Crónica

Tren, tranvía, ferrocarril: las soluciones en infraestructura de transporte

Recorrer la carretera en un fin de semana largo para muchos santiaguinos significa una palabra: taco. Para evitar la congestión vehicular se debe desincentivar el uso del auto, pero ¿cómo?

Por Josefina Lira

Miércoles 12 de septiembre de 2018

A+ A-

Va por Manquehue y ya hay taco. Baja por Kennedy y toma la Costanera Norte donde seguramente la congestión vehicular no le permitirá avanzar. Sigue hasta la Ruta 68 hasta llegar al primer peaje, donde habrá una fila de autos antes de usted. Luego viene el taco desde el túnel Zapata hasta el peaje. Y cuando por fin llega a Viña del Mar, hay una gran cantidad de vehículos en la entrada. Está en la misma posición que cuando salió de Santiago, parado.

Esta es una escena que han tenido que vivir muchos chilenos, en tantas ciudades, cuando deciden salir para el fin de semana largo, Fiestas Patrias o vacaciones de verano. Existen muchas zonas viales críticas en el país, como las regiones de Coquimbo, Metropolitana y O’Higgins, según un informe de infraestructura de la Cámara Chilena de la Construcción.

Tener un transporte público interurbano de calidad, una conexión ferroviaria a lo largo del país, la masificación de autos autónomos, la extensión de las líneas de Metro o que las autopistas tengan tres pistas son solo algunas ideas para mejorar la infraestructura vial. El objetivo final, desincentivar el uso del auto.

Tren rápido Santiago-Valparaíso

Solo 40 minutos separarían la ciudad de Santiago con la Región de Valparaíso, según un plan de tipo ferroviario. A 200 kilómetros por hora, el tren rápido Santiago-Valparaíso trasladaría 20 millones de toneladas de carga y 20 millones de pasajeros al año. Hoy se están buscando fondos internacionales para poder concretar el proyecto en un plazo de 4 años.

Raimundo Cruzat, exdirector de Transantiago, aseguró que “un tren rápido entre Viña del Mar y Santiago tiene bastante sentido, habría disposición de mucha gente de viajar a la playa en tren”, en vez de usar el auto.

El problema que enfatiza Cruzat es que los trenes exclusivamente de pasajeros no se sostienen económicamente, por eso “el tema de la carga es súper importante para que esto se mantenga, porque se da un uso mucho más eficiente”. Otros, como el exministro de Transportes y actual presidente de EFE, Pedro Pablo Errázuriz, sostiene que los costos son más grandes que los presentados hasta ahora por la empresa que más interés ha presentado, TVS.

Crónica

Tren Santiago-Valparaíso: "Han puesto una presión enorme con un proyecto de PowerPoint"

Pedro Pablo Errázuriz, presidente de EFE, dijo que la construcción del tren no es prioridad para la empresa estatal.

Tranvía al aeropuerto

Otra forma de viajar dejando el auto en la casa es por avión y con las aerolíneas low cost hoy es mucho más accesible. Si se planea con anticipación, el viaje sale más económico que el pasaje en bus y más cómodo que manejar horas por la carretera. Pero llegar al aeropuerto es el problema.

Un proyecto que podría facilitar el traslado al aeropuerto es la iniciativa privada presentada por la empresa franco-belga Engie. Esta consiste en un tren liviano que conecte la estación de metro Pajaritos con el aeropuerto Arturo Merino Benítez. El Consejo de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP) ya lo declaró de interés público y está considerado en la cartera de proyectos de 2018-2022.

El director del Centro de Ingeniería y Políticas Públicas de la Universidad San Sebastián y exsubsecretario de Transporte, Carlos Melo, dijo que “los viajes low cost son una realidad (…) y hay que encontrar un modo de transporte público expedito que te lleve al aeropuerto”. Manifestó que el tren ligero que se está proponiendo en Santiago se “debería consolidar también en las capitales regionales con más población”.

Invertir para crecer

Según los dos expertos las carreteras no están hechas ni pensadas para los momentos extraordinarios, como fines de semana largo, por lo que es normal que se congestionen en estos casos puntuales.

El arquitecto y urbanista de la Pontificia Universidad Católica de Chile Luis Eduardo Bresciani, panelista de Voces de la Gran Ciudad, de PAUTA100.5, comentó que a pesar de que la congestión en los fines de semana largo es algo que todos saben que va a suceder, no se puede evitar en un 100%, porque las rutas no están pensadas para esa gran cantidad de autos.  

Bresciani afirmó que el país necesita invertir en infraestructura, pero esto no significa mejorar únicamente las carreteras, sino “otras formas de infraestructura de transporte a nivel interregional y una de ellas es mejorar nuestros sistemas de trenes”. Pero para que estos sean sustentables, al igual que el tren rápido Santiago-Valparaíso, deben trasladar pasajeros y carga.

“Si Chile no hace inversiones en logística, que es la carga, fundamentalmente, es imposible que el país progrese en las próximas décadas. Es probablemente la infraestructura más crítica para el desarrollo nacional”, enfatizó el arquitecto.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Crónica

De qué manera funciona el protocolo del test rápido del VIH

El aumento en la detección de nuevos casos de VIH en el país obligó al Minsal a tomar medidas y diseñar un plan nacional de acción. El test rápido es uno de los mecanismos que incluye y mediante el despliegue realizado, en 2018 se realizaron 25.000.

Crónica

Cristián Monckeberg: "Si va a haber perros en la calle, que no sea desmedido"

El ministro de Vivienda y Urbanismo propone la esterilización como medida para reducir la cantidad de perros callejeros y dice que se construirán más parques urbanos.

Crónica

Chilenos dueños de sus playas

La nueva Ley de Playas Abiertas acaba de entrar en vigencia este jueves 14 de febrero. En medio de la polémica del verano, ¿son fiscalizables las nuevas sanciones a quienes impidan el acceso al mar, ríos y lagos?

Crónica

Arturo Alessandri C.: "El secreto profesional es una de las bases del Estado de Derecho"

El presidente del Colegio de Abogados defiende el secreto profesional como un derecho de los clientes que comparten información sensible y relevante con su abogado, incluidas las empresas en que trabajan.