Ciencia y Tecnología

Stanford investiga relación con creador chino de bebés Crispr

Desde que He Jiankui hizo su anuncio científico, que fue condenado por la comunidad científica, varios docentes de la universidad estadounidense dijeron que el investigador se comunicó con ellos.

Bloomberg

Por Kristen V. Brown

Viernes 8 de febrero de 2019

A+ A-

La Universidad de Stanford está investigando la relación de miembros de su facultad con el científico chino que ha sido objeto de una condena internacional por crear los primeros bebés con genes modificados del mundo.

Desde que He Jiankui anunció en noviembre que habían nacido dos gemelas con ADN modificado, que las protegía del VIH, varios docentes de Stanford dijeron que el investigador chino habló con ellos sobre la posibilidad de modificar genéticamente embriones humanos e implantarlos en mujeres.

Su trabajo, que utilizó la tecnología de edición de genes Crispr para modificar el ADN de los embriones, ha generado un debate dentro de la comunidad científica sobre los límites de la ingeniería genética. Según una investigación del Gobierno chino el mes pasado, el científico violó leyes y podría enfrentarse a una investigación penal.

"Periódicamente analizamos las preocupaciones que se nos presentan sobre Stanford, y actualmente estamos estudiando las circunstancias en torno a las interacciones de Dr. He con los investigadores de la universidad", dijo el portavoz de Stanford, EJ Miranda, por correo electrónico.

He llevó a cabo investigaciones postdoctorales en Stanford. Su ex asesor, Stephen Quake, había dicho que estuvo en contacto con He recientemente, al igual que el bioético William Hurlbut y Matthew Porteus, un pionero en el campo de la edición de genes. Tanto Hurlbut como Porteus han dicho que lo desalentaron de realizar tal experimento y señalaron su desaprobación.

Stanford no quiso adelantar detalles de la investigación. Hurlbut refirió las preguntas sobre la investigación a la oficina de relaciones públicas de Stanford, mientras que Porteus y Quake no pudieron ser contactados de inmediato para hacer comentarios.

Al menos otra relación de un investigador estadounidense con He también se está analizando. Michael Deem, quien aparece como coautor en varios artículos con He y fue asesor del científico, está siendo investigado por la Rice University en Houston.

Una investigación del Gobierno chino el mes pasado determinó que He editó los genes de dos niñas que ya han nacido, y que el científico participó en otro embarazo de una madre aún gestante. El trabajo de He no ha sido confirmado por científicos independientes o revisado por compañeros.

La Universidad de la Ciencia y Tecnología del Sur puso fin a las labores de investigación y al empleo de He como resultado de la investigación china.

Associated Press informó inicialmente sobre la investigación de Stanford.

A+ A-

Relacionados

<p>EE. UU. recibirá 100 millones de dosis en el primer semestre del año. Créditos: Bloomberg.</p>
tipo de contenido
tipo de contenido
Ciencia y Tecnología

Una dosis alta de ayuda: vacuna de J&J mostró 66% de eficacia en una dosis

En un estudio a más de 44.000 personas, reveló ser particularmente efectiva en cuadros graves.

<p>La empresa se negó a comentar sobre sus políticas para empleados. Créditos: Bloomberg.</p>
tipo de contenido
Ciencia y Tecnología

GameStop: la firma cuya valoración bursátil desató el caos en los mercados

La empresa ha cerrado más de mil tiendas en 2020. Sus papeles en la bolsa viven un boom debido a movimientos de usuarios de Reddit.

<p>Moderna dijo que esta ">
tipo de contenido
Ciencia y Tecnología

La respuesta de la vacuna de Moderna contra la variante sudafricana y británica del coronavirus

La inoculación del laboratorio protege contra las nuevas mutaciones del virus, pero se estudian nuevos casos.

<p>El país tiene una de las tasas de testeo más bajas de Sudamérica. Créditos: Bloomberg.</p>
tipo de contenido
Ciencia y Tecnología

Nuevo riesgo en Venezuela por disputa en las pruebas de covid-19

De las 340.000 pruebas de antígenos que llegaron a Venezuela a finales de octubre, solo se han utilizado alrededor de 3.000, o aproximadamente 1%, según la OPS.