Economía

Un efecto pandémico: la mutación de los bancos centrales

Las entidades monetarias ahora combaten la desigualdad, el cambio climático y dejan cada vez menos espacio para el retorno a un pasado "más simple".

Bloomberg

Por Enda Curran y Richard Miller

Martes 29 de septiembre de 2020

A+ A-

Cuando el delantero del Tottenham Hotspur, Son Heung-Min, puso el balón en el fondo de la red a principios del segundo tiempo contra el Crystal Palace en abril del año pasado, grabó su nombre en la historia como el primer jugador en anotar en la reluciente casa nueva de su club de fútbol, con 62.000 asientos en el norte de Londres. Menos de un año después de la victoria triunfal de su equipo por 2-0 ese día, el estadio de 1.000 millones de libras (US$ 1.300 millones) quedó inquietantemente vacío, cuando un confinamiento por el coronavirus detuvo los deportes y gran parte de la vida normal en todo el Reino Unido.

Luego vino otro hito. En junio, el Spurs se convirtió en el primer club de la Premier League inglesa en calificar para el apoyo del Banco de Inglaterra. Tomó una línea de crédito comercial de 175 millones de libras para ayudar a amortiguar la pérdida estimada de más de 200 millones de libras en ingresos por partidos cancelados y otros eventos entre entonces y junio de 2021.

Si el apoyo del BOE a los Spurs suena improbable, no debería. El banco central no fue el único que organizó operaciones de rescate extraordinarias en respuesta a la pandemia. En circunstancias menos excepcionales, ese dinero se utilizaría para rescatar a bancos u otros prestamistas, a fin de evitar el contagio financiero. Cuando el Covid-19 golpeó las economías este año, eso cambió.

Por primera vez en su historia, la Reserva Federal de EE.UU. compró una amplia variedad de deuda corporativa emitida por prestatarios de primera línea como Apple Inc., así como bonos basura de empresas más riesgosas. El Banco de Japón, la placa de Petri para la banca central después de más de dos décadas de estímulo extraordinario, lanzó un paquete de apoyo crediticio de US$ 940.000 millones para empresas.

Amortiguar el impacto del Covid

Esos movimientos son solo algunos ejemplos de cómo los bancos centrales están profundizando cada vez más en sus cajas de herramientas monetarias para amortiguar el impacto inducido por el Covid-19 en la economía global. La pandemia dejó de lado la idea de que los bancos ya estaban en plena expansión. En cambio, ha acelerado la transformación de los mandarines monetarios centrados en la inflación en guardianes que combaten la desigualdad, el cambio climático y más, dejando cada vez menos margen para regresar a una existencia más simple.

Es una espiral de políticas que comenzó después de la crisis financiera de 2008 y ha empujado a los bancos centrales a un territorio políticamente traicionero. "Cuantas más tareas le asigne a los bancos centrales, más se enfrentarán a las compensaciones asociadas con las opciones políticas", dice Stephen King, asesor económico sénior de HSBC Holdings Plc. "En los viejos tiempos, la política monetaria era en gran medida una historia sobre la estabilidad de precios. Una herramienta: tasas de interés. Un objetivo: estabilidad de precios. Fácil!".

Cerca de US$ 20 billones en apoyo

A medida que el virus se propagaba, los bancos centrales desde Washington hasta Wellington inundaron los mercados financieros con liquidez. Respaldaron a las empresas. Ayudaron a financiar un estímulo gubernamental masivo. El bombardeo incluyó 164 recortes de tasas de interés en 147 días, según un recuento de Bank of America Corp.; en total, los bancos inyectaron US$ 8,5 billones en apoyo monetario y los gobiernos US$ 11,4 billones adicionales en estímulo fiscal: casi US$ 20 billones en total.

Lo que hizo que el rescate fuera aún más notable fue esto: antes de que estallara la pandemia, una preocupación apremiante en reuniones como las de Davos, Suiza y Jackson Hole, Wyoming, era que los bancos centrales no estaban en condiciones de luchar contra una crisis dado que las tasas de interés ya eran tan bajas. No todo el mundo estaba convencido de que volvería a funcionar verter más liquidez barata en los mercados financieros, dado que una década de dinero fácil no había sido suficiente para evitar la amenaza del estancamiento secular.

Pero a las pocas semanas de las intervenciones de los bancos centrales este año, los mercados globales comenzaron a recuperarse, y en agosto las acciones de todo el mundo habían alcanzado niveles récord, impulsadas en gran parte por el dinero ultrafácil. "El historial mundial y las respuestas a la pandemia actual muestran que los bancos centrales tienen capacidades muy amplias para moldear las condiciones financieras", dice Philip Lane, miembro de la junta ejecutiva del Banco Central Europeo que, como economista jefe del BCE, elabora políticas que incluyen su programa de compra de bonos pandémicos de 1,4 billones de euros (US$ 1,65 billones).

Lo que está menos claro es si la economía real recibirá el mismo impulso. Es por eso que la jefa de Lane, la presidente del BCE Christine Lagarde, advirtió a los gobiernos europeos que si no se inyectan estímulos fiscales, se corre el riesgo de una calamidad económica.

Economía

El BCE hará lo necesario para ayudar a la recuperación económica

Los rebrotes amenazan con nuevas restricciones, lo que pone en riesgo el progreso logrado desde que las cuarentenas de inicios de año causaron la recesión.

Del mismo modo, el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha hablado de los límites de las capacidades del banco central de Estados Unidos y ha destacado que puede prestar dinero pero no gastarlo. Antes de la pandemia, Powell estaba justamente orgulloso del trabajo que había hecho el banco en la gestión de la economía. Al llevar la tasa de desempleo a un mínimo de medio siglo de 3,5%, la Fed permitía que los beneficios de la expansión económica récord de Estados Unidos llegaran a muchos estadounidenses que históricamente se habían quedado atrás. El desempleo de negros y latinos cayó a los niveles más bajos registrados. Los estadounidenses con discapacidades o antecedentes penitenciarios, excluidos durante mucho tiempo del mercado laboral, estaban encontrando trabajo.

‘El mundo se puso patas arriba’

Luego, "el mundo se puso patas arriba", como dijo Amanda Cage, una experta en desarrollo de la fuerza laboral, a Powell en un evento de divulgación pública de Fed Listens en mayo. El desempleo se estaba disparando a niveles no vistos desde la Gran Depresión. Las minorías y las trabajadoras mal pagadas estaban siendo particularmente afectadas, un desarrollo que Powell calificó de "desgarrador".

Cage, presidente y directora ejecutiva del Fondo Nacional de Soluciones para la Fuerza Laboral, con sede en Washington, dice que teme que muchos de los millones de empleos perdidos en los sectores de la hostelería y la atención médica durante la crisis no regresen, puestos de trabajo retenidos de manera desproporcionada por trabajadores de color. También dice que ve otro "tsunami" de pérdida de empleos en los gobiernos estatales y locales, un sector donde, nuevamente, los trabajadores negros están sobrerrepresentados. "La crisis ha arrojado luz sobre las disparidades que existían antes, pero la mayoría de la gente no las veía", dice Cage.

Internacional

Desempleo de afroamericanos en EE. UU. alcanzó nivel más alto en 10 años

La proporción de 16,8% para los estadounidenses negros superó la de los blancos, que bajó al 12,4% el mes pasado.

Patrick "Duke" Dujakovich, un exbombero y ahora presidente de la AFL-CIO de Kansas City, también participó en el evento Fed Listens en mayo. Como miembro de la junta del Banco de la Reserva Federal de Kansas City, elogia al banco central por su respuesta a la crisis del Covid-19. Pero tiene un mensaje de los trabajadores. "Hablamos de estabilidad de precios y estabilidad en todos los mercados financieros, pero nunca hablamos de estabilidad del empleo", dice. "Quizás ese debería ser uno de los enfoques".

Los economistas Jared Bernstein, asesor de Joe Biden, y Janelle Jones, directora general de políticas e investigación de Groundwork Collective, han pedido a la Fed que apunte a la tasa de desempleo de los negros cuando tome decisiones políticas, para reducir la brecha de desempleo con los blancos. En febrero, el peak del último ciclo de expansión, la tasa de desempleo de los negros fue más de 2,5 puntos porcentuales más alta que la de los estadounidenses blancos. Aaron Klein, miembro de Brookings Institution, dice que la reacción a la pandemia ha sido desquiciada. "La enfermedad del Covid afecta a las familias estadounidenses, en particular a las comunidades de color", dice. "Nuestra respuesta ha sido salvar los mercados, especialmente a los inversores ricos y de alto nivel".

Brecha entre ricos y pobres

En un seminario web de Princeton a finales de mayo, Powell negó con vehemencia que las políticas de la Fed estén ampliando la brecha de ingresos entre ricos y pobres; dijo que su objetivo es restaurar los mercados laborales estelares que existían antes del Covid-19. Para hacer más por la economía real, Powell y sus colegas políticos crearon el Programa de Préstamos Main Street a principios de este año. Garantiza el pago del 95% del valor de los préstamos concedidos por los bancos a las pequeñas y medianas empresas elegibles. El Tesoro usó dinero asignado por el Congreso para proporcionar US$ 75.000 millones a la Fed, con el fin de cubrir las pérdidas potenciales resultantes de los incumplimientos en el programa de US$ 600.000 millones.

Economía

La incertidumbre: cómo fue el mensaje del presidente de la Fed

"El camino a seguir dependerá de mantener el virus bajo control y de las medidas políticas tomadas en todos los niveles de gobierno" declaró Jerome Powell.

A pesar de su ambición, el programa Main Street ha tardado en despegar, en parte debido a la renuencia del Tesoro a hacerlo demasiado generoso. Había atraído solo a ocho prestatarios hasta el 27 de julio, según un informe publicado por el banco central. El mayor receptor identificado fue un casino en Mount Pocono, Pensilvania, que recibió US$ 50 millones, la cantidad máxima permitida bajo la línea de crédito prioritaria del programa.

En otro esfuerzo aparente para combatir las acusaciones de que sus políticas favorecen a los ricos, la Fed a fines de agosto dio a conocer una estrategia de política monetaria a largo plazo destinada a lograr un objetivo de empleo máximo que sea "de base amplia e inclusiva". También adoptó una postura más relajada hacia la inflación, diciendo que agradecería aumentos de precios moderados y temporales por encima de su objetivo promedio del 2%. El resultado de los cambios sutiles pero significativos en el marco operativo de la Fed: es probable que las tasas de interés se mantengan bajas por más tiempo.

Camino a la Casa Blanca: el Covid y la economía

Camino a la Casa Blanca: el Covid y la economía

El éxito europeo

El BCE ha tenido más éxito que la Fed en la promoción de préstamos bancarios a empresas. Está utilizando un programa que lanzó hace seis años, cuando estaba lidiando con una zona euro mucho más dependiente de dicho financiamiento que EE.UU. En lugar de rebajar las tasas del mercado a corto plazo y esperar que fluyeran hacia los préstamos, le dio financiamiento a largo plazo muy barato a los bancos. La condición era que lo utilizaran para otorgar crédito a empresas y hogares, excluidas las hipotecas. Ese programa asciende ahora a unos 1,5 billones de euros, lo que equivale a más de una décima parte de la economía de la región.

Annelise Riles, profesora de derecho y antropología en Northwestern University, ha observado que los banqueros centrales, especialmente en el último año, parecen más conscientes de la necesidad de explicar sus acciones y responder a las preocupaciones del público en general. Eso se debe en parte a la última crisis, dice, pero también al mayor interés público, incluso a través de canales como las redes sociales.

Ha pasado más de 20 años estudiando bancos centrales, y se ha sentido atraída por el papel que jugó la política monetaria para calmar la crisis financiera asiática de finales de los noventa. "Hemos visto un cambio mucho más fundamental en la forma en que los banqueros centrales entienden su misión y su función. Hemos visto nuevas formas de pensar y hablar, y la llegada de nuevos valores", dice Riles, autora de Financial Citizenship: Experts, Publics & the Politics of Central Banking (Ciudadanía financiera: Expertos, público y la política de la banca central).

Internacional

La Fed dejó las tasas de interés cerca de cero y las mantendría así hasta 2023

El Comité Federal de Mercado Abierto "espera mantener una postura acomodaticia de la política monetaria" hasta que logre una inflación promedio de 2%.

Como parte de su primera revisión estratégica desde 2003, el BCE, por ejemplo, planeó eventos similares a los de la Fed de este año, pero la pandemia obligó a Lagarde a retrasar el ejercicio. Ha dicho que quiere que el banco central piense más en temas populares como el cambio climático.

En ningún lugar es más visible la dependencia de los bancos centrales que en los mercados financieros. Los mayores bancos centrales, excluido el Banco Popular de China, ahora poseen activos por valor de casi una cuarta parte de la capitalización bursátil mundial, aproximadamente cuatro veces el nivel anterior a 2008.

Esas tenencias solo van a crecer, según un análisis de JPMorgan Chase & Co. en agosto, que estimó que desde febrero los bancos centrales de EE.UU., el Reino Unido, la zona euro y Japón expandieron sus balances en casi US$ 5,7 billones. Según JPMorgan, nuevas compras de activos y políticas de flexibilización crediticia deberían aumentar los balances de estos bancos de US$ 21,5 billones, o el 57% de su producto interno bruto, a casi US$ 27 billones, el 67% del PIB, para fines de 2021.

Stephen Diggle conoce de primera mano cómo los cambios de paradigma en la banca central trastornan los mercados y los modelos comerciales. Pasó casi una década dirigiendo lo que eventualmente se convirtió en uno de los fondos de cobertura más grandes de Asia, Artradis Fund Management, ganando US$ 2.700 millones en apuestas de volatilidad durante la crisis financiera, a medida que los mercados se desvanecían. Para 2010 esa estrategia estaba muerta: los principales bancos centrales habían recortado las tasas de interés, adoptado la flexibilización cuantitativa e inundado los mercados de liquidez, reduciendo la volatilidad en el proceso.

Entonces, Diggle liquidó Artradis y en 2011 estableció una oficina familiar, Vulpes Investment Management Pte, para administrar su propio patrimonio y trabajar con otras oficinas familiares. Durante una generación, la gente rica como Diggle podría invertir en bonos del Tesoro de Estados Unidos y otros bonos para generar rendimientos estables y seguros, y luego potenciar la cartera con activos más riesgosos como acciones o propiedades. Pero desde la crisis financiera, los bonos han ofrecido ingresos escasos porque los bancos centrales anclaron los rendimientos, lo que obligó a fondos como el de Diggle a buscar nuevos rincones del panorama de inversiones.

Internacional

Las brechas raciales en EE. UU. imponen un nuevo desafío a la FED

Por décadas, los formuladores de política de la Reserva Federal han definido su objetivo de pleno empleo sin tener en cuenta diferencias entre estadounidenses blancos y las minorías.

Vulpes, por ejemplo, invirtió en la granja de aguacates más grande de Nueva Zelanda, donde una cosecha exitosa puede cubrir los costos y devolver un dividendo para los inversores, generando ingresos que los bonos en estos días simplemente no pueden replicar. "Muchas de las cosas que hemos estado analizando han sido para tratar de resolver este problema de los bonos", dice Diggle, un graduado de la Universidad de Oxford que trabajó en Lehman Brothers antes de cofundar Artradis. "Entonces, por ejemplo, ahora somos agricultores".

El giro agrario de Diggle es solo otro ejemplo de cómo la continua japonificación de las economías y los mercados financieros; un mundo de bajo crecimiento y baja inflación y, por extensión, bajas tasas y baja volatilidad, está afectando a los inversores. "Nunca hubiera pensado, cuando establecí mi fondo de cobertura por primera vez en 2002, que nuestra reunión matutina pasaría los primeros 15 minutos de cada día hablando sobre lo que están haciendo los bancos centrales", dice. "Eso solía ser algo en lo que estos nerds en la esquina de los mercados de repos pasaban todo el tiempo pensando".

Bola de nieve

El poder de bola de nieve de los bancos centrales es una fuente de gran frustración para inversores como Diggle. "En cierto nivel, los mercados ya no tienen sentido", dice. "Estás jugando al póquer contra el hombre que puede hacer sus propias fichas. Es una muy mala idea".

Los libros de texto de economía nos dicen que el dinero barato que sale a borbotones de los bancos centrales debería hacer que la gente vuelva a gastar y que las empresas contraten, lo que aumenta los precios y los salarios y hace que las tasas de interés suban. Eso permitiría a los bancos centrales frenar su intervención, detener su estímulo y tal vez incluso deshacerlo una vez que la recuperación sea lo suficientemente fuerte. Pero la historia económica reciente cuenta una historia diferente.

Camino a la Casa Blanca: América Latina

Camino a la Casa Blanca: América Latina

Después de más de dos décadas de compra de deuda pública, el Banco de Japón ahora tiene un balance más grande que la economía del país y, sin embargo, la inflación está alrededor de cero. La Fed y el BCE aún no han llegado tan lejos. Esto sugiere que si sus economías siguen una trayectoria japonesa, podrían pasar muchos años, incluso décadas, antes de que tuvieran que imponer límites a sus programas de flexibilización cuantitativa.

Pero, ¿alguien espera que el poder de los bancos centrales vuelva a los días anteriores a 2008? Las demandas sobre ellos están creciendo y evolucionando de maneras que los desafían a hacer más, no menos: resolver la crisis financiera, abordar el cambio climático, evitar el colapso económico provocado por la pandemia, restaurar la inflación, combatir los las desigualdades de ingresos y racial.

Independencia de los gobiernos

A medida que los bancos centrales desempeñan funciones que alguna vez residieron en los gobiernos, su independencia de los políticos se pone en duda. La coordinación en tiempos de crisis es vital, pero la preocupación en el caso de los bancos centrales, que históricamente han establecido la política monetaria al margen del gobierno, es que será difícil luchar por recuperar esa independencia cuando (y si) la marea de las crisis amaine.

Economía

El Banco Central ejerce su estímulo monetario con unanimidad

La entidad presidida por Mario Marcel mantuvo la Tasa de Política Monetaria en su mínimo técnico de 0,5%

Un escenario esperanzador es que si el impacto de la pandemia se desvanece y las economías comienzan a crecer nuevamente, puede haber una manera de que las autoridades monetarias se deshagan de al menos algunas medidas. Los banqueros centrales generalmente insisten en que pueden hacer eso, pero podría ser un proceso largo y accidentado si los políticos continúan apoyándose en los bancos para profundizar más.

En el proceso, dice Teresa Kong, administradora de carteras de Matthews Asia en San Francisco, es posible que el mundo se esté enganchando. El apoyo del banco central, dice, es "como una droga: cuanto más tome, mayor será su tolerancia y más profunda será su adicción. Se necesitará mucho para sacarnos de esto".

A+ A-

Relacionados

tipo de contenido
Economía

Ni los propios argentinos quieren pesos argentinos

Las personas buscan dólares. "Los clientes ya no preguntan los precios. No comparan, simplemente compran", dice un operador. Hay temores de una gran devaluación.

tipo de contenido
tipo de contenido
Economía

Mercer advierte que la crisis del coronavirus tendrá efectos de largo plazo en las pensiones

El sistema de AFP local bajó tres puestos en el ranking global que realiza la empresa. Más allá de esta caída, desde la entidad estiman que el mundo del trabajo ha cambiado y será cada vez más desafiante incentivar la cotización de trabajadores jóvenes.

tipo de contenido
Economía

La UE emite bonos sociales y son todo un récord

La primera oferta habría recibido órdenes de compra por más de 233.000 millones de euros (US$ 275.000 millones).

tipo de contenido
Economía

La incertidumbre del Plebiscito se refleja en la renta fija

Si bien el referendo será solo un hito inicial en un proceso extenso, su resultado sería útil para despejar algo las dudas de los inversionistas.