Calidad de vida

La ordenanza que busca erradicar las carpas urbanas en Estación Central

El alcalde Rodrigo Delgado afirma que solamente se verán afectados quienes, teniendo otras opciones, optan por vivir a la intemperie.

FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

Por Fernanda Monasterio Blanco

Lunes 8 de abril de 2019

A+ A-

Según las cifras del último Registro Social Calle, realizado por el Ministerio de Desarrollo Social (MDS) en agosto de 2017, existen 10.610 personas en Chile que actualmente viven en situación de calle.

Pero en realidad el número exacto se desconoce. La cifra entregada por el MDS contempla solamente a aquellas personas que fueron catastradas. Este es un grupo que se dispersa por 126 comunas del país y cuyos integrantes han vivido, en promedio, siete años bajo estas condiciones.

Además el informe indica que el 43,9% de esta población se encuentra en la Región Metropolitana.

El bandejón de la Alameda

Son más de 4.600 las personas que cada noche duermen a la intemperie en Santiago. Todos divididos y dispersos por diferentes sectores de una capital que muchas veces olvida que se encuentran allí.

El bandejón central de la Alameda es uno de los focos en donde se ha concentrado un porcentaje de esta población, causando en ocasiones molestia o incomodidad en algunos vecinos del sector.

Es por motivos como este, que el pasado martes 2 de abril entró en vigencia una ordenanza municipal en Estación Central, la cual prohíbe que se instalen carpas en esta zona en específico y también en otras plazas de la comuna.

Como cualquier otra ordenanza, el incumplimiento de esta conlleva a una multa, la cual puede alcanzar valores de hasta $241.000. Con respecto a esta sanción, el alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, quien estuvo en Voces de la Gran Ciudad, fue enfático al señalar que "la multa no es lo más importante" para ellos en el municipio.

Los motivos para sancionar

Según comenta Delgado, esta ordenanza es la culminación de años de investigación y trabajo de campo. "Tenemos georreferenciadas a las 220 personas que viven en situación de calle", señala el alcalde de Estación Central.  

Con aquellas personas que el municipio ha catastrado se realiza un trabajo diario. Capacitaciones, postulaciones a viviendas e incluso se presentan opciones para acceder a diversos trabajos. "Les quiero dar la certeza de que esas 220 personas que están en situación de calle no van a ser multadas, hostigadas ni perseguidas", puntualiza Delgado.

Ocurre que el criterio de la ordenanza apunta hacia otros casos. Personas con recursos, domicilios, propiedades o incluso vehículos, y que por opción propia se encuentran viviendo en las calles. Es un subgrupo de personas que tiene alguna motivación laboral. Buscan estar cerca de su trabajo y por ende deciden acampar en las cercanías.

"Como todos los chilenos, las personas que tienen ingresos tienen que arreglárselas para poder dormir. No pueden acampar en espacios públicos", comenta Delgado. "No estamos atacando a las personas en situación de calle como existen en el imaginario colectivo, si no que estamos atacando el abuso de ciertas personas".

Opiniones externas

Quien se ha mostrado públicamente dubitativo con respecto a esta ordenanza es el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, cuyo municipio colinda con Estación Central.

Alessandri indicó a Emol que, según su opinión, "aquí se está tratando de multar a personas en situación de calle", además añadió que considera que el tema se puede solucionar de otra forma.

Desde TECHO Chile tambien lamentaron la situación. Pablo Flores, director del Centro de Investigación Social de la ONG, dijo en Pauta Final que "generar una ordenanza para poder prohibirlo no aborda el problema que hay detrás", y que se necesita mirar el problema con una perspectiva de Estado, más allá de lo que ocurre con cada municipio en particular.

Estación Central es un ejemplo de esto. Flores comenta que hoy en día hay 150.000 personas que gastan la mitad de sus ingresos en el pago de arriendos. Su opinión es clara: la medida que está tomando el municipio apunta a una dirección incorrecta.

Con respecto a la población que decide por opción propia vivir en situación de calle, teniendo acceso a otras condiciones, Pablo Flores advierte que urge "tener diagnósticos completos, y entender la realidad que existe detrás". Enfatiza además en la necesidad que existe de contar con evidencias y un entendimiento de las dinámicas que se crean en estas situaciones.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Calidad de vida

El renacer de los trenes

El presidente del Grupo Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE), Pedro Pablo Errázuriz, estuvo en Voces de la Gran Ciudad conversando sobre el resurgimiento de proyectos ferroviarios.

Calidad de vida

Flygskam: la vergüenza de volar

En las últimas semanas, un nuevo concepto se está popularizando en Europa y tiene que ver con los pasivos ambientales que deja la industria aeronáutica y, por extensión, quienes deciden viajar a través de ella.

Calidad de vida

Carlos Peña: la memoria busca reconfigurar el pasado a la luz del futuro

En su nuevo libro "El tiempo de la memoria", el rector de la UDP explora su significado y su sentido. "La memoria no es un espejo del pasado, es una edición de éste", explica.

Calidad de vida

"Piensa en grandes", la alianza de AFP Habitat con el Hogar de Cristo

Será el primer fondo de innovación social en generar proyectos con impacto en los adultos mayores.