Espectáculos

Guía para adentrarse en Ready Player One

La nueva película de Spielberg tiene un sinfín de referencias pop; aquí, los conceptos clave para no perderse.

Ready Player One de Spielberg.

Warner Bros.

Por Isabel Plant

Viernes 23 de marzo de 2018

A+ A-

Es una carta de amor de Steven Spielberg al cine de entretención que lo ha hecho un rey en Hollywood, y es también un juego de trivia sin fin para los amantes de la cultura pop ochentera. Ready Player One, la adaptación fílmica del libro de Ernest Cline, se estrena el jueves 29 en las salas chilenas, bajo el liderazgo de Spielberg, quien vuelve a sumergirse en el mundo de la aventura adolescente, dándose un respiro de sus proyectos dramáticos (lo acabamos de ver en salas con la nominada al Oscar The Post).

En simple, la historia sigue a Wade Watts (Tye Sheridan), un joven que viven en edificios tipo favela en el 2045. El mundo está sumido en el caos y pobreza, pero las personas como Wade encuentran un escape constante en el Oasis, un juego de realidad virtual donde viven existencias paralelas, y donde se realiza una búsqueda del tesoro. El creador del videojuego, James Halliday (Mark Rylance, un tesoro del cine y colaborador habitual de Spielberg), luego de fallecer, ha dejado escondidas distintas pistas, entre pruebas, acertijos y aventuras, y quien las conquiste, será el dueño de Oasis. Eso significa ser dueño del mundo básicamente, por lo que Wade y sus amigos deben pelear para ganar contra una oscura empresa que también quiere adueñarse del videojuego.

En complejo, el libro y ahora la película juegan con tapizar la historia de pequeñas referencias pop y de videojuegos. Realmente, son muchas. Y quizás para los gamer y los geeks sea cosa fácil ir descubriendo cada una, o entender realmente por qué es emocionante cada escena, pero para el ciudadano espectador poco compenetrado con la trivia, puede ser más difícil. Tratando de evitar spoilers -aunque quienes no quieran saber nada de nada, quizás deberían dejar de leer en este instante-, acá va una lista de básicos para conocer y no perderse en el mundo recreado por Spielberg.

The Iron Giant: cuando se estrenó esta película en 1999, no le fue bien en taquilla, pero pronto se convirtió en una cinta de culto y es adorada como una pequeña joya de la vieja animación 2D. Fue también el debut como director de Brad Bird, hoy uno de los súper cerebros de Pixar, adaptando una novela de Ted Hughes. El robot gigante es encontrado por un niño en plena Guerra Fría, y deben evitar que sea capturado por los militares. Aunque en el libro no tiene gran participación, en la película es bastante protagónico para la pandilla de Wade Watts. El juguete con el que todos sueñan jugar.

La moto de Akira: Art3mis es la heroína femenina de la historia e interés romántico de Wade Watts, aunque sea todo virtual; se conocen en Oasis. Ella es una rebelde que se pasea por el mundo virtual montada en la moto de Akira, lo que puede traer convulsiones de felicidad en los amantes del manga, ya que es la que conducía Shotaro Kaneda en el animé. Para quienes no tengan cultura nipona pop, hablar de la moto de Kaneda, es como hablar del Millenium falcon de Han Solo.

Del DeLorean a Christine: Hay varias secuencias con carreras de autos en Ready Player One -como parte de la búsqueda claves que mueve la trama- y en esas tomas se puede ver cuanto vehículo conocido hay del cine y series: está por supuesto el DeLorean de Volver al futuro, está la van que usaban Los magníficos, está también Christine, el auto poseído que creó Stephen King y fue luego llevado a la pantalla por John Carpenter.

El resplandor: para no arruinar quizás la mejor parte de la adaptación de Spielberg, aconsejamos que si no ha visto por alguna curiosa razón el clásico de Stanley Kubrick, basado otra vez en la novela de Stephen King: véala.

De Chucky a King Kong a Lara Croft: Ya sea en las escenas de batallas o en las de una discotheque, hay que estar constantemente atentos a los personajes que se mueven alrededor de los protagonistas. Porque todos son alguien: personajes de videojuego sobre todo – Chun Li o Master Chief, de la saga Halo-, además de clásicos del cine, incluido Freddy Krueger o El Guasón.

Star Wars:  aunque en un principio se rumoreó que la película Ready Player One no iba a poder usar material de la saga Jedi por problemas de derechos con Disney, finalmente no puede existir una película pop sin alusiones a la creación de George Lucas – amigo por décadas y socio en algunas instancias de Spielberg-. Hay personajes o naves por aquí y por allá, y uno que otro chiste simpático.

Gundam: Más robots gigantes. Esta vez japoneses, creados en los 70 para una serie de TV, y que han creado un imperio de máquinas peleadoras que se ha expandido a videojuegos y demases.

La banda sonora: Si bien la partitura original está compuesta por Alan Silvestri -colaborador habitual de Robert Zemeckis y creador del sonido de Avengers-, la película también está acompañada de canciones retro, dígase de "Jump" de Van Halen o "Staying Alive" de los Bee Gees. Claro; todo en Ready Player One es futuro, pero el mundo pareciera siempre querer girar al pasado, ya que el corazón emotivo quedó ahí, en esas canciones, películas y videojuegos que convirtieron a los niños de ayer, en los jóvenes que son hoy.

A+ A-

Relacionados

Espectáculos

Los Prisioneros liberan contenido histórico

A 14 años de su separación, el trio de San Miguel compartió un disco y unos conciertos a través de distintas plataformas.

Espectáculos

La partida de Marcos Mundstock, cerebro y voz de Les Luthiers

El pasado miércoles 22 de abril, a los 77 años, falleció el reconocido locutor, redactor publicitario, actor y humorista argentino.

Espectáculos

Cuánto afectará la pandemia en la industria de la música

Con el Covid-19 se estima una pérdida de 2.800 millones de dólares en entradas para conciertos. Y cómo no, el streaming asoma como el 'salvavidas' de los artistas.

Espectáculos

Los positivos números que dejó la Teletón 2020

En plena crisis sanitaria, entre medio de cuarentenas y aislamiento, la nueva versión del evento benéfico superó lo logrado en 2018.