Ciencia y Tecnología

La historia del observatorio pionero en el San Cristóbal

El libro escrito por la historiadora Bárbara Silva cuenta los detalles de este observatorio que sentó las bases del desarrollo científico y astronómico de Chile.

Por Francisca Rivera P.

Martes 6 de agosto de 2019

A+ A-

Una aventura científica que permite entender cómo se hacía ciencia a comienzos del siglo pasado. Así describe Bárbara Silva el libro Estrellas desde el San Cristóbal, texto de investigación que narra la historia del observatorio Manuel Foster, asentado en el emblemático cerro de la capital y que de alguna manera sentó las bases del desarrollo astronómico del país.

Portada del libro Estrellas desde el San Cristóbal

El observatorio, hoy propiedad de la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue operado en un inicio por la Universidad de California. En 1903, la entidad norteamericana que buscaba replicar el Lick Observatory, con el objetivo de indagar los astros que no podían observar desde California.

Revise la entrevista completa con Bárbara Silva:

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Ciencia y Tecnología

Descontaminación: la necesidad de hacer accesible las energías limpias

El experto en contaminación atmosférica, Raúl Morales, explica que para producir cambios en el corto plazo es necesario generar políticas que reduzcan el costo de las energías limpias.

Ciencia y Tecnología

"El Maestro: Humberto Maturana"

El director Iván Tziboulka habla sobre el documental que rememora la vida y obra del destacado científico chileno.

Ciencia y Tecnología

Ciudades europeas se convierten en un callejón sin salida para los autos diésel

Unas 24 ciudades prohibirán tales vehículos en determinados lugares o incluso en la ciudad completa, con el fin de cumplir con los límites de emisiones.

Ciencia y Tecnología

Las dos caras de la inversión en biotecnología

Existen riesgos y los plazos son largos, pero está también la posibilidad de generar un cambio y lograr una renta superlativa. Cristián Hernández se arriesgó, y hoy es el chileno más joven en invertir con éxito en biotecnología.