Negocios

El tesoro perdido en la Bolsa tendrá nuevos dueños

Este jueves se rematan todas las acciones que no tienen propietario y que fueron adquiridas antes de 1981. Se prevé recaudar US$ 28 millones. Todo el dinero irá a Bomberos.

Por Gabriela Villalobos

Lunes 9 de julio de 2018

A+ A-

Hace décadas que la Bolsa custodia un verdadero botín: cerca de 35 millones de acciones vigentes, que fueron adquiridas antes de 1981, avaluadas en al menos US$ 28 millones, que no tienen dueño. Se trata de títulos que son parte del patrimonio olvidado de algún inversionista, que nunca fue reclamado por él, ella o sus sucesores, por lo que descansan en la rueda. Hasta ahora.

Este jueves 12 de julio, el millonario tesoro se irá a remate para transformar en dinero las miles de participaciones minoritarias en sociedades anónimas. Lo recaudado tampoco se quedará en la Bolsa, sino que irá a Bomberos de Chile. Todo por un cambio legal realizado en 2016, que cerrará una historia que está cerca de cumplir una década.

Los orígenes de la fortuna

La Bolsa de Comercio de Santiago nació el 27 de noviembre de 1893. Desde esa fecha, los inversionistas han podido comprar y vender acciones, bonos, dólares e incluso oro. En un comienzo, el registro de los dueños de los activos era acotado y el registro se llevaba en papeles físicos. Con el tiempo, el listado creció a un tamaño considerable, que no permitía chequear quién era el responsable de cada uno de los títulos. Algunos inversionistas fallecieron y tampoco dejaron establecida su herencia, lo que dificultaba a la sucesión reclamar los activos. Otros, fueron olvidados por sus dueños o su descendencia. Con los años, estos títulos no reclamados fueron aumentando. Hasta 2009.

Hace cerca de nueve años, un inversionista natural -que siempre estuvo en el anonimato- descubrió que la Bolsa de Comercio custodiaba millones de dólares en acciones que no contaban con un dueño claro. En ese momento, la ley determinaba que si no se conocían los propietarios, los títulos debían ser rematados. El 50% iría para quien descubrió el botín y el otro 50% para la Municipalidad de Santiago.

Asesorado por el estudio de abogados Elton y Cía., el inversionista emprendió una lucha legal para hacerse de los títulos junto con la municipalidad, pero ambos perdieron el juicio en todas sus instancias. Así, las acciones continuaron descansando en la rueda.

La disputa por el tesoro de la Bolsa de Comercio coincidió con la búsqueda de financiamiento adicional de Bomberos. La Junta Nacional de la institución recibe anualmente dinero a través de la Subsecretaría del Interior, vía Ley de Presupuestos. Para este año se les asignó un total de $41.225 millones, a los que se suman recursos municipales y donaciones. Sin embargo, Bomberos asegura que estos recursos no les alcanzan para solventar todas sus tareas, que incluyen costos de operación y gastos de administración internos. Por lo mismo, se han desarrollado instancias adicionales para levantar dinero.

Aquello no es nuevo: cuando se redactó la Ley de Sociedades Anónimas, se estableció que los dividendos de inversionistas fallecidos y que no son reclamados por la sucesión serían donados a Bomberos. No causó entonces gran sorpresa que la institución entrara a la lucha por el tesoro de las acciones olvidadas, con el argumento de que la mayoría de los títulos no reclamados debían ser de propiedad de personas que habían muerto.

La petición de Bomberos llegó a los legisladores, que en 2016 modificaron la Ley de Sociedades Anónimas para establecer que tanto los dividendos como las acciones no reclamadas debían ser donadas a la Junta Nacional.

Y el premio es para…

Con el cambio legal, las corredoras, bancos y la misma Bolsa de Comercio deben informar cada marzo a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) o a la Superintendencia de Bancos (Sbif), la identidad de los dueños de las acciones que mantienen en custodia. De no contar con la identidad de ellos, deberán citar a los eventuales interesados mediante avisos que deben ser publicados cada mayo en el diario oficial y en un medio de comunicación.

Si nadie llega a reclamar los títulos, estos proceden a remate. En el caso de aquellos comprados antes de 1981, el plazo para concretar la venta es de un año, por lo que se ejecutará este jueves. 

Los custodios informaron en 2017 por primera vez la identidad de sus custodiados. El único que detalló que mantenía cerca de 35 millones de acciones de las cuales desconocía sus dueños fue la Bolsa de Comercio. Por lo mismo, en mayo de ese año publicó avisos para contactar a los inversionistas incógnitos. Durante un año, se reclamaron 1,5 millones de títulos. El resto, finalmente, será rematado esta semana.

El jueves, a las 12:30, Santander Corredores de Bolsa Limitada ofrecerá en rueda acciones inscritas de 67 emisores distintos, cuyos dueños son desconocidos, y que adquirieron estos papeles antes de 1981. El monto mínimo que se prevé recaudar por estos lotes accionarios es de US$28 millones. También se invitará a comprar títulos de otras 38 sociedades que fueron liquidadas o que ya no están vigentes, pero que deben ser puestas a la venta para cumplir con la legislación. Los paquetes más cuantiosos son de Copec (US$9,6 millones) y de CMPC (US$4,4 millones). Ambos se ofrecerán a un precio 1% más bajo al cierre del lunes.

Es esperable que la transacción tarde unos minutos. Con ellos se pondrá fin a la larga historia detrás del tesoro de la Bolsa.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Negocios

Mercado Central: Walmart compra Cornershop, la gran operación de la semana

Gabriela Villalobos explica por qué Walmart se interesó en este emprendimiento de la llamada "última milla" y cuál es el primer desafío que enfrentará. Cornershop funciona en Chile y en México.

Negocios

Corre, retail, corre

La compra de Cornershop puso de manifiesto la importancia que le asigna el retail al área logística y el potencial que tiene el modelo de despacho de última milla en el comercio electrónico.

Negocios

Presidente de la CChC: "La discusión de la tasa tributaria tiene que ser un análisis permanente"

Patricio Donoso proyectó también el nuevo rol de los empresarios y cómo se relacionan con una comunidad que quiere ser parte de la toma de decisiones en el desarrollo de proyectos.

Negocios

Mercado Central: las costosas decisiones del fundador de Tesla, Elon Musk

Gabriela Villalobos explica cómo el empresario Elon Musk está provocando el deterioro bursátil de su propia compañía.