Internacional

Gas lacrimógeno cubre el corazón de Hong Kong en manifestaciones

Miles de personas salieron a manifestarse contra un proyecto de ley que permitiría la extradición a China.

Bloomberg

Por Matthew Campbell, Shawna Kwan y Blake Schmidt

Miércoles 12 de junio de 2019

A+ A-

Los manifestantes que desbordaron el centro de Hong Kong para detener la ley de extradición propuesta por el gobierno presentaron un ultimátum a los líderes de la ciudad: retractarse o arriesgarse a enfrentamientos violentos que podrían ser peores que los del movimiento Occupy de 2014.

Miles de manifestantes se reunieron en el corazón del centro financiero el miércoles y algunos lucharon con la policía antidisturbios durante la tarde para evitar que los legisladores debatan el proyecto de ley. En su gran mayoría jóvenes, muchos manifestantes usaron mascarillas quirúrgicas para ocultar sus identidades y gafas plásticas para protegerse del aerosol irritante que lanzó esporádicamente la policía durante todo el día, junto con gases lacrimógenos, balas de goma y perdigones plásticos.

El gobierno de Hong Kong, liderado por la jefa ejecutiva, Carrie Lam, dice que no tiene intención de ceder ante la demanda principal de los manifestantes: desechar la ley propuesta que permitiría que los sospechosos de delitos sean extraditados a China continental, entre otros lugares. Lam ha argumentado que el proyecto de ley es una medida necesaria para actualizar las normas de la ciudad para tratar con personas que enfrentan cargos criminales en otros lugares.

"Nunca me he sentido culpable por esto", dijo en una entrevista con la emisora local TVB, con una voz quebrada y sus ojos que parecían llenarse de lágrimas al insistir en que nunca traicionaría a Hong Kong.

Sin embargo, los manifestantes lograron frenar el debate el miércoles y ahora no está claro cuándo los legisladores volverán a reunirse para las 66 horas de discusiones programadas antes de una votación, planeada originalmente para fines de este mes.

"En esta ocasión, algunos dicen que la protesta pacífica es inútil", dijo Suki Fung, de 24 años, mientras recupera el aliento después de inhalar gas lacrimógeno. "La gente cree que tiene que haber más de una lucha, de lo contrario, es inútil con este gobierno".

Para los manifestantes, la ley de extradición representa una línea en la arena: un dramático debilitamiento de la autonomía local que pondrá fin al estatus de Hong Kong como un refugio seguro para los disidentes que huyen del continente. Han recibido el apoyo de legisladores estadounidenses como la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien solicitó al Congreso que reevalúe el estado comercial especial de Hong Kong, una medida que corre el riesgo de dañar la reputación de la ciudad e impulsaría a más multinacionales hacia lugares como Singapur.

"Debemos luchar pacíficamente y seguir adelante", dijo a la multitud la legisladora opositora Claudia Mo. "Con toda su presencia aquí, podemos lograrlo juntos".

Los manifestantes estaban bien organizados y coordinados, lanzaron paraguas desde una pasarela elevada para brindar protección contra la policía y la lluvia a los que estaban en las calles debajo. Otros unieron barricadas de metal para evitar cualquier posible avance policial, y algunos arrancaron ladrillos de la carretera para usarlos como proyectiles potenciales.

Los voluntarios entregaron suministros de comida, agua, paraguas y máscaras al resto de los participantes. Varias personas resultaron heridas y fueron atendidas por ambulancias.

Las manifestaciones son las más grandes desde que el llamado Movimiento de los Paraguas ocupó parte del centro de la ciudad durante más de dos meses en 2014. Dichas convocatorias provocaron una encarnizada respuesta de la policía que incluyó el lanzamiento de gases lacrimógenos contra los manifestantes, en su mayoría estudiantes, que levantaron paraguas amarillos para protegerse. La gente salió activamente a apoyarlos, lo que generó un enfrentamiento que duró 79 días.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Internacional

¿Puede la Casa Blanca comprar Groenlandia?

El presidente estadounidense tendría interés en adquirir la isla más grande del mundo, un territorio autónomo de Dinamarca.

Internacional

China aumenta las compras de soya de Brasil por la guerra comercial

Hasta el momento, Brasil ha podido satisfacer la demanda del país asiático, sin embargo los inventarios se están reduciendo progresivamente.

Internacional

Goldman recorta los pronósticos para las economías 'tigre' de Asia

El desarrollo del Asia Pacífico, que antes benefició a Hong Kong, Singapur, Taiwán y Corea del Sur, ahora afecta su crecimiento económico ante su desaceleración.

Internacional

Dinamarca le responde a Trump: Groenlandia no está en venta

El interés del mandatario se conoce pocos días antes de que visite por primera vez Dinamarca, donde se reunirá con el primer ministro y la reina Margarita II.