Negocios

Apple es egoísta con la tecnología de pagos y Europa se cansa

Las críticas a la billetera digital de la tecnológica vienen de la mano de su competencia, que cuestiona que la firma favorezca sus propios negocios.

Bloomberg

Por Natalia Drozdiak y Aoife White

Sábado 14 de diciembre de 2019

A+ A-

La billetera digital de Apple Inc. se está expandiendo en Europa justo cuando los reguladores toman medidas enérgicas contra la entrada del gigante tecnológico en los servicios financieros.

El problema es el rol de Apple como plataforma para otros servicios. Spotify Technology SA ya se quejó ante reguladores antimonopolio de que Apple favorece su propio servicio de música. Ahora, bancos y otros proveedores de pagos dicen que la compañía le da a su servicio Apple Pay una ventaja injusta al limitar el acceso a un componente clave dentro de los iPhone.

"El acceso a las interfaces técnicas es ahora un factor competitivo clave para los sistemas de pago", dijo Kerstin Altendorf, portavoz de la Asociación de Bancos Alemanes. "Las mismas condiciones deberían aplicar a todos los participantes del mercado".

Negocios

Las tecnológicas caen en las encuestas de "mejor lugar para trabajar"

Facebook, que durante la última década ha logrado tres veces el título al "mejor lugar para trabajar", ocupó el puesto 23 en la última entrega del ranking.

Los argumentos presentados a Apple se producen cuando legisladores y reguladores buscan frenar el poder de las plataformas tecnológicas de Silicon Valley, incluidas Google y Facebook Inc.

Margrethe Vestager, principal funcionaria antimonopolio de la Unión Europea, ha comenzado a examinar Apple Pay. Reguladores antimonopolio de Países Bajos y Francia también están preocupados. En Alemania, una ley que entra en vigencia el 1 de enero podría obligar a Apple a abrir más su tecnología de pagos a sus competidores.

Sumar bancos

Todo esto es un mal momento para Apple, que se basa más en servicios digitales como Apple Pay para generar crecimiento. Su billetera digital ya está vinculada con 900 bancos en Europa y la compañía planea trabajar con otros 1.500.

Apple cree "profundamente en la competencia", dijo en un comunicado, y la compañía ha intentado hacer del servicio "el tipo de sistema de pago y billetera perfecto y conveniente que nuestros usuarios desean y esperan".

Negocios

Apple y Goldman Sachs quieren introducir su tarjeta de crédito en agosto

El medio de pago es la forma a través de la cual la empresa liderada por Tim Cook piensa aumentar sus ingresos. El banco en cambio apuesta a captar la atención de las masas.

Los clientes también pueden usar opciones de pago móviles alternativas en dispositivos Apple donde las transacciones se procesan a través de códigos QR en blanco y negro en lugar de la tecnología NFC.

Las preocupaciones de seguridad pueden burlar estas alternativas basadas en QR, que son utilizadas por Twint, Payconiq International SA y otros rivales de Apple Pay.

Los códigos QR pueden ser falsificados fácilmente, según James Moar, analista de Juniper Research. "Realmente no lo considero como una competencia viable para Apple Pay en Europa en este momento", dijo.

A+ A-

Relacionados

tipo de contenido
tipo de contenido
Negocios

McDonald's: “La venta de comida para llevar va a ir en aumento durante un buen tiempo más”

Ya han reabierto el 80% de sus locales, pero aseguran que todavía no lograr acercarse al 50% de lo que vendía antes de la pandemia.

tipo de contenido
Negocios

Parte del personal de JP Morgan trabajaría desde su casa hasta el 2021

La medida aplica para la mayoría de los empleados de la unidad de consumo en EE. UU. y excluye a trabajadores de las sucursales y algunos en operaciones.

tipo de contenido
Negocios

Nuevo toque de queda complica a los ya endeudados bares del Reino Unido

Los bonos de grandes compañías de pubs han caído en medio de preocupaciones de los inversionistas.

tipo de contenido
tipo de contenido
Negocios

De espacio compartido a oficina flexible: el reenfoque del negocio de los cowork

Sebastián O'Ryan, cofundador de Co-Work LatAm, cuenta que las empresas no tienen certeza sobre el número de trabajadores que volverán a las oficinas.