Economía

Quiénes son Nordhaus y Romer, los ganadores del Nobel de Economía 2018

Ambos estadounidenses recibieron el reconocimiento por llevar el cambio climático e innovación tecnológica al campo de la economía.

Ilustración Niklas Elmehed. © Nobel Media

Por Jonas Bergman y Rich Miller

Lunes 8 de octubre de 2018

A+ A-

William D. Nordhaus, de la Universidad de Yale, y Paul M. Romer, de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, ganaron el Premio Nobel de Economía 2018 por llevar el pensamiento a largo plazo sobre temas climáticos e innovación tecnológica al campo de la economía.

Los dos estadounidenses "han diseñado métodos para abordar algunos de los problemas más fundamentales y urgentes de nuestro tiempo sobre cómo generar un crecimiento económico a largo plazo sostenido y sostenible ", dijo el lunes la Academia Sueca.

Nordhaus, de 77 años, comenzó a trabajar en temas ambientales a principios de la década de 1970 como parte de un esfuerzo por evaluar los costos económicos del calentamiento global. En la década de 1990, se convirtió en la primera persona en crear un modelo que calcula la interacción entre la economía y el cambio climático.

El foco del premio de este año surge en un momento en que las Naciones Unidas emiten una grave advertencia sobre la urgente necesidad de abordar el cambio climático. Nordhaus ha advertido durante mucho tiempo que es "poco probable" que las naciones puedan alcanzar los objetivos establecidos en el histórico Acuerdo de París y que los retrasos en las políticas necesarias para alcanzar los objetivos, están elevando el precio que se debe pagar por las emisiones de dióxido de carbono.

La incertidumbre no es excusa para no actuar, señaló. "Cuando se incluyen las principales incertidumbres paramétricas, prácticamente no hay posibilidad de que el aumento de la temperatura sea menor que la meta de 2°C sin políticas de cambio climático más estrictas e integrales".

Romer, de 62 años, quien a comienzos de este año dejó el cargo de economista jefe del Banco Mundial tras un difícil mandato, ha argumentado que los responsables políticos deberían dejar de intentar ajustar el ciclo económico y, en cambio, promover nuevas tecnologías para fomentar el crecimiento. Su trabajo publicado en 1990 ha servido de base para lo que se denomina "teoría del crecimiento endógeno", un área rica de investigación sobre las regulaciones y políticas que fomentan nuevas ideas y prosperidad a largo plazo.

"Tanto sus métodos como las preguntas centrales que abordan en la investigación son de suma importancia para el bienestar humano", dijo Jakob Svensson, profesor de economía y director del Instituto de Estudios Económicos Internacionales de la Universidad de Estocolmo. "Espero que los responsables de las políticas y los políticos utilicen sus hallazgos para reflexionar sobre temas globales a largo plazo".

Romer ha estado presente durante mucho tiempo en las listas de finalistas para el Nobel, e incluso fue anunciado erróneamente como ganador por la Universidad de Nueva York en 2016. Pero los ataques a los modelos económicos y sus declaraciones en los últimos años han irritado a muchos de sus colegas.

En un artículo basado en una conferencia de enero de 2016, declaró: "Durante más de tres décadas, la macroeconomía ha retrocedido" al abandonar el compromiso con los hechos objetivos a favor de los modelos, escribió Romer. La "desestimación de los hechos va mucho más allá de la ironía posmoderna que merece su propia etiqueta. Sugiero ’post-real’", dijo.

Los premios 2018 no solo coinciden con la advertencia de la ONU sobre la creciente amenaza del cambio climático, sino que se producen poco más de un año después de que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retirara a la mayor economía del mundo del Acuerdo de París sobre cambio climático. La Academia Sueca dijo que Nordhaus y Romer "no ofrecen respuestas concluyentes, pero sus hallazgos nos han acercado considerablemente a responder la pregunta de cómo podemos lograr un crecimiento económico global sostenido y sostenible".

Nordhaus, nacido en Albuquerque, Nuevo México, en 1941, estudió el pregrado en Yale y obtuvo un doctorado en economía del Instituto de Tecnología de Massachusetts en 1967. Regresó a Yale para enseñar ese año y desde entonces ha estado en la universidad con sede en New Haven, Connecticut, excepto por un período de dos años que fue miembro del Consejo de Asesores Económicos del presidente Jimmy Carter desde 1977 hasta 1979. También es coautor de un popular libro de texto de economía con el fallecido Paul Samuelson, quien ganó el Premio Nobel de Economía en 1970.

Romer, nacido en Denver, es hijo de Roy Romer, exgobernador de Colorado. Obtuvo es licenciado en matemáticas de la Universidad de Chicago y más tarde obtuvo un doctorado de la misma universidad en 1983. Estudió con el Premio Nobel de 1995, Robert Lucas, quien fue influenciado por las teorías de libre mercado de Milton Friedman. Sin embargo, descartó el precepto de larga data de la universidad de que los mercados siempre producen resultados eficientes, argumentando que la competencia no es perfecta y que a veces necesita ayuda.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Economía

Las fortalezas que hicieron subir a Chile en el índice de competitividad mundial

La solidez macroeconómica y de su mercado financiero son los aspectos más destacados. La falta de innovación y de apertura a ideas disruptivas son las mayores carencias.

Economía

Cinco señales de que el peso argentino ya dejó atrás su peor momento

La divisa alcanzó su nivel más bajo en la historia durante septiembre, pero ahora la economía ha comenzado a dar señales de que la mayor corrección ya se produjo.

Economía

Marcel reafirma que Chile necesita "menos estímulo" ad portas de reunión monetaria

"La brecha de producción se está cerrando", dijo el presidente del Banco Central en una entrevista desde Bali, realizada antes de que comenzara el período de silencio.

Economía

Tres puntos destacados del nuevo Nafta

Estados Unidos, México y Canadá llegaron a acuerdo en las industrias automotriz y lechera, pero no en los metales.