Negocios

Fondo de Lego invierte en empresa que convierte el plástico en energía

La inversión consiste en la compra del 11% de Quantafuel AS, compañía Noruega que convierte los desechos en combustibles sintéticos.

Bloomberg

Por Christian Wienberg

Viernes 19 de junio de 2020

A+ A-

El fondo que gestiona la riqueza de los multimillonarios daneses detrás de Lego acaba de comprar una participación en una empresa que convierte el plástico en energía.

El fondo de Lego, Kirkbi A/S, dijo que la inversión "está basada en una razón financiera, así como en nuestro deseo de apoyar el desarrollo global sostenible a través de nuestras inversiones", en un comentario enviado por correo electrónico el viernes.

Pauta

ERROR 404

No encontrado

Lo sentimos, la página que estás buscando no fue encontrada en este servidor.

Kirkbi pagará 250 millones de coronas noruegas (US$26 millones) por el 11% de Quantafuel AS, de Noruega, que convierte los desechos en combustibles sintéticos. Quantafuel, que se constituyó en 2014, utiliza sistemas catalíticos para convertir casi todo tipo de plástico en combustibles y productos químicos respetuosos con el medio ambiente. La compañía tiene una asociación con BASF y planea establecer varias plantas en toda Europa y otras regiones.

"El desarrollo de la tecnología química de reciclaje de plástico ha resultado ser un gran reto", dijo Thomas Lau Schleicher, director de inversiones de Kirkbi.

"Quantafuel, sin embargo, ha adoptado un enfoque innovador y escalable para resolver este problema clave, lo que resulta en un fuerte potencial de negocio al tiempo que garantiza un alto impacto ambiental. Creemos que este enfoque podría ser un paso importante en la transición hacia un futuro más sostenible".

Internacional

La inversión en energías renovables alcanza récord en Estados Unidos

China continúa liderando la inversión en este tipo de energías, incluso cuando la cifra cayó 8% en 2019, llegando a su nivel más bajo desde 2013.

La fortuna de Lego

Kirkbi está presidida por Kjeld Kirk Kristiansen, nieto del fundador de Lego y uno de los hombres más ricos de Dinamarca, con una fortuna de US$ 5.100 millones, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. En los últimos años, ha entregado más control de Kirkbi a sus tres hijos, Agnete Kirk Thinggaard, Sofie Kirk Kristiansen y Thomas Kirk Kristiansen, que tienen una fortuna personal aproximada de US$5.000 millones respectivamente.

A principios de este año el fondo reveló una nueva estrategia, que incluía un aumento del gasto en energía renovable. Su próxima inversión podría ser en áreas nuevas como tecnología de baterías o eficiencia energética, manifestó el líder ejecutivo, Soren Thorup Sorensen en abril.

Economía

Energías renovables generarán el 50% de la electricidad mundial en 2050

La generación a carbón será la gran perdedora en la composición de la matriz mundial: su participación caerá desde el 37% actual a un 12% en 2050.

Las acciones de Quantafuel, que debutaron en la bolsa de Oslo a principios de este año, llegaron a subir un 2,9% el viernes.

Kirkbi dijo que actualmente no tenía planes para transformar viejos ladrillos de plástico de Lego en energía.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
Negocios

Principales fondos de pensiones lanzan una plataforma de "inversión responsable"

La iniciativa ESG gana popularidad a medida que más inversionistas quieren tener un impacto positivo además de beneficios financieros.

tipo de contenido
tipo de contenido
Negocios

Super de Insolvencia: ni la pandemia ni la crisis social se traducen en más quiebras

Hugo Sánchez comenta que las solicitudes de liquidación de personas aumentaron en 15% en el primer semestre.

Negocios

La incertidumbre también preocupa a los millennials

La movilidad laboral, un factor importante para un mercado laboral dinámico, podría ser otra víctima de la pandemia de coronavirus, según la Encuesta global de millennials 2020 de Deloitte.

Negocios

Cae la venta de chocolates

El menor acceso a importantes centros de ventas debido a la pandemia, ha aumentado la presión sobre el mercado de cacao, que se estima podría tener un superávit de más de 300.000 toneladas.