Cartas de Cristián Warnken

A Gabriel Boric

"La campaña ha empezado y usted nos ha notificado, con estos actos y gestos, que asumirá un rol activo en ésta", dice Cristián Warnken.

Por Cristián Warnken

Viernes 22 de julio de 2022

A+ A-

Sr Presidente:

Le escribo esta carta mientras veo las imágenes suyas y de parte de su gabinete firmando copias de la propuesta constitucional y riéndose ante la pregunta de una periodista que le preguntaba sobre la pertinencia de que el presidente de la república recorriera el país firmando el texto constitucional que se someterá a plebiscito.

La campaña ha empezado y usted nos ha notificado, con estos actos y gestos, que asumirá un rol activo en ésta. Sólo el tiempo dirá si ha sido una buena o mala decisión. Espero que haya sido bien pensada . Y espero también que se haya tomado esa opción pensando en el bien del país y no desde una mirada “partisana” del proceso constituyente. Usted usó esa palabra en un discurso al comienzo de la Convención. Para muchos, esta constitución es un texto partisano, más un programa político que una Carta que nos una. El ex presidente Lagos entre otros. El mismo al que usted fue a visitar para sacarse una “selfie” con él diciendo lo importante que era aprender de la experiencia de los políticos de las anteriores generaciones. Lagos, es ese padre que alguna vez usted y su generación soñaron matar, en sentido figurado y lacaniano, por supuesto; todos por lo demás, alguna vez todos hemos tenido que hacerlo en la adolescencia. Pero en la adultez, siempre se regresa a los brazos del padre, como hijos pródigos.¿Y qué puede usted aprender de ese padre Presidente?: una mirada amplia, hacia el futuro, por encima de las pequeñas contingencias y objetivos partidarios. Su carta remeció al mundo de la izquierda y centroizquierda. En ella, nos invita a salir de la polarización fatal a la que nos condena el Plebiscito y nos propone una hoja de ruta para los dos escenarios posibles: el triunfo del Apruebo o del Rechazo.

En esa carta, Lagos actuó como si fuera él el Jefe de Estado actual. Eso es lo que uno espera de un Jefe de Estado y un estadista: señalar un camino pensando en la comunidad de todos los ciudadanos y no desde una mirada electoralista estrecha. Hubiera sido interesante que usted también lo hubiera hecho- no copiándolo, claro, en su propio estilo-invitándonos a todos los chilenos y chilenas a dibujar juntos un horizonte compartido, más allá de esta opción binaria que hoy nos separa. No pierdo la esperanza de que en algún momento usted decida hacerlo. Pero incluso si no lo hiciera, usted está en deuda con los chilenos. Sí, presidente… si decide continuar “en modo campaña” (más como jefe de gobierno que como jefe de Estado), es fundamental que nos diga con claridad qué es lo que sucederá si triunfa el Apruebo en el Plebiscito de salida. Hace poco, en una declaración en un canal de televisión, usted afirmó que quienes estamos por la opción Rechazo no tenemos un camino claro de qué es lo que hay que hacer desde el día después del eventual triunfo del Rechazo. Afirmación un tanto injusta, puesto que, al menos, hay ciertos avances que habría que ser mezquinos para no destacar. Como documentos firmados de parte de la derecha con compromisos de cambiar la Constitución. Como la iniciativa que acaba de ser votada en el Senado y que rebajar a 4/7 el quórum para reformar la Constitución vigente. No son pocas cosas y signos.

Es decir, hay menos candados para reformar la Constitución vigente que las que dejaron los convencionales para proteger "su texto" constitucional de eventuales intentos futuros de reformarla (2/3 de quórum y plebiscito en caso de 4/7). En suma, hay más incertidumbre en el caso de que triunfe el Apruebo que el rechazo.

¿Qué pasará si triunfa el Apruebo? No sabemos nada. Recordará ese verso de remate al final del poema de Rubén Darío en "Lo fatal": "no saber adónde vamos ni de donde venimos". Se lo cito, porqué sé que a usted le gusta la poesía. Tremendo. "no saber adónde vamos ni de donde venimos".

¿Qué ser humano y qué país puede vivir con ese nivel de incertidumbre? En nuestro caso, como país sabemos de donde venimos: la historia no empieza con nosotros. Pero no sabemos "adónde vamos" si triunfa el Apruebo. Hay un silencio inquietante ante esta pregunta. Por eso quisiera hacerle varias preguntas, señor presidente, como ciudadano de centroizquierda, para saber de verdad que nos espera la mañana del 5 de septiembre en adelante. "Preguntas a la hora del té" -diría Nicanor Parra. Lagos fijó en su carta claramente qué es lo que -según su criterio- debía reformarse en caso del triunfo del Apruebo y cuáles mantener del texto propuesto en caso del triunfo del Rechazo. Pero usted, aparte de invitarnos a votar Apruebo no nos dice nada más.

Usted debe responderle a la ciudadanía varias preguntas. La primera: ¿usted está por el Apruebo a secas o por el Aprobar para reformar? Si está en el primero de los casos, sería bueno que lo sincere y que nos dijera qué reformaría usted. ¿El sistema político? ¿El estado plurinacional? ¿Repondría el estado de emergencia? Me imagino que sí, a la luz de la violencia de la Araucanía que usted mismo ha tenido que enfrentar.

¿Revisaría el complejo tema de los derechos de agua y de propiedad? No creo que su ministro Marcel querrá una fuga de inversionistas ni una agricultura deprimida.

Y en fin, son muchas las preguntas que deja la interpretación del este texto constitucional propuesto. Como usted tiene dos coaliciones, y una parte de ellas está en una opción y otra en otra, es importante saber cuáles son su convicciones sobre estos puntos. No es fácil gobernar con dos coaliciones. Hay quienes-además dicen que usted oscila entre dos almas, que a veces es el Boric partisano de la primera vuelta, otras el Boric conciliador y gradualista de la segunda vuelta.

Si sólo está por el Apruebo a secas, entonces sabremos que tenemos enfrente al Boric de primera vuelta; si está por el Aprobar para reformar, el de la segunda. Es crucial saber cuál de los dos Boric es usted hoy.

Ahora viene otra pregunta, no menos crucial. Imaginémonos que usted está por el Apruebo para reformar (así lo espero). ¿Contará con la voluntad y los votos de sus coaliciones para que lo apoyen si propone reformar los artículos que generan más rechazo en la población? A la luz de lo que acaba de pasar con la votación sobre infraestructura crítica en el Senado, donde se reveló deslealtad y desorden en su propia coalición, cuesta creer que sus dos coaliciones, reflejo de sus dos almas, una vez triunfado el Apruebo lograrán ordenarse detrás de las reformas. ¿Quién nos asegura que -embriagados por una hipotética victoria en el plebiscito de salida- los más radicales de su coalición Apruebo Dignidad no se empoderen y se resistan a que usted y el parlamento "le metan mano" a un texto que muchos de ellos consideran casi "sagrado"?

Presidente: el tiempo se acorta, es la hora de las definiciones honestas y patrióticas. Si como jefe de campaña rehúsa contestarlas (para no darle ventaja a su rival), como Jefe de Estado no puede rehuirlas. No es fácil gobernar con dos coaliciones, y para nosotros como ciudadanos, no es fácil interpretar a un Presidente que tiene dos almas y a un gobierno con dos coaliciones: necesitamos certezas y menos slógans; una hoja de ruta para después del Plebiscito y no una agenda de campaña. Los grandes flagelos que hoy están haciendo sufrir a nuestro país: la violencia, el narcotráfico, la inflación, obligan a un Jefe de Estado a proponerle a sus ciudadanos un camino que nos aleje de la incertidumbre. Hasta ahora sólo tenemos actos de "campaña" política.

Por favor, Presidente, no gaste toda su energía tanto dinero en promover y firmar tantos ejemplares de una propuesta constitucional que nos divide, le sugiero concentrarse en responder las preguntas que millones de chilenos nos hacemos hoy ante un Apruebo incierto, dividido y lleno de riesgos. Si no lo hace, y yo creo que usted en el fondo lo sabe, una eventual victoria del Apruebo (desmentida hoy por todos los sondeos) puede convertírsele en una victoria pírrica. Y una derrota para los millones de chilenos que queremos para nuestro país paz, unidad y futuro.

Agradeciéndole su atención y tiempo,

Lo saludo desde mi jardín.

Cristián Warnken es el anfitrión de Desde El Jardín, de Radio PAUTA, de lunes a viernes a partir de las 20:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, revívalo en Spotify, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl y por el canal PAUTA TV en YouTube. 

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Cartas de Cristián Warnken

Carta a una orquesta de jóvenes y niños

"Y el alma de Chile también tiene música y poesía: “puro Chile es tu cielo azulado/puras brisas te cruzan también”. La pureza de esos cielos del norte, de esas brisas y vientos del sur la han cantado los poetas, Neruda, Mistral, y tantos otros", señala Cristián Warnken en su carta de hoy.

Cartas de Cristián Warnken

Carta de Cristián Warnken: Querido e “imperfecto” amigo

"Ellos creen, en una parte de sí mismos, y lo han creído desde hace tiempo, que son superiormente moralmente a tu generación y confían en su propia pureza con una convicción que estremece" dice Cristián Warnken en esta carta.

<p>Carta a los queridos amigos del café secreto</p>
tipo de contenido
Cartas de Cristián Warnken

Carta a los queridos amigos del café secreto

"Mientras los otros se destruyan en odiosos foros televisivos unos a otros, nosotros démosle la lección a los fanáticos e intolerantes de que es posible convivir y ser amigos más allá de las diferencias", dice Cristián Warnken.

<p>Dos araucarias en el horizonte.</p>
tipo de contenido
Cartas de Cristián Warnken

Carta a Soledad en La Araucanía

"El Gobierno parece un gobierno de adolescentes llenos de discursos buenistas, sin sentido de la realidad, dispuestos a conversar con los mismos que ahora te están expulsando de tu campo por medio del terror", escribe Cristián Warnken.