Ocio

El creador de Studio 54 quiere devolver el glamur a Times Square

El centro de Manhattan nunca ha sido un epicentro apetecido para los neoyorquinos. Sin embargo, Ian Schrager, el visionario detrás del icónico Studio 54, realizó acá su última colaboración con Marriott International.

Por Nikki Ekstein

Lunes 11 de Marzo de 2019

A+ A-

Hace apenas unos meses, Vice News publicó una historia con un titular provocativo: El mejor lugar para tomar una bebida en el centro de Manhattan es el nuevo Taco Bell .

El título era irónico, pero habla de una verdad más amplia: el centro de Manhattan nunca ha sido un epicentro de lugares donde quisiéramos estar. Aquí es donde entra Ian Schrager, el visionario detrás del icónico club en el centro de la ciudad, Studio 54. Mañana, su última colaboración con Marriott International Inc., Times Square Edition, abrirá con 452 habitaciones, dos restaurantes de Dovetail y John Fraser, y sí, un club nocturno al límite, todo en una torre de 42 pisos que se eleva por encima de las carteleras de gran tamaño del área.

El hotel es el noveno de Edition, una marca cuya estética minimalista y chic siempre ha servido como telón de fondo monocromático para huéspedes hermosos, bronceados y bien vestidos. También es el último proyecto con la firma de Schrager: al septuagenario se le atribuye haber inventado el hotel boutique en la década de 1980 con Morgans Hotel Group, y sus propiedades más influyentes han incluido Delano Hotel de Miami y Mondrian en West Hollywood.

Pero incluso para alguien como Schrager, hacer que Times Square se vea bien y atraer a los habitantes de Manhattan al vecindario que más les gusta odiar, es una tarea difícil.

"Siempre he encontrado el mismo escepticismo", le dice Schrager a Bloomberg en un reciente recorrido por el hotel, antes de su inauguración oficial. "Esta vez están escépticos de que podamos atraer a neoyorquinos conocedores a Times Square. Pero lo he hecho tantas veces", agrega, refiriéndose no solo a Studio 54 sino a Royalton Hotel en la calle 44 y a Paramount en la 46, con su famoso bar Whiskey. "Times Square no es un problema en absoluto", dice desafiante. "Para los neoyorquinos, siempre que haya un buen producto, irán a cualquier parte".

Sofisticar Times Square

Basándose únicamente en el aspecto, Times Square Edition no tendrá problemas para establecerse como un oasis maduro en una de las encrucijadas más frenéticas del mundo. Su entrada completamente blanca, un pasillo estrecho decorado con una sola pieza de arte, un brillante orbe verde metálico, ofrecen una especie de privación sensorial que compensa el ruido de afuera (el vecino del hotel es, con mucho glamur, una tienda de Hershey).

"Cuando caminas por este piso, no podrías estar más lejos de Times Square", dice Schrager. "Luego sales y tienes una vista de todo el ensueño; se puede apreciar el brillo y la luminosidad de toda la zona. Es mágico".

Para los huéspedes que pasan la noche, las habitaciones en los pisos inferiores capturan esa magia mejor que las habitaciones en los pisos superiores, ya que están a la altura de las vallas publicitarias; una impresionante sensación de escala que se pierde más arriba. Pero todas las habitaciones y suites, incluido el penthouse de 174 metros cuadrados, están elegantemente diseñadas en una suave paleta de colores madera, marfil y rubio que tranquilizan del caos al aire libre cuando las cortinas están cerradas, o atrae la atención cuando están abiertas. Incluso las habitaciones más pequeñas se sienten aireadas, gracias a toques creativos como los paneles empotrados para los televisores y un diseño de flujo abierto entre el dormitorio y el baño.

"El diseño de la habitación es el aspecto más difícil de cualquier hotel", dice Schrager. "Quería que se sintieran como un camarote en un yate: muy tranquilo y lujoso".

Constrúyelo y vendrán

El experimento Times Square Edition llega en un momento oportuno. Las empresas de tecnología están reinvirtiendo en los amplios espacios de oficinas del área, con inquilinos como Microsoft, Adobe y Snapchat. Pronto, Amazon.com tendrá un espacio de US$55 millones en Hudson Yards, el complejo de súper centro comercial y rascacielos a cerca del área.

En muchos sentidos, construir un hotel de marca de lujo en Times Square es fácil. El área está llena de lugares mediocres, dice Jack Ezon, fundador y socio administrativo de la agencia de viajes con sede en Nueva York Embark. "Los W intentaron cambiar eso hace 15 años, pero tomaron una dirección un tanto oscura, y otros lugares como el Knickerbocker han llegado con bonitas terrazas, pero poco más. Hay una oportunidad real allí" (Edition Times Square no tiene un verdadero bar en la terraza, pero entre sus amplios patios y el impresionante jardín interior y exterior en el noveno piso, hay un montón de lugares de reunión dignos de Instagram).

En estos días, una señal de éxito para cualquier hotel es si los lugareños pasan el rato allí, y hacer que los locales se junten en Times Square se convertirá en el desafío que enfrentará el chef John Fraser, quien tiene la tarea de dirigir el ambicioso comedor de alta calidad 701West y el restaurante Terrace, abierto todo el día. "La verdadera pregunta es ‘¿cómo entrenas a un neoyorquino para que deje de tener prejuicios sobre esta área?’", señala Fraser.

Quizás la mejor respuesta sea Paradise Club, en el séptimo piso del hotel. Si bien parece que este teatro convertido en disco, con sus murales mezcla de Bosch y Dalí, sus pisos de tablero de ajedrez y su enorme pantalla de proyección, debería llevar las 10 huellas dactilares del cerebro de Studio 54, es el único espacio que Schrager subcontrató. House of Yes, un equipo con sede en Bushwick, Brooklyn, Nueva York, conocido por su loca vida nocturna, está a cargo del espectáculo de cuatro actos, que incluirá una mezcla rotativa de danza, acrobacias aéreas, ópera, contorsión y segmentos mágicos, todos proyectados (al menos ocasionalmente) en tiempo real en un Jumbotron de 1.500 metros cuadrados en la fachada del edificio.

"No teníamos parámetros; simplemente tenía que ser impresionante", dice Anya Sapozhnikova, fundadora de House of Yes, entre cuyos colaboradores se encuentra Patrick Woodroffe, diseñador de iluminación para los Rolling Stones.

Antes del espectáculo, Fraser servirá un menú que incluye ostras y carne wagyu sellada en una piedra caliente. ¿Y después? "De repente, con solo oprimir un interruptor, el espectáculo termina y se convierte en un club nocturno; el show sale y se convierte en parte de la audiencia y una cabina de DJ entra al escenario, dice Schrager, quien espera hasta 400 fiesteros, hasta las 4 a.m. "Créanme, si no tuviéramos que cerrar a las 4, nunca cerraríamos", agrega.

El juego largo

Todo esto podría dar a los neoyorquinos razones para abandonar sus ideas preconcebidas acerca de Times Square, al menos el tiempo suficiente para ver de qué se trata el alboroto.

Schrager confía en que su proyecto inspirará a los desarrolladores locales a alcanzar un nivel más alto. "Vamos a marcar el comienzo de una nueva era para Times Square", declara Schrager. "Todo cambiará y nosotros seremos los primeros: veremos más hoteles de lujo, tiendas más sofisticadas, mejores restaurantes."

"Toda gran ciudad del mundo tiene un lugar central como Times Square", continúa Schrager. "Pero este es el número 1, es el más importante, por lo que no debemos darle la espalda".

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Ocio

En islas Galápagos solo sobreviven los yates de lujo más fuertes

Seis nuevas embarcaciones han debutado en Galápagos en los últimos meses y pronto habrá más.

Ocio

Desarrolladores inmobiliarios ahora diseñan pensando en Instagram

Los arquitectos han entendido que una publicación en la plataforma podría ser clave para concretar una venta.

Ocio

Estafa en las alturas: el turbio negocio de los aviones privados

Tanto dinero se derrocha por todo el mundo que los operadores buscan una rebanada, tratando de quedarse con lo que piensan es un mero error de redondeo para un multimillonario.

Ocio

Creadores de Angry Birds buscan apoyo para crear un "Netflix de juegos"

Rovio Entertainment se encuentra en conversaciones con inversionistas para que adquieran una participación en su filial Hatch, una plataforma de streaming de videojuegos.