Crónica

"Se dieron cuenta que este sueño chileno que les habían vendido no era tal"

Álvaro Bellolio, jefe del Departamento de Extranjería y Migración, rechazó las críticas contra el plan que facilita el regreso de haitianos a su país.

Agencia Uno

Jueves 18 de octubre de 2018

A+ A-

El denominado Plan Humanitario de Regreso Ordenado, que facilita el retorno a Haití de los ciudadanos de ese país que viven en Chile, ha levantado críticas y se le ha tildado de "deportación encubierta". El jefe del Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior, Álvaro Bellolio, calificó estas críticas como "una falta de respeto" y aseguró que el plan es completamente voluntario.

"Las mismas comunidades salieron a pedirnos ayuda. Porque no tienen los medios, el Estado de Chile está haciendo el esfuerzo para este plan. Estamos tomando todas las medidas para asegurarnos que sea lo más voluntario posible. Justamente estas personas que se apropian la propiedad de hablar por el resto, de decir qué es lo mejor para esas familias, que durante cuatro años fomentaron la migración irregular y tenían a 250 mil personas en la calle, invisibles a la administración del Estado, ahora están en contra de que las personas puedan decidir que decisión tomar", dijo a Primera PAUTA.

Otra de las críticas contra el programa ha sido la focalización en los ciudadanos haitianos y no en personas de otras nacionalidades. Bellolio sostuvo que el análisis del concepto lo abrieron para ciudadanos de todas las nacionalidades, pero que fueron los haitianos -y luego los colombianos- que solicitaron ayuda para regresar a su país de origen. El primer vuelo con destino a Puerto Príncipe se espera parta a fines de octubre.

El Ejecutivo también realizó un plan de regularización extraordinaria, que dejó 264 mil personas que solicitaron su visa o regularización. A final de año esperan tener el 70% de las visas resueltas. "Estamos tomando medidas para mejorar la convivencia, estamos dando todas las opciones posibles para ordenar la casa y hacerse cargo de una situación de cuatro años donde el gobierno y la sociedad civil hizo la del avestruz y escondió la cabeza", agregó.

Bellolio también mostró las cifras de ingreso al país de los ciudadanos haitianos, las que han bajado considerablemente: 165 mil entraron al país entre 2016 y 2017 (6.875 al mes en promedio), hoy ingresan cerca de 100 al mes y además algunos se están retirando. "Se dieron cuenta que este sueño chileno que les habían vendido no era tal, se dieron cuenta que trabajar de manera irregular para esta administración no es sencillo y que el costo de vida es bastante alto", siguió.

Para poder acceder a este programa de regreso a Haití, las personas deben acceder a no volver a Chile en un lapso de 9 años, algo que ha levantado críticas en la comunidad de esa nacionalidad, que acusa falta de buena voluntad del Gobierno y que la prioridad es una suerte de deportación. "Establecemos ese requisito para que ellos mediten esta opción, la consideren y entiendan el costo que tiene para el Estado de Chile invertir para que ellos puedan volver", respondió el jefe del Departamento de Extranjería y Migración.

Escuche la entrevista completa:

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Crónica

La justicia del primer juez con discapacidad visual

Clemente Winn es el primer abogado chileno con una severa enfermedad a la vista que está preparado para ser juez de la República. La pregunta es: ¿El sistema judicial está preparado para él?

Crónica

Conaset y convivencia vial: "Se busca el respeto hacia el otro modo de transporte"

El secretario ejecutivo de la comisión, Luis Stuven, dijo que es muy difícil la fiscalización y que apelan a un cambio cultural.

Crónica

El 100° aniversario del fin de la Primera Guerra Mundial

Un conflicto que duró más de cuatro años y costó la vida de cerca de 90 millones de personas, entre combatientes, civiles y quienes murieron por causas anexas a la guerra.

Crónica

Tratamientos costosos: la riesgosa puerta que abrió la Corte Suprema

El fallo del máximo tribunal que ordenó al Estado financiar el medicamento de una enfermedad rara, saltándose la Ley Ricarte Soto, tiene preocupado al sector de la salud. Expertos alertan un aumento de la judicialización de los casos.