Calidad de vida

Miedo a salir

El apoyo mutuo y la contención entre personas que padecen agorafobia se han vuelto claves en la pandemia, en medio del recrudecimiento de los síntomas. PAUTA habla con especialistas para entender esta fobia y cómo abordarla.

Pewels

Por Fernanda Valiente Deichler

Jueves 13 de agosto de 2020

A+ A-

"Tengo 19 años y una agorafobia severa. Aún vivo en el sótano de mi papá con mi novio, quien ayuda a mi papá con las cuentas. Pero a mí me aterra encontrar un trabajo. Me siento inútil. Odio estar sentada todo el día. Mi familia no entiende que miedo extremo de trabajar no se basa en una simple ansiedad. Trabajé en una pizzería y fue un infierno. Lloraba todo el día", expresa Lindsay Crowley en un grupo de apoyo para la agorafobia en Facebook, que cuenta con 5.700 participantes. 

Como explica el doctor en sicoterapia de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) Cristóbal Hernández, de acuerdo con el manual CIE-11 de la OMS, la agorafobia consiste en "un miedo excesivo que ocurre en situaciones donde escapar puede ser difícil o la ayuda puede no estar disponible. Lo que teme una persona que padece agorafobia es una situación potencialmente incapacitante o embarazosa. Por ejemplo, estar en un espacio público y tener miedo a que te dé un ataque de pánico y que nadie pueda ayudarte. O estar en el cine y tener miedo que si te sientes mal no vas a poder salir porque vas a molestar a las personas".

Ciencia y Tecnología

La mirada de los siquiatras y sicólogos al sentido de la cuarentena

Definición de rutinas, flexibilidad con los niños y darle un sentido de aporte social al encierro son parte de los consejos que dan los profesionales de la salud mental.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Salud, los trastornos ansiosos más prevalentes durante los 12 meses previos fueron las fobias simples (8%), seguidas de las fobias sociales (6,4%), las agorafobias (6,3%) y el trastorno de estrés postraumático (4,4%). Son números que ya están en alza.

Tal como afirma a PAUTA la sicóloga clínica Ruth Weinstein, de la UAI, "estamos viendo un aumento en los casos de agorafobia, debido al aumento de la ansiedad producto de las preocupaciones de salud y el encierro".

Weinstein cuenta que la agorafobia puede surgir frente a "distintas circunstancias, asociadas a la vida previa que hicieron que una persona se sintiera amenazada en el mundo exterior. Puede que ese individuo no tenga claro qué le produjo la conducta fóbica, pues los síntomas pueden irrumpir bruscamente sin que haya alcanzado a relacionarlos con algo".

Los efectos de la agorafobia

Algunos logran recordar los primeros ataques de este trastorno. Franco Arratia padece agorafobia desde hace nueve años. Casi no puede acceder a lugares nuevos: si comienza a sentir ansiedad, debe retirarse. Relata a PAUTA: "Estaba en una fila de autos en Monterrey y me empezaron a sudar las manos. Sentía que me ahogaba. En el trayecto fui acompañado de palpitaciones. Pasó un tiempo y después volví a sentir lo mismo. Escaló a tal grado que desarrollé un miedo a salir, por los síntomas que tenía cada vez que hacía una fila en un semáforo".

Arratia es administrador del grupo de Facebook "Agorafobia" que cuenta con 3.800 participantes. "El número de gente que quiere entrar ha aumentado un poco. Muchas personas se han quejado de lo poco que salían, ya no lo pueden hacer por la contingencia. Y eso les ha generado mucha ansiedad".

Además, vio afectadas su vida social y laboral. "Tenía un taller de reparación de lavadoras y secadores que tuve que cerrar. Perdí amigos porque dejé de asistir a reuniones, y a veces tampoco quieres que vayan a tu casa porque no sabes cómo te sentirás. Me pasó con una visita de amigos que me empezó a dar mucha ansiedad. Tuve que subir a mi recámara a tomar gotas y esperar a que se me pasara, pero al principio ellos no entendían y lo mismo pasó como mi familia. No te creen. Piensan que eres flojo y que no quieres hacer nada", cuenta.

Cuidado con el uso de palabras

Arratia no quiere transmitirles su miedo a sus hijos. 

La doctora en sicoterapia Josefina Escobar de la UAI, especialista en menores de edad, señala a PAUTA que es muy importante lo que un adulto comunica a los niños.

"Somos nosotros quienes podemos catalizar el estrés y los miedos de ellos. Por ejemplo, se recomienda que no hablemos de 'nueva normalidad', porque no es normal no tocarnos ni abrazarnos. Tampoco lo es no poder tocar las cosas cuando salimos al parque, considerando que el tacto es uno de los sentidos por los cuales los niños descubren el mundo", dice. En ese sentido, se debería hablar de "tiempo de pandemia" y se debería incentivar a los menores "a cuidarse sin ser aprensivos".

Nacional

¿Necesario o apresurado? El paseo de los mayores de 75 años que divide a los epidemiólogos

A partir de este sábado, este grupo etario podrá salir de sus hogares tres veces a la semana por una hora diaria.

Entre las nuevas rutinas que los adultos son responsables de difundir están las recomendaciones habituales de protección frente al nuevo coronavirus. 

En ese escenario surge la autorregulación parental traspasada a los niños. "Pero si nos autorregulamos en extremo podemos privarnos de algo muy importante. Porque estar separados nos impide conectarnos con eso que nos alimenta en la vida social, emocional para llevar la adversidad", señaló Roberto Gonzálezacadémico de Sicología UC, en Un Día Perfecto.

Un miedo excesivo

"Me siento muy desesperanzada hoy. Tengo miedo de que nunca podré andar en auto de nuevo y volver a mi trabajo. Por favor díganme que me puedo recuperar de esto", posteó Lex Ingram en el mismo grupo de Facebook de agorafobia que Crowley.

Intentar con distancias cortas, escuchar música fuerte y evitar grandes avenidas son algunos de los consejos que le entregan desconocidos en la agrupación. Muchos no aguantan ni ocho minutos en el auto. Incluso, algunos se intercambian los números telefónicos para poder llamarse o enviarse mensajes de texto en el caso de que estén pasando por un muy mal momento.  

Nacional

Las realidades de la vejez que evidencia la pandemia

Los adultos mayores son un grupo tan diverso y amplio que no debe ser mirado como un todo homogéneo, dicen las especialistas Susana González y Daniela Thumala.

Uno de los puntos clave para enfrentar los ataques de angustia que pueden invadir a un adulto estando fuera de casa, expuesto a gente desconocida y espacios que generan ansiedad es mantener el contacto con otros que padecen lo mismo. Otro de los consejos han sido las recomendaciones literarias como El libro de ejercicios de ansiedad y fobia (2011), del investigador de la ansiedad Edmund Bourne, y Más ayuda para sus nervios (1989), de la australiana Claire Weekes.

Como agrega Escobar, "si nosotros como adultos tenemos un miedo excesivo a salir, y a enfrentarnos nuevamente a la cotidianidad (de salir de nuestras casas), es factible que este temor se lo transmitamos a nuestros niños y niñas".

Buscando el equilibrio

Cecilia Aburto tuvo sus primeros síntomas hace dos años. "Estaba un sábado en la tarde con un grupo de amigos en la Iglesia, leyendo la Biblia. Empecé a tener mucha toz. Luego de eso mucha sudoración y calor. Me asusté mucho, porque el corazón me latía muy rápido. Me tuvieron que llevar a urgencias porque no reaccionaba", le expresa a PAUTA.

Como apuntó González observando los casos más extremos, "las personas con agorafobia viven cuadros ansiosos brutales y no saben por qué les ocurre. Por ende, evitan toda situación social, el contacto directo con otro".

Para Aburto, las circunstancias de la pandemia han sido particularmente desafiantes, pese a que cuenta con la ayuda terapéutica. "Los últimos tres meses han sido supercomplejos, porque perdí el olfato, tengo los oídos tapados y la parte torácica cerrada. Tengo respiraciones cortas y estoy drogada todo el tiempo. No tenía recuerdos de lo que hacía durante el día. Solo lloraba mucho. Cuando salgo no uso ascensores y evito mucha gente a mi alrededor. Y cuando estoy en casa siempre tengo una ventana o una puerta abierta. Mi única seguridad y tranquilidad es mi pieza".

Los dos extremos

En el marco de los trastornos de ansiedad, un concepto que ha saltado a la fama durante los últimos meses ha sido el "síndrome de la cabaña". A diferencia de la agorafobia, no es un trastorno, comentó el siquiatra Rodrigo Gillibrand, académico de Siquiatría de la Universidad de Chile en Un Día Perfecto, de Radio PAUTA

Ocio

Libros para conocer un poco más sobre la ansiedad (y cómo salir de ella)

Juan Carlos Fau recomienda varios títulos para una nueva semana de confinamiento, que van desde "Ansiedad" a "El placer del lettering".

Gillibrand sostuvo que tal síndrome corresponde "a un nombre romántico que se le da a esta nueva dificultad cotidiana que enfrenta gran parte de la gente de salir de su casa. Pero conversando con mi señora surgió la idea de por qué no existe el síndrome del caballo desbocado. Es alguien que cuando se levanta el desconfinamiento sale rápidamente, sin pensar en los riesgos. Entonces son dos extremos de un mismo espectro".

Se puede salir

Pese a las distintas reacciones que puede tener cada individuo sobre los pasos de desconfinamiento, González dijo que el temor a salir "es completamente esperable". Y quizás, no siempre es algo malo.

En ese sentido, Corrinne McMahon cuenta en un grupo de apoyo de agorafobia de Facebook que estar en casa le ha logrado estar más tiempo con sus seres queridos y crear una actitud más empática con otros. "Dentro de lo positivo de la agorafobia rescato poder estar con mi cachorro todo el día. Significa todo para mí. También ahora estoy mucho más sincronizada con las cosas pequeñas de la vida. Ahora tengo más autocompasión y soy más gentil conmigo misma". 

Entre las reacciones ante las nuevas circunstancias, Gillibrand recalcó que solo una minoría desarrollará fobias o presentará un recrudecimiento en la sintomatización. "Uno espera que la agorafobia o el contacto social puedan generar nuevos cuadros en las personas que puedan ser diagnosticables y deban tratarse". 

Revise la conversación con los especialistas Rodrigo Gillibrand y Roberto González

A+ A-

Relacionados

tipo de contenido
Calidad de vida

Conversaciones con vida: "Tercera y cuarta edad: inyectándole energía positiva al último tercio de la vida"

Vida Cámara y Pauta presentaron una nueva edición del ciclo "Conversaciones con Vida". En esta ocasión Cristián Warnken conversó con Ximena Abogabir, directora de Travesía 100, sobre los nuevos caminos que se abren en la última etapa de la vida.

tipo de contenido
tipo de contenido
Calidad de vida

Motivación y empatía: cómo ser una empresa sostenible en medio de la pandemia

La conductora de PAUTA, Maritxu Sangroniz, conversó sobre este tema con Thomas Kimber, fundador de Karün, en un encuentro que fue organizado por Vida Cámara y este medio.

Calidad de vida

Un respiro para los parques de Tailandia

Con el objetivo de recuperar el daño causado por el flujo de turistas, Tailandia ha decidido clausurar sus parques por un tiempo. El Covid-19 dio una mano.

tipo de contenido
tipo de contenido
Calidad de vida

Seminario Hablemos en Pauta: clase media, teletrabajo y salud en el Chile post pandemia

El encuentro, realizado por Metlife y PAUTA, abordó las oportunidades y desafíos de esta modalidad laboral.