Ocio

Space Invaders: el estallido de la revolución marciana

Fue en 1978 que un sencillo videojuego cambió para siempre las reglas del entretenimiento electrónico.

Por Alejandro Alaluf

Viernes 15 de junio de 2018

A+ A-

“Matar marcianitos” es probablemente el eufemismo histórico más clásico para referirse al pasatiempo de jugar videojuegos. Da lo mismo de qué se tratara el juego. Aunque, por supuesto, no hay nada más alejado de la realidad. Pero por mucho tiempo, parecía ser que en términos generales o de cultura pop más mainstream, ese era el concepto que se asociaba con pasar el rato frente a una pantalla con controles interactivos.

Lo anterior, claro, proviene del éxito y la revolución cultural que provocó el impacto del Space Invaders, un videojuego que, sin proponérselo, cambió las reglas del medio para siempre y marcó un antes y un después en todo lo que se refiere a entretenimiento interactivo. Antes que el Pac-Man o el Super Mario Bros. y por cierto, mucho antes que el Call of Duty, el Minecraft o el Fortnite, el videojuego más popular del momento.

El origen del juego es bastante sencillo. Humilde, incluso. Tomohiro Nishikado, un desarrollador que trabajaba para Taito en Tokio, tuvo la idea de generar un videojuego que tuviese como mecánica el disparar unidireccionalmente a blancos que iban en movimiento a través de la pantalla. Inspirado en otros videojuegos de los setenta como el Breakout, además de algunos sueños que tuvo y del impacto pop de fenómenos como La Guerra de las Galaxias, Nishikado estableció una mecánica que evolucionó, tras un año de desarrollo, en un juego que buscaba eliminar a un ejército de alienígenas (después de haber desechado seres humanos y aviones) que se desplazaba a cierto ritmo, aumentando su velocidad en la medida que iban siendo aniquilados. Si el jugador no lograba eliminar al último alienígena, éste descendía a la "Tierra" y el juego finalizaba. El concepto puede sonar repetitivo, pero fue toda una revolución cuando el juego salió a la calle en 1978. Por cierto, el característico diseño de los extraterrestres del juego –hoy íconos absolutos que son sinónimo de videojuegos– proviene de los alienígenas de La Guerra de los Mundos.

El impacto social del juego fue tal, que en Japón se crearon arcades y bares exclusivos con la máquina. Y claro, está el mito urbano que dice que la demanda del juego fue tal, que provocó una escasez de monedas en ese país. Hacia fines de ese año, Taito ya tenía instalados más de cien mil máquinas a lo largo de Japón, con ventas que superaban los 600 millones de dólares. Dos años después, había 300 mil máquinas. Y ese mismo año, el juego fue exportado a los EE.UU. y a occidente. Ahí la cosa definitivamente explotó y se transformó en un fenómeno dentro de la cultura popular, un capítulo que puso a los videojuegos en el radar mainstream de los medios y de la gente común y corriente. Para 1982, el juego era el producto de entertainment más lucrativo de la historia, incluso superando las ganancias de La Guerra de las Galaxias.

Puntaje más alto, sonidos bajos

El Space Invaders no fue el juego que por primera vez estableció el récord de tener el puntaje más alto durante una jornada. Ese título pertenece al Sea Wolf, un videojuego editado por Midway un par de años antes. Pero sin duda que el Space Indaders fue el que por lejos popularizó el concepto y, sin proponérselo, estableció una mecánica donde el competir contra otro jugador pasó a ser un estándar de la industria. Porque lo primero que uno hacía al momento de introducir una ficha en la máquina, era mirar de reojo el centro superior de la pantalla, donde se encuentra el “Hi-Score” con la determinación de romper ese récord.

El sonido del juego también fue fundamental para cimentar su éxito. Space Invaders proponía una original y novedosa paleta de sonidos asociados al movimiento de los invasores que, en la medida que iban siendo aniquilados, aumentaba su velocidad de desplazamiento. Lo mismo sucedía con el sonido. Lo interesante es que éste se manifestaba a partir de una serie de amenazantes notas bajas en loop que daban pie para dejar muy en claro la peligrosidad de los invasores que, cada vez más rápidamente, descendían a través de la pantalla.

Esos sonidos característicos, sumados a los disparos, al sonido de los marcianos aniquilados y a la trayectoria del misterioso platillo volador que surcaba la parte superior de la pantalla, conformaban un set de ruidos demasiado singulares, que, en el caos ambiental de una sala de videojuegos, destacaban por sobre el resto muy claramente. Es más, uno podía sentir las notas bajas del juego mucho antes de que uno llegara al arcade del barrio. Incluso, uno podía adivinar si la máquina estaba ocupada o no por algún usuario. Así de característico.

El Legado

El impacto de Space Invaders fue potente. Tras el éxito del juego en salas de juego, Atari, en pleno boom de su consola Atari 2600 tuve la astuta ocurrencia de portear el juego para su consola casera. Y la idea fue un éxito. El primer porteo de un videojuego implicó que se creara la primera “killer app” de la historia y las ventas de Atari entrada la nueva década se cuadruplicaron.

Por otro lado, personalidades históricas de la industria de los videojuegos, como Shigeru Miyamoto (padre de los principales juegos de Nintendo), Hideo Kojima (creador de la saga Metal Gear), John Carmack y Johm Romero (creadores del Doom) y Warren Spector (Deux Ex) han reconocido públicamente que este fue el juego que los introdujo al mundo de los videojuegos. “Space Invaders es la raíz de todo lo que conocemos hoy en la industria. Representa el nacimiento de una nueva forma de arte, una que literalmente ha cambiado el mundo, tal como lo hicieron las primeras películas mudas o los primeros libros impresos”, según palabras de Spector. Y no deja de tener razón. Mal que mal, este fue el juego que, por primera vez, logró hacerle la pelea a medios más establecidos como el cine, la música o la televisión. Es más, muchos comparan el impacto que tuvo con lo que sucedió con el primer disco de los Beatles. En definitiva, el primer videojuego blockbuster.

Juega Space Invader en Pauta.cl

Para jugar pincha en: "click here to play!"

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Ocio

El éxito de Los Prisioneros fuera de Chile

Cristóbal González, músico y escritor del libro "Latinoamérica es grande", cuenta en Pop! cuán bien le fue a la legendaria banda chilena en el subcontinente.

tipo de contenido
Ocio

Netflix gasta US$ 420 millones para producir contenido en India

El mercado indio de contenidos de vídeo de US$ 500 millones podría crecer hasta alcanzar 10 veces ese tamaño para el año 2023, según expertos.

Ocio

Los gatos protagonizan la nueva obra de Alberto Montt

En "Solo Necesito un Gato" el artista plástico chileno aborda su relación con los gatos: "Yo era la señora de los gatos. Siempre me pareció un animal alucinante", dice en Un Día Perfecto.

Ocio

Dos grandes y entretenidos estrenos llegan a la cartelera

"Ford versus Ferrari" y "Knives Out" son las películas que analiza Isabel Plant. ¿Un adelanto? Ambas son grandes producciones y cuentan con elencos de lujo.