Ocio

Fortnite: el videojuego fenómeno

Los videojuegos basados en la modalidad "batalla real" son grito y plata y de los favoritos para las nuevas generaciones de videojugadores. Y Fortnite es el más popular.

Por Alejandro Alaluf

Miércoles 4 de abril de 2018

A+ A-

Si en años anteriores los títulos más jugados por el público gamer se remitían a títulos como el Call of Duty y, después, el Minecraft, hoy el videojuego más popular del momento se llama Fortnite que, junto a su competencia directa, el PlayerUnknown’s Battelgrounds –más conocido como PUBG–,  comprenden una nueva modalidad de juego en línea que hoy es grito y plata: la de las batallas reales.

En esta modalidad, hasta 100 jugadores simultáneos pueden participar en una partida. Cada uno de ellos llega vía paracaídas a una isla generada al azar donde deberán enfrentarse entre sí con distintas armas, armaduras y opciones de combate y construcción, en una onda muy similar a la serie Los Juegos del Hambre o a la misma película Batalla Real. A medida que los jugadores van siendo eliminados, el mapa de juego se va encogiendo. Finalmente, el jugador que queda vivo al terminar la partida es el ganador. No hay narrativas. El objetivo es sólo uno: ganar o ser eliminado. 

Nacido al alero del creciente éxito del PUBG durante el inicio del año pasado, Fortnite, desarrollador por la norteamericana Epic Games (la misma casa de clásicos como Unreal Tournament o la saga Gears of War), está disponible de manera gratuita (aunque hay micro transacciones internas) para consolas, PC y dispositivos móviles y se puede jugar entre ellos, en lo que se denomina en inglés "cross-platform play", práctica muy poco habitual en el mundo de los videojuegos. 

Ese detalle fue el punto de partida para generar una locura en la demanda y en los tiempos de juego por parte de los usuarios, desde que el juego fuese liberado en septiembre del 2017. Otro punto que permitió su popularidad es el estilo del juego que, a diferencia de su competencia, presenta un estilo menos violento y más caricaturesco de juego.

A partir de entonces, el éxito de esta modalidad de juego y de este título en particular ha sido arrollador. Dos semanas después de su lanzamiento, llegó a tener más de 10 millones de usuarios activos, número que por supuesto ha ido creciendo en los últimos meses. De hecho, hoy se estima que cerca de 50 millones de jugadores disfrutan actualmente del título. Sólo en febrero, Fortnite acumuló ganancias por 126 millones de dólares, nuevamente superando al PUBG, que acumuló poco más de 100 millones de dólares en el mismo periodo. 

Pero hay más, porque también ha influido el factor de que variadas celebridades juegan el juego, que, de paso, ha roto varios récords de audiencia en YouTube y es hoy –por lejos– el juego más visto en la popular plataforma de videos Twitch. Gente como los raperos Drake y Travis Collins, o personalidades como el empresario digital Kim DotCom son abiertos fanáticos de Fortnite.

El golpe de gracia surgió hace sólo algunas semanas atrás, luego de que el juego fuese editado para dispositivos móviles, también de manera gratuita. En sólo tres días, el juego amasó un millón de dólares en micro transacciones y pasó a ser la app más descargada en trece países, Chile incluido. Negocio más que redondo.

A+ A-

Relacionados

Ocio

El ajedrez también se disfruta por streaming

En una nueva edición de recomendados, Isabel Plant, conductora de Pop!, repasa dos atractivas producciones que están inmersas en el mundo de este icónico tablero.

Ocio

Halloween para divertirse: el mejor cine en el streaming de humor y comedia

Diego Muñoz, ''Hermes el Sabio'' recomienda los títulos que combinan ambos géneros, como Hubie Halloween y Beetlejuice.

tipo de contenido
Ocio

Edgar Allan Poe y H. P. Lovecraft: literatura para celebrar Halloween

Juan Carlos Fau recomienda estos dos clásicos de la literatura de terror para disfrutar de una noche de miedo este 31 de octubre.

Ocio

George Clooney entra a Netflix como protagonista y director

La película "Cielo de medianoche" narra la historia del último científico que habita el Ártico tras una extraña catástrofe mundial.