Ciencia y Tecnología

Las cuarentenas y las menores emisiones de CO₂ no frenarán el cambio climático

Si bien los flujos de dióxido de carbono se han reducido, sus niveles de concentración en la atmósfera no bajarán tan fácilmente.

Por Eric Roston

Miércoles 15 de abril de 2020

A+ A-

Es un momento difícil para descifrar qué significa el cierre económico en curso para el calentamiento global. Los niveles de dióxido de carbono siempre disminuyen durante la primavera y el verano en el hemisferio norte, ya que las plantas hambrientas absorben el gas de efecto invernadero primario. Este efecto estacional se produce mientras los confinamientos por la pandemia impiden que miles de millones de personas conduzcan y trabajen, lo que reduce el uso de combustibles fósiles y las emisiones de dióxido de carbono.

"Si continuamos así durante meses, en lugar de semanas, veremos una caída en las emisiones de carbono que no hemos visto en mi vida", asegura Rob Jackson, profesor de la Universidad de Stanford y presidente de Global Carbon Project. "Y probablemente desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Ahí es a donde nos dirigimos".

Pero incluso una disminución sostenida de nuevas emisiones este año, en un escenario en el que el colapso económico en curso es más grave que la recesión de 2008, tendría poco impacto en el nivel de CO₂ en la atmósfera. De hecho, los niveles de CO₂ seguramente continuarán aumentando.

Los rastreadores principales de concentraciones de CO₂ atmosférico muestran un giro constante y mecánico del ciclo de carbono de la Tierra. El número aumenta con el tiempo, pero cae ligeramente bajo la influencia estacional. Los científicos miden la concentración de CO₂ de la atmósfera en partes por millón, o ppm. En este momento, el CO₂ constituye aproximadamente 415 ppm de la atmósfera. Eso es más que las 280 ppm en el siglo XVIII, antes de la industrialización. Cuanto más alto es el recuento de CO₂, más peligroso se vuelve el cambio climático.

Nacional

La serie de compromisos que el empresariado asumió contra el cambio climático

Durante meses, decenas de empresas y actores privados estuvieron trabajando en objetivos medioambientales. Ocho mesas coordinarán el trabajo.

Estas lecturas de concentración de CO₂ –lo que permanece en la atmósfera a largo plazo– son diferentes de las emisiones de CO₂, o la cantidad de gas que sale de centrales eléctricas, vehículos y otras fuentes de contaminación. Lo que sabemos sobre el impacto de la pandemia en las emisiones globales es incompleto, con estimaciones aproximadas de algunos de los primeros países afectados. No mucho después de que China comenzara a cerrar la actividad económica debido a la COVID-19, los analistas comenzaron a estimar cuánta contaminación climática se evitaría debido a las cuarentenas. La conclusión hasta ahora: alrededor del 25%, y solo temporalmente.

El colapso de las emisiones se ha movido por todo el mundo con el nuevo coronavirus. En las últimas dos semanas, los analistas de BloombergNEF descubrieron que la demanda de electricidad es un 17% inferior a lo normal en el Reino Unido, un 23% más baja en Italia y un 15% menos en la ciudad de Nueva York. La contaminación del aire en el Noreste de EE.UU. cayó 30% en marzo. La Agencia de Información de Energía de EE.UU. pronostica que las emisiones de automóviles, plantas de energía y otras fuentes pueden ser un sorprendente 7.5% este año a causa de las personas refugiadas en sus hogares.

Estas vistas instantáneas de sectores individuales dentro de países individuales no pueden sumarse, por el momento, a una declaración global sobre la cantidad de emisiones de CO₂ de 2020 que terminarán perdurando en la atmósfera. Ver los niveles de CO₂ subir y bajar, con el impacto de la pandemia solapando la variación estacional normal, solo explica parte de esta incertidumbre.

Ciencia y Tecnología

¿Queremos evitar las pandemias? Partamos por cuidar los ecosistemas

A partir de 1940, casi la mitad de las nuevas enfermedades que saltaron de los animales a los humanos vienen de cambios en el uso del suelo o de la agricultura.

La mayoría de CO₂ emitido por las personas cada año no se queda en la atmósfera. Solo el 45% permanece en el aire, aproximadamente el 30% va a los ecosistemas terrestres y otro 25% se hunde en los océanos. Todavía hay aleatoriedad en la cantidad de emisiones anuales que terminan en la atmósfera, lo que depende no solo de la contaminación, sino de qué tan bien o mal las está absorbiendo el resto del planeta. Los científicos están cada vez más preocupados de que los bosques tropicales estén perdiendo su capacidad de absorber tanto CO₂ como lo han hecho en el pasado.

La ayuda rutinaria de la tierra y el mar hace que sea muy difícil saber cómo terminará el año en emisiones, incluso cuando los primeros tres meses parecen tener una contaminación más baja de lo normal. Solo una caída sostenida durante un año en las emisiones globales de aproximadamente 10% se notaría claramente en las concentraciones de CO₂, según Ralph Keeling, un geoquímico de Scripps Institution of Oceanography. Incluso los cataclismos económicos anteriores, como la crisis financiera de 2008 y el colapso de la Unión Soviética, no han aparecido en las lecturas de CO₂ tomadas en Mauna Loa de Hawái, que comenzó a llevar registros en 1958.

El recuento de CO₂ ha aumentado en un promedio de casi 2,5 ppm por año desde 2010. Incluso un recorte significativo en las emisiones a partir de 2020 no haría mucho para acabar con esta dinámica. Pierre Friedlingstein, de la Universidad de Exeter, estima que una caída de 10% en las emisiones anuales todavía se traduciría en un aumento de 2 ppm en el recuento de CO₂.

Keeling compara la contaminación climática con el agua que fluye hacia una bañera. Si comienza a fluir menos agua, es más fácil notarlo por la disminución de la fuerza en el grifo que por el aumento más lento en la bañera. Con el CO₂, es más fácil notar la caída de emisiones de fábricas, ciudades o incluso países enteros que detectar una disminución en la atmósfera.

Internacional

Especial coronavirus en PAUTA

Todas las noticias sobre el Covid-19, recomendaciones, mitos y su impacto a nivel nacional y mundial. Revisa este especial de PAUTA.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
tipo de contenido
Ciencia y Tecnología

Enfrentar el Covid-19 desde la migración

Si la inmigración es desafiante, imagine si a esto le suma una pandemia. En PAUTA conversamos con la epidemióloga y enfermera Báltica Cabieses sobre la situación que actualmente viven los inmigrantes en Chile.

tipo de contenido
tipo de contenido
Ciencia y Tecnología

Las cifras indispensables de la expansión del coronavirus

El brote en Chile comenzó el 3 de marzo. El virus corre con rapidez. Revise aquí diariamente la situación general de casos.

tipo de contenido
Ciencia y Tecnología

Mayo de 2020 ha sido el más caluroso registrado a nivel mundial

De acuerdo al Servicio de Cambio Climático Copernicus, las temperaturas globales fueron 0,63 grados Celsius más altas que la media.

tipo de contenido
Ciencia y Tecnología

Estudio relaciona la cercanía a pozos petroleros con bajo peso al nacer

La investigación muestra que las mujeres embarazadas que vivían a menos de un km. de pozos tenían un 40% más de probabilidades de tener bebés con bajo peso.