Negocios

Hasbro busca recuperar terreno con nuevo enfoque de Transformers

Hasbro, la gigante juguetera, confía en que las ventas asociadas a la nueva entrega de Transformes serán un éxito, tal como con las anteriores películas de la saga.

Bloomberg

Por Matt Townsend

Jueves 20 de diciembre de 2018

A+ A-

Ejecutivos de Hasbro afirman que "Bumblebee", la sexta película de Transformers en 11 años, marcará un cambio que revitalizará a los fanáticos con una historia sincera que será "nuestra película más familiar, para todas las audiencias y para ambos géneros".

Por primera vez en la franquicia una mujer, Christina Hodson, escribió el guión de la película, que se estrena el viernes en Estados Unidos y también cuenta con la primera protagonista femenina de la serie, Hailee Steinfeld de 22 años. El director Travis Knight se hizo un nombre con películas en stop motion para niños, como la aclamada "Coraline". En cuanto a Bumblebee, robot negro y amarillo, se transforma en un Volkswagen Beetle, lo que contrasta con el Chevy Camaro de las cinco cintas anteriores.

Calificadas de ejercicios publicitarios que se hacen pasar por largometrajes, las películas de la saga suelen ser criticadas por su trama.

Es justo preguntarse cómo una película de este tipo podría encajar con la franquicia llena de testosterona que generó casi US$ 5.000 millones en taquilla mundial.

La respuesta es no. "Bumblebee" es una precuela de toda la franquicia. Se sitúa en la década de 1980, cuando Hasbro sacudió la industria de los juguetes con el programa de televisión Transformers, serie animada que generó cientos de millones de dólares en ventas de productos relacionados. La nueva película cuenta la historia original de Bumblebee, quien también era un escarabajo de Volkswagen en la serie original.

Es una movida audaz de la compañía, considerando lo que lograron las películas anteriores. Tal vez no hayan generado muchas risas (o críticas positivas), pero vista estrictamente como herramienta de marketing (figuras de acción, pijamas, fundas de almohadas, etc.), la franquicia es un fenómeno que genera dinero.

Cuando la primera entrega, llamada simplemente "Transformers", llegó a los cines el 3 de julio de 2007, la franquicia llevaba una década prácticamente muerta. Hasbro intentó recuperar el éxito de la marca en la pantalla pequeña, donde enganchó a los niños con una historia sobre una guerra entre robots buenos y malos en un mundo lejano llamado Cybertron.

Aquella cinta resultó ser un éxito al acumular US$ 855 millones en ganancias de taquilla a nivel mundial. La película le dio a Hasbro una nueva fuente de ingresos por un total de US$ 500 millones anuales.

La compañía decidió poner énfasis en la industria cinematográfica y firmó un nuevo acuerdo con Paramount Pictures para ampliar su participación financiera. A través de "Bumblebee", espera avanzar aún más rápido y recapturar la magia de la primera entrega.

A+ A-

Relacionados

<p>">
tipo de contenido
Negocios

¿La transparencia juega en contra?: Google responde a críticas por uso de inteligencia artificial

Una investigadora dijo que fue despedida después de cuestionar la tecnología. La compañía indicó que fue ella renunció.

tipo de contenido
tipo de contenido
Negocios

La Fintech SeSocio.com busca proyectos chilenos para su plataforma de inversión

La empresa de inversiones funciona como un portal con la promesa de facilitar el acceso a financiamiento.

<p>Para obtener ese pago, es necesario que se mantenga el precio de acciones. Créditos: Bloomberg.</p>
tipo de contenido
Negocios

Las ganancias siguen creciendo: ejecutivos de GameStop ganarían US$ 1.300 millones

El director ejecutivo, George Sherman, posee la participación más grande, y se espera que las adjudicaciones de acciones se otorguen en los próximos años por más de US$ 700 millones.

<p>Nueva actualización pedirá a los usuarios que permitan o nieguen el rastreo de sus datos. Créditos: Bloomberg.</p>
tipo de contenido
Negocios

Apple critica a empresas que "explotan" los datos de usuarios

El presidente ejecutivo de la firma pide crear una ley de privacidad en EE. UU. muy parecida al Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea.