Internacional

La morosidad de préstamos estudiantiles en EE. UU. aumenta a un récord

El total adeudado con retrasos en los pagos aumentó a US$ 166.400 millones en el cuarto trimestre del año pasado.

Por Alex Tanzi

Lunes 18 de Febrero de 2019

A+ A-

La morosidad de los préstamos estudiantiles en Estados Unidos aumentó el año pasado, alcanzando récords consecutivos de US$ 166.300 millones en el tercer trimestre y US$ 166.400 millones en el cuarto.

Bloomberg calculó las cifras en dólares según el informe trimestral de deuda doméstica del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, que incluye solo el total adeudado y el porcentaje de los retrasos de al menos 90 días o default.

Ese porcentaje ha sido de en torno al 11% desde mediados de 2012, pero el total aumentó a un récord de US$ 1,46 billones para diciembre de 2018, y la deuda estudiantil impagada también aumentó al nivel más alto.

Las moras continuaron subiendo aún cuando la tasa de desempleo cayó por debajo del 4%, lo que sugiere que el sólido mercado laboral de Estados Unidos no ha generado un crecimiento salarial suficiente para ayudar a algunas personas a hacer frente a sus obligaciones pendientes.

Los niveles de ingresos para los graduados "no son en general lo suficientemente altos para los pagos de la deuda", dijo Ira Jersey, estratega de tasas de interés de Bloomberg Intelligence. "Si debe elegir entre pagar el préstamo estudiantil o pagar comida o vivienda, ¿cuál elige?"

Las morosidad también tienen repercusiones más amplias. Debido a que la mayoría de los préstamos no están respaldados por el Gobierno, probablemente no perjudicarán la economía como lo hizo la deuda hipotecaria en 2007, dijo Jersey. "Pero de manera incremental, significa mayores déficits federales si los préstamos no se pagan".

El total de la deuda con pagos atrasados es aproximadamente el doble de la cantidad que el Tesoro de Estados Unidos proporcionó para rescatar a la industria automotriz durante la última recesión.

Los préstamos con un retraso de al menos 90 días se consideran en "incumplimiento de pago grave". El grupo de edad que se está adentrando en esta categoría al ritmo más rápido es el de individuos de entre 40 a 49 años; eso se debe en parte a que los padres piden préstamos para pagar los gastos de sus hijos.

El coste de la educación superior casi se ha duplicado en los últimos 20 años, y el Banco de la Reserva Federal de San Luis publicó recientemente un comentario de blog en el que preguntaba: "¿Vale la pena la universidad todavía?” La respuesta no fue un sí definitivo. Una de las conclusiones: "En lo que se refiere a acumulación de riqueza, de media, la universidad no está dando frutos a graduados universitarios recientes, al menos, todavía no".

Algunas escuelas han tomado nota, y están proporcionando más apoyo. El aumento en porcentaje de la tasa de matriculación en Cornell para el año académico 2019-2020 “es el más bajo de lo que ha sido en décadas, y estamos presupuestando un aumento significativo de la ayuda económica", dijo la universidad el 11 de febrero. Y 2019-2020 será el séptimo año consecutivo en el que la Purdue University no ha aumentado las tasas de alojamiento y comida.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Internacional

Facebook vuelve a recibir críticas tras masacre en Nueva Zelanda

La transmisión en vivo de los asesinatos resalta la forma en que la tecnología ayudó al presunto autor a conectarse con personas de ideas afines.

Internacional

May gana el respaldo del Parlamento para retrasar el Brexit

La votación, aunque ajustada, es una buena noticia para la líder británica, que sufrió tres días difíciles en los que su autoridad pareció desvanecerse.

Internacional

Trump otorga exención de 30 días para hacer negocios con Cuba

El gobierno de Estados Unidos resolvió extender el período de gracia, pese a que ha buscado endurecer su posición para castigar al país por su apoyo al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Internacional

Kim Jong Un enfrenta nuevas presiones en casa tras cumbre con Trump

La decisión del presidente de Estados Unidos de abandonar la cumbre plantea nuevas preguntas sobre la estrategia de Kim para aliviar las sanciones internacionales que oprimen a su economía.