Pensar, y de Antonio Checa, de la Universidad de Sevilla, la radio Quito, de propiedad del periódico El Comercio, realizó un radioteatro vívido que provocó una alarma honda entre los auditores. El problema real ocurrió luego de que transmitieran de que todo era ficción: quiteños furiosos fueron hasta el edificio donde estaba la radio y le prendieron fuego. Hubo muertos y heridos.

 

Marciano influyente

Marvin, el Marciano, es probablemente el “marciano” más popular de la historia. Y todo gracias a los dibujos animados. Creado en 1948 por Chuck Jones, la idea tras la creación de Marvin era que fuese no sólo un nuevo villano para las Looney Tunes de la Warner Bros. Además, el plan era que fuese un villano absolutamente opuesto al más bien histérico Sam Bigotes: calmado, de voz suave, con planes realmente destructivos y claro, con un seco sentido del humor. Y se transformó en un hit.

En inglés, tenía la voz del genial Mel Blanc. Y su look era el tradicional atuendo marciano que, obviamente, se basaba en las prendas del dios romano de la guerra, con casco y falda ad hoc incluida. Y zapatillas. Lo interesante es que su cara, más allá de dos grandes ojos, no poseía ningún otro rasgo: ni boca, orejas, nariz o cabello. Esa cosa misteriosa de su personalidad, por cierto, que hacía que el personaje fuese aún más divertido. Junto a su fiel can K-9, su plan era siempre el mismo: destruir la Tierra porque, básicamente, le tapaba su visión a Venus. Pero claro, Bugs Bunny siempre encontraba la manera de desbaratar sus nefastos planes. Su influencia ha sido tal, que su figura estuvo impresa en el Spirit, el vehículo de la NASA que exploró la superficie marciana el año 2003.

De Arnold Schwarzenegger a Matt Damon

El cine siempre ha tenido a Marte como una generosa cantera de historias misteriosas y aventuras espaciales. Cuando en los años 50 comenzaron a proliferar las historias de ciencia ficción, el cine B y de bajo presupuesto, Marte y toda su aura de incógnitas fueron siempre un protagonista, aunque muchas veces su influencia iba mucho más allá dentro de la cultura pop. Porque si bien se estrenaron interesantes películas, como la rusa Aelita: Queen of Mars, de 1928, las compilaciones de las seriales de Flash Gordon como Mars Attacks the World (1938) o las cintas de suspenso y exploración como Rocketship X-M (1950), Flight to Mars (1951), Marte: El Planeta Rojo (1952) o The Angry Red Planet (1959), también salieron cintas olvidables (o quizás no) como Abbott y Costello van a Marte (1953), Santa Claus conquista a los marcianos o Robinson Crusoe en Marte, ambas de 1964. Y hay muchísimas más, por cierto, incluyendo la primera versión cinematográfica de La Guerra de los Mundos, dirigida por Byron Haskin en 1953.

En las décadas siguientes, Marte siguió dando material. Pero remitiéndonos a las últimas cintas que han tenido el planeta rojo como escenario, PAUTA.cl recomendienda las siguientes:

El vengador del futuro (Total Recall, 1990)

Después de dirigir RoboCop, Paul Verhoeven subió su apuesta de la mano de Arnold Schwarzenegger y de un cuento del influyente Philip K. Dick. En ella, Schwarzenegger es un obrero que decide pasar unas vacaciones virtuales en Marte, a partir de extraños sueños que lo emparentan con aventuras y una mujer en suelo marciano. Ese es el punto de partida de una cinta que no escatima en gastos –y efectos especiales– para contar una muy entretenida historia que, a la larga, es una de rebeliones frente a corporaciones opresoras. La cinta no da respiro y la manera en que Verhoeven explora Marte, sus recovecos y sus habitantes, es de verdad hipnótico. El remake del del 2012 es absolutamente olvidable.

¡Marcianos al Ataque! (Mars Attack!, 1996)

Años después, fue Tim Burton quien dejó de lado sus historias más bien góticas para contar, en tono de comedia, cómo sería una invasión marciana. Un increíble elenco –liderado por Jack Nicholson como el Presidente de Estados Unidos– se enfrenta a una invasión a gran escala, con platillos voladores, rayos desintegradores y marcianos con cerebros gigantes. Claramente, la cinta bebe de la influencia de las múltiples cintas de ciencia ficción los años 50 y el resultado es al mismo tiempo hilarante e inquietante.

Misión a Marte (Mission to Mars, 2000)

Una de las últimas películas dirigidas por Brian de Palma antes de hacerse a un lado de la industria hollywoodense fue esta fallida cinta de ciencia ficción ambientada en el año 2020 y que relata el rescate de una misión terrestre a Marte que no fue del todo exitosa. Guarda cierta similitudes con la posterior Misión Rescate, pero esta cinta, más allá de los elementos interesantes que presenta, es un pequeño fiasco. Especialmente cuando vemos al marciano. Un poco más interesante es otra cinta de la época, más de acción y horror, titulada Fantasmas de Marte, que fue dirigida por John Carpenter. La que sí hay que evitar, también estrenada a comienzos del 2000, es Planeta Rojo, con Val Kilmer y Carrie-Ann Moss.

La Guerra de los Mundos (War of the Worlds, 2005)

La segunda adaptación del clásico de H.G. Wells fue dirigido nada menos que por Steven Spielberg, protagonizado por Tom Cruise y narrado por Morgan Freeman. Tiene variaciones respecto a la fuente original, pero la historia general es más o menos la misma: Cruise es un trabajador que busca reunir a sus hijos con su madre, mientras se desarrolla una brutal invasión marciana sobre la Tierra. La cinta, por supuesto, funciona como una gran thriller de matiné, gracias al sólido pulso de Spielberg, un buen elenco y por cierto, buenos efectos especiales.

Misión Rescate (The Martian, 2015)

Ridley Scott y Matt Damon se unieron para lograr una de las mejores cintas con Marte como protagonista. Similar en su premisa a la fallida cinta Misión a Marte del 2000, Misión Rescate es más bien una película de supervivencia bastante más realista (aunque nunca tanto) en relación con las otras cintas de ciencia ficción basadas en Marte, mientras esperamos que el personaje de Damon pueda ser finalmente rescatado. Basado en la novela El Marciano, de Andy Weir, la cinta fue un éxito de taquilla y recaudó más de 630 millones de dólares.

 

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

La Conquista de Marte

Explorando Marte desde el navegador web

Repasar el viaje del Curiosity o conocer la geografía marciana se ha vuelto muy sencillo gracias a las aplicaciones en línea.

La Conquista de Marte

Un capítulo de Marte: la próxima frontera

A continuación, le presentamos un adelanto del libro del científico chileno José Maza, donde explica las dificultades de explorar Marte. Gentileza de Editorial Planeta Chile.

La Conquista de Marte

Doce datos curiosos sobre nuestro planeta vecino

El 31 de julio, Marte se encontrará a solo 57 millones de km de la Tierra, la menor distancia a la que han estado estos planetas en 15 años.