Internacional

Congreso chino desafía a Trump y aprueba ley de seguridad de Hong Kong

Las autoridades chinas podrían tardar meses en resolver los detalles de las leyes que prohíben la subversión, la secesión, el terrorismo y la interferencia extranjera.

Bloomberg

Por Iain Marlow

Jueves 28 de mayo de 2020

A+ A-

Los legisladores chinos aprobaron una propuesta para una nueva legislación de seguridad nacional en Hong Kong, desafiando la amenaza del presidente estadounidense, Donald Trump, de responder enérgicamente a una medida que, según los defensores de la democracia, reducirá las libertades esenciales en la ciudad.

El Congreso Nacional del Pueblo de China aprobó el jueves el borrador del texto en Beijing, con seis abstenciones. Las autoridades chinas ahora podrían tardar meses para resolver los detalles de las leyes, que prohíben la subversión, la secesión, el terrorismo y la interferencia extranjera, antes de que se entreguen a la administración de Hong Kong respaldada por Beijing para ser promulgadas.

La medida para evitar el paso por el Consejo Legislativo local de la ciudad semiautónoma ha alarmado a los activistas prodemocracia y políticos de la oposición de Hong Kong. Se corre el riesgo de generar aun más protestas en la ciudad y hacer que empresas abandonen la ciudad si las leyes afectan el poder judicial independiente en el centro financiero asiático.

Poco después de la decisión, el primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que la política de "un país, dos sistemas" que rige las relaciones con la ciudad se mantendrá vigente.

"El Gobierno Central ha implementado siempre de manera plena y fiel el sistema", dijo en una conferencia de prensa en Beijing al final de la sesión legislativa. La decisión sobre las leyes de seguridad nacional ayudaría a "la estabilidad y prosperidad a largo plazo de Hong Kong", agregó.

El miércoles, la administración Trump dio un importante paso al decir que ya no podía certificar la autonomía de Hong Kong con respecto a China, lo que se prometió antes de que los británicos devolvieran la ciudad en 1997. La medida podría desencadenar una serie de acciones por parte de la administración Trump, desde sanciones a los funcionarios chinos hasta revocar el estatus comercial especial de la ciudad con Estados Unidos.

Cuando le preguntaron el martes al presidente Donald Trump sobre las posibles sanciones, él dijo que su administración estaba "haciendo algo ahora" que revelaría esta semana.

"Hong Kong no continúa garantizando un trato en virtud de las leyes de EE. UU. de la misma manera que las leyes de EE. UU. se aplicaron a Hong Kong antes de julio de 1997", dijo el secretario de Estado, Michael Pompeo, al anunciar la decisión. "Ninguna persona razonable puede afirmar hoy que Hong Kong mantiene un alto grado de autonomía respecto de China, dados los hechos expuestos".