Negocios

Jaguar apoya el sector automotriz británico con autos eléctricos

El brexit, la desaceleración de China y una creciente demanda por vehículos diésel ha afectado a JLR, propietaria de Jaguar y Land Rover.

Bloomberg

Por Christopher Jasper

Domingo 7 de julio de 2019

A+ A-

Jaguar Land Rover tiene previsto desarrollar una nueva gama de automóviles eléctricos en el Reino Unido, protegiendo miles de empleos y proporcionando un impulso a una industria automotriz británica golpeada por recortes de empleos y cierres de plantas.

La medida, anunciada el viernes, implica cientos de millones de libras en inversiones y garantiza el futuro de la planta de la compañía en Castle Bromwich, en el centro de Inglaterra. JLR se había comprometido a ofrecer opciones eléctricas de todos los nuevos modelos a partir de 2020. El primer vehículo que saldrá de la línea de producción será una versión completamente eléctrica del emblemático XJ de Jaguar.

El brexit, una desaceleración en China y la creciente demanda de vehículos diésel han afectado a JLR, propietaria de las marcas emblemáticas de autos deportivos Jaguar y Land Rover. La compañía, parte de Tata Motors Ltd. de India, dijo en enero que recortaría 4.500 puestos de trabajo en todo el mundo para ahorrar dinero, y Tata está explorando opciones para el negocio, informó Bloomberg en marzo.

Negocios

VW quiere fabricar 22 millones de autos eléctricos en 10 años

La automotriz más grande del mundo planea producir 50% más de estos vehículos que lo anunciado previamente. Aquello, en un escenario en el que deberá mantener sus costos bajo control.

Además de hacer frente a la desaceleración, JLR, al igual que otros fabricantes de automóviles, también está navegando por una transición costosa hacia la electrificación. El Jaguar I-Pace SUV, su primer automóvil completamente eléctrico, se fabrica en Austria. Ahora, la compañía está renovando parte de su planta Solihull para fabricar versiones eléctricas de los modelos Range Rover de gama alta de Land Rover.

Los coches más básicos se están trasladando a un emplazamiento de menor costo en Eslovaquia, que asumió la producción del Land Rover Discovery el año pasado y también realizará la versión renovada del modelo original de la marca Defender. JLR está mostrando ese automóvil en el Festival de Velocidad de Goodwood. No reveló si vendrá como híbrido estándar o si presentará una variante completamente eléctrica.

Voto de confianza

El secretario de negocios del Reino Unido, Greg Clark, dijo que la decisión era un "voto de confianza" en el sector automotriz británico que pondría al Reino Unido a la vanguardia de la tecnología de vehículos eléctricos.

Los trabajos comenzarán este mes en la planta de Castle Bromwich en instalaciones y tecnología que permitirán la producción de vehículos a diésel y gasolina junto con modelos completamente eléctricos e híbridos.

En enero, JLR confirmó los planes para localizar un nuevo centro de ensamblaje de baterías en Hams Hall, también en el área de las Midlands. El sitio comenzará a funcionar en 2020 con una capacidad anual de 150.000 vehículos. La compañía también tiene una planta de motores en las cercanías de Wolverhampton para la próxima generación de modelos Jaguar y Land Rover.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Negocios

El Reino Unido decidirá sobre Huawei tras asumir el primer ministro

Según expertos, prohibir la participación de la empresa en el 5G podría hacer que las redes británicas sean menos seguras al reducir el número de proveedores.

Negocios

El optimismo de Campos Australes por la supervivencia de las cooperativas

Cristián Swett, director de la cooperativa lechera, asegura que Chile tiene potencial para convertirse en un gran actor de la industria.

Negocios

El temor a Libra de Facebook une a los ministros en la reunión del G7

Las autoridades cuestionan el hecho de que una empresa privada pueda eventualmente crear lo que consideran una moneda soberana.

Negocios

Los influencers buscan la ayuda de Wall Street para manejar su patrimonio

Se espera que este mercado publicitario involucre montos entre los US$ 5.000 y US$ 10.000 millones en Estados Unidos en 2020.