La acera de los tontos

Militares y orden público: matar moscas a cañonazos

La intervención del general Iturriaga evidenció que la protección de infraestructuras es más un subterfugio para normalizar lo excepcional sin pagar el costo político.

John Müller:

Agencia Uno / PAUTA

Por John Müller

Lunes 23 de enero de 2023

A+ A-

La comparecencia del comandante en jefe del Ejército, general Javier Iturriaga, en la comisión de seguridad ciudadana de la Cámara de Diputados ha provocado diversos comentarios sobre el papel de las Fuerzas Armadas en un momento en que el mundo está girando de la geoeconomía a la geopolítica.

Unas discusiones son más interesantes que otras. La conversación que critica la intervención de Iturriaga como un acto de "deliberación política", como planteó la diputada Maite Orsini, habla más de las obsesiones personales y de su falta de comprensión oral -que ya es curiosa en una abogada y actriz- que de otra cosa.

Porque lo primero que planteó Iturriaga -recordemos que es el militar que contradijo a Sebastián Piñera durante el estallido y afirmó que no estaba en guerra con nadie- fue que el Ejército se allana a lo que mande la Constitución, las leyes y las autoridades democráticas. Por eso, la intervención de la ministra Carolina Tohá recordando que las Fuerzas Armadas están subordinadas al poder democrático también fue redundante y dice más de las debilidades de la ministra y su gobierno que de sus fortalezas políticas.

Iturriaga advirtió de que abocar al Ejército a tareas de orden público desvirtúa su papel tradicional. Y en segundo lugar, que si se insiste en ello, eso va a afectar la "operacionalidad" de su institución. En cuanto a lo primero, la advertencia del militar es extraordinariamente importante, porque empeñar a los militares en tareas de orden público propias de las policías es matar moscas a cañonazos.

Pero lo peor es que dedicar a los militares a estas tareas -que no les son del todo ajenas en los estados de excepción constitucional de mayor nivel represivo- es una manera de intentar normalizar lo que debe ser excepcional y eso nos dice más del deterioro de nuestro orden democrático que de otra cosa.

El debate sobre la protección de infraestructuras críticas comenzó como un asunto que el gobierno de Piñera II se sacó de la manga cuando se dio cuenta de que la policía estaba desbordada durante el estallido social y los estados de excepción despertaban rechazo en la opinión pública. Desgraciadamente es una iniciativa que tiene más de subterfugio para usar a los militares en tareas policiales y no pagar el costo político de dictar un estado de excepción.

Por esta razón, resultan llamativos los escrúpulos de Iturriaga, porque son genuinamente democráticos y uno podía esperar que los manifestara antes un político o un jurista, que un militar.

En vez de empeñar al Ejército en tareas impropias, quizá convendría reestructurar a fondo las policías y crear unidades de élite, con capacidades operativas y armamento adecuados para enfrentar nuevas amenazas como el narcotráfico. ¿No es cierto acaso que las unidades de la agencia antidroga de EEUU o las especializadas del FBI se parecen más a los Boinas Verdes o a los Navy Seals que a un policía de barrio?

La comparecencia de Iturriaga despertó un interesante debate en los chats de militares con formación de Estado Mayor. Básicamente se dividen entre los que tienen una visión tradicional del Ejército -a quienes llaman los 'Von Moltke'-, que se resisten a ampliar el concepto de Defensa Nacional más allá de la defensa de las fronteras, y los que creen que el Ejército debe asumir nuevos roles.

Pero entre estos últimos hay una gran variedad de opiniones, desde los que piensan que si los militares se niegan a asumir nuevas funciones se va a deslegitimar socialmente su papel y el presupuesto de Defensa va a sufrir, hasta los que piensan que el Ejército debe prepararse e intervenir activamente en las guerras híbridas y en los golpes posmodernos, como los de Cataluña, el Capitolio o Brasilia.

Todos, sin embargo, coinciden en que la guerra de Ucrania ha vuelto a revitalizar el papel tradicional del Ejército. Lo curioso es que el hecho más novedoso de la guerra en Ucrania no es la performance militar, sino la doctrina de la resiliencia de la sociedad civil que ha ejecutado Zelenski y que ha implicado en la defensa nacional a todo el país.      

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
La acera de los tontos

Gestionar el Estado no es una cuestión personal

La conversación de Urrejola y su equipo delata la ausencia de procedimientos reglados para gestionar lo público: se actúa como si fuera un asunto personal.

<p>John Müller: ">
tipo de contenido
La acera de los tontos

El olvidado gesto de John Key

La renuncia de Jacinda Ardern es puesta como ejemplo de desapego al poder y amor a su familia, pero nadie destaca que su antecesor hizo exactamente lo mismo.

tipo de contenido
La acera de los tontos

El ministro como notario

La llegada de Luis Cordero al gobierno es una mala noticia para la oposición: Boric consigue en Justicia lo más parecido a lo que tiene en Hacienda, un tipo tan hábil como Mario Marcel.

tipo de contenido
La acera de los tontos

Lecciones en el vecindario

Los ejemplos de Brasil y Perú nos enseñan que un buen equilibrio entre las instituciones y la cultura política son un seguro de vida para las democracias.