Especial Corea del Norte

Los secuestros de Pyongyang

El destino de japoneses, surcoreanos y ciudadanos de otros países que el régimen de Kim quisiera borrar.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, se reúnen con los familiares de los japoneses secuestrados por Corea del Norte.

Por Jorge Román

Domingo 10 de junio de 2018

A+ A-

En septiembre de 2002, por primera vez en la historia de Corea del Norte, un primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, visitó Pyongyang. La cita fue relevante no solo porque se alcanzaron varios acuerdos en materia de seguridad, sino también porque Kim Jong-Il, el líder supremo norcoreano, admitió el secuestro de ciudadanos japoneses durante las décadas de 1970 y 1980, y pidió disculpas por ello.

La razón de los secuestros parece sacada de una película de James Bond: el régimen norcoreano buscaba que los japoneses les enseñaran el idioma y las costumbres de su país para entrenar a sus espías. Jóvenes estudiantes y profesionales, una madre, una pareja de novios y una niña de 13 años son algunos de los 17 japoneses que, según las cifras oficiales, fueron llevados a la fuerza hasta las costas norcoreanas. Algunos de ellos murieron allí sin volver a contactarse nunca más con sus familias, otros pudieron reencontrarse con sus familiares décadas después. En la emotiva reunión, los japoneses secuestrados pedían disculpas por las preocupaciones que habían causado a sus familias: algunos eran estudiantes cuando desaparecieron, y regresaron con más de cuarenta años y con hijos (que permanecieron en Corea del Norte porque, supuestamente, no deseaban viajar).

Pero las cifras no coinciden: el gobierno de Pyongyang insistió en que fueron solo 13 secuestros (y ocho de esas personas fallecieron antes de 2002), mientras que los familiares afirman que podrían ser más de 50. Y Corea del Norte nunca entregó los cuerpos de los fallecidos o alguna evidencia concluyente que secundara su versión oficial de las muertes: dijeron, por ejemplo, que Megumi Yokota, secuestrada cuando tenía 13 años en 1977, se suicidó en 1994. Los supuestos restos de Yokota fueron enviados a Japón, pero el análisis de ADN no permitió demostrar que se tratara efectivamente de ella. La desaparición de Megumi impactó tanto a la sociedad japonesa, que crearon un documental animado de 25 minutos donde se cuenta su historia: el cortometraje está disponible gratuitamente en internet, en japonés con subtítulos en castellano. También existe un documental de una hora y media, a la venta en DVD a través de Amazon.

Especial Corea del Norte

Caretas, obediencia y plagios norcoreanos: tres documentales en Netflix

Los vericuetos de la propaganda, la fabricación de una vida y la fascinación de Kim Jong-Il con el cine son algunos temas abordados por estas producciones.

Estos secuestros también han sido ampliamente documentados en el libro The Invitation-Only Zone: The True Story of North Korea's Abduction Project de Robert S. Boynton (disponible solo en inglés). Boyton revela, por ejemplo, que cuando el programa de entrenamiento y reeducación empezó a declinar, las personas abducidas fueron trasladadas a comunidades bajo estricta vigilancia conocidas como "zonas solo para invitados". De ahí el nombre del libro.

Como si esta trama de novela de espionaje no bastara, también hubo implicación de un grupo terrorista japonés, el Ejército Rojo de Japón, que participó en atentados en Oriente Medio, en numerosos secuestros de aviones en las décadas de 1970 y también contribuyó en el rapto de ciudadanos japoneses que llevaban al régimen de Pyongyang. El objetivo del Ejército Rojo era impulsar una revolución en su país para que se convirtiera en un miembro más del bloque comunista.

Pero Japón no es el único país que ha sufrido abducciones de sus ciudadanos por parte de agentes norcoreanos: también les ha ocurrido a Tailanda, Rumania e Italia, entre otros países. Pero ninguno de ellos alcanza los números de Corea del Sur: se estima que más de 3 mil ciudadanos de ese país fueron raptados por su vecino para extraer información sobre las condiciones de vida en su nación o para usarlos con fines propagandísticos. Aunque la mayoría fueron liberados o escaparon, más de 500 no regresaron nunca y, según sus familiares, no ha habido voluntad por parte de las autoridades surcoreanas o estadounidenses por aclarar su destino.

Uno de los casos más emblemáticos fueron los secuestros de la actriz surcoreana Choi Eun-Hee y de su exmarido, el aclamado cineasta de la misma nacionalidad Shin Sang-Ok, en 1977. El objetivo de Kim Jong-Il era usarlos para desarrollar la industria cinematográfica norcoreana y, de hecho, Shin alcanzó a filmar siete películas antes de escapar junto a Choi en 1986.

Especial Corea del Norte

Secuestrar a un cineasta para filmar un Godzilla norcoreano

El cine de ficción norcoreano fue concebido como una herramienta de propaganda, pero tiene algunas joyas tan extrañas como entretenidas.

La gran mayoría de los surcoreanos secuestrados no tuvieron tanta notoriedad como Choi y Shin, y sus familiares siguen pidiendo hasta hoy que se haga justicia. Según declaró Choi Sung Yong, presidente de la Unión Surcoreana de Familias de Secuestrados por Corea del Norte, entrevistado por El País de España: "El Gobierno surcoreano no tiene interés en plantear este tema. Cada vez quedamos menos. Y a los jóvenes este asunto les va quedando muy lejos".

En 2014, el entonces Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y el Primer Ministro Japonés, Shinzo Abe, se reunieron con la familia de Megumi Yokota, quien fue raptada cuando tenía 13 años en 1977.

La sensación de abandono y desesperanza también embarga a los familiares de los japoneses raptados. Se han reunido con George W. Bush en 2006, con Barack Obama en 2014 y con Donald Trump en noviembre de 2017 -quien se ha comprometido a trabajar en el tema-. Todos ellos se han mostrado impresionados y compasivos, pero algunos secuestros tienen ya más de cuatro décadas y siempre ocupan un lugar muy secundario en la agenda con Corea del Norte. Los familiares de las personas abducidas son ya muy mayores, aunque la posibilidad de que el Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, se reúna con Kim Jong-Un ha reavivado su esperanza. Pero, como dijo Sakie Yokota, la madre de Megumi: "Las familias pueden hacer muy poco. Esto es una cuestión política, diplomática".

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Especial Corea del Norte

"Nosotros", la película que te tendrá al borde del asiento

Jordan Peele demuestra que el género de terror está más vivo que nunca; mientras Julia Roberts vuelve a la pantalla grande para enfrentar el consumo de drogas en su familia. No te pierdas el comentario de Isabel Plant.

Especial Corea del Norte

La Cumbre en Singapur: el debate

Soonbae Kim, académico de la U. Central y PhD en ciencias sociales por la U. de Chile; Fernando Schmidt, investigador de la U. del Desarrollo y PhD en estudios de Asia Pacífico por la U. Nacional de Chengchi (Taiwán), y Camilo Aguirre, magíster en estudios coreanos por la U. Nacional de Seúl, debaten el alcance de la reunión entre Donald Trump y Kim Jong-Un. Conduce Paz Montenegro.

Especial Corea del Norte

La firma Trump-Kim que levanta esperanzas y sospechas

EE. UU. detendrá los ejercicios militares con Corea del Sur, Pyongyang destruirá sitios de pruebas de misiles. La desnuclearización "toma un largo tiempo", dijo Trump. ¿Empieza, así, la manipulación?

Especial Corea del Norte

Las extrañas cifras comerciales entre Chile y Corea del Norte

Datos de Aduanas, procesados por la CCS, muestran la importación de lavadoras y otros productos. Pero la misma agencia pública asegura que no hay comercio.