Economía

Ricardo Escobar sobre la Reforma Tributaria: "Dejen un ratito la ideología de lado"

El exdirector de Impuestos Internos apoya la dirección de la propuesta de Piñera, pero cree que hay espacio para simplificar. Cuestiona el rol de la Corte Suprema y ve un serio problema con los impuestos digitales.

Por Eduardo Olivares C.

Domingo 28 de octubre de 2018

A+ A-

Es una voz autorizada. No solo porque dirigió el Servicio de Impuestos Internos (SII) entre 2006 y 2010 (durante la primera gestión presidencial de Michelle Bachelet), sino porque antes, durante y después ha sido uno de los abogados tributaristas más requeridos de la plaza. Además, fue asesor de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) durante la discusión de la reforma tributaria del segundo gobierno de Bachelet. Fue (y es) un crítico severo de esa reforma.

También ha tenido una participación política activa en el Partido Ciudadanos somos Todos. Renunció a esa colectividad tras la crisis de las recientes elecciones electrónicas, aunque como comenta en el siguiente tuit, piensa que el partido está políticamente "muerto" y que su líder, Andrés Velasco, "perdió el rumbo".

Desde que el Gobierno de Sebastián Piñera anunció el proyecto que reforma el sistema tributario, Ricardo Escobar ha trazado números y llegado a conclusiones. Tiene una copia de la iniciativa con infinidad de anotaciones. En esta Entrevista en Pauta, el socio del estudio jurídico Bofill, Escobar y Silva plantea que la modernización propuesta por el Ejecutivo va en la dirección correcta, pero tiene objetivos que no cumple del todo, como la simplificación tributaria, u otros cuyo diseño no parece bien balanceado, como el fortalecimiento del contribuyente frente al SII.

Asimismo, cuestiona que sea la Corte Suprema la que en determinadas ocasiones termine sancionando materias tributarias, y sospecha de los motivos por los cuales el Gobierno no incluyó su propuesta de impuestos digitales en la Ley de la Renta.

El diseño legal de los impuestos digitales: es una solución "un poquito ingenua"

En la mayoría de las reformas legislativas que se discuten en el Congreso, se trata de proyectos que modifican leyes ya existentes. Así, por ejemplo, buena parte de la discusión de modernización tributaria propuesta por el Ejecutivo propone cambios a la Ley de la Renta, donde se están detallados los impuestos directos que pagan personas y empresas.

Sin embargo, en este caso el Gobierno propone una tasa de 10% en los denominados impuestos digitales, que se cobrarán a plataformas cuyo contenido se realice por streaming, como Netflix, o bien provea servicios a distancia de arriendo, como Airbnb o Booking. Mediante estos gravámenes, Hacienda prevé recaudar sobre US$ 250 millones anuales en régimen.

Economía

Cómo se pagarán los impuestos por usar Netflix y Spotify

¿Quién va a pagar con la nueva propuesta de impuestos a servicios digitales: el usuario o la plataforma? Desde Hacienda aclaran que este no es un gravamen a las personas, sino que al distribuidor de películas o música.

Para Ricardo Escobar, existe un problema evidente en el diseño de la iniciativa, dado que el nuevo tributo no queda incorporado en la Ley de la Renta pese a que quien debe pagar el gravamen es la empresa proveedora del servicio.

"Lo que hacen acá es 'mire, el que paga, que normalmente son sistemas electrónicos (banco, MasterCard, Visa), ellos retienen por las cuentas de todas las personas y le pagan el impuesto por Spotify a Suecia. El problema es que con Suecia tenemos un tratado de doble tributación", afirma. "A mí me suena que es una renta empresarial que se llama Spotify que hace toda su actividad en Suecia y si le está dando un servicio desde Chile, no veo por qué tiene que pagar impuesto".

Negocios

Los desafíos globales que traerán los nuevos impuestos a los servicios digitales

La discusión por la modernización tributaria ya se reactivó y con ello se acerca el inicio de los gravámenes especiales para los bienes de la nueva economía. El proyecto abre interrogantes que todavía no han sido resueltas.

Escobar dice que las autoridades suecas, en este caso, perfectamente podrían reclamar que no corresponde que la autoridad tributaria chilena cobre un impuesto de una firma establecida en Suecia. El abogado no tiene otra explicación plausible de por qué Hacienda buscó dejar este impuesto en este articulado en vez de alojarlo donde debería, que es en la Ley de la Renta. "Si es así, [la razón] la veo un poquito ingenua, un poquito näive".

FUT sobreviviente y un sistema engorroso

"En términos relativos, cuando uno compara este proyecto versus el anterior, es bastante más simple si esto se aprueba. Creo que todavía se puede hacer más, pero sin duda en el año 2014 y 2015 terminamos en Chile con un régimen extremadamente complejo, con un requerimiento de dedicación y de estudio muy alto para la gestión del tema tributario tanto para asesores externos como para gente dentro de las empresas de una complejidad bastante superior. Innecesariamente complejo para mi gusto", aprecia el exdirector del SII respecto de cuánto simplifica la iniciativa del Gobierno el esquema tributario dejado por el gobierno anterior.

Recuerda que uno de los principales objetivos de la reforma anterior era terminar con el FUT, pero en "realidad no terminaron con el FUT".

"El FUT es un sistema en el cual el impuesto de la empresa se rebaja del impuesto que tienen que pagar los dueños al final, en un 100%", explica Escobar. La reforma de Bachelet mantuvo el crédito al final, pero en vez de ser un 100%, quedó en 65%. "El sistema en el fondo es lo mismo, pero con un poco menos de crédito. Pero para controlarlos se inventó un sistema extremadamente complejo que no creo que agregue mayor seguridad, recaudación o menor evasión por su complejidad, simplemente lo hizo más difícil para lograr algo relativamente parecido", cuestiona el abogado.

El problema, como dice a continuación, es que la propuesta de Piñera "mantiene un sistema muy extraño de control de patrimonios que es innecesario, que obliga a generar una contabilidad separada solo para efectos tributarios. En esa parte se simplifica, porque eliminaron varios de los registros, pero podría haber sido más".

"Dejen un ratito la ideología de lado, hagan los números"

De los cálculos obtenidos sobre la recaudación de la reforma en vigencia, la mayor parte la estarían pagando las personas que ganan menos. "Se suponía que el sistema semiintegrado iba a ser para los ricos. Pero resulta que al final hay 150 mil empresas pequeñas que terminaron dentro del sistema. Se están pagando alrededor de US$ 800 millones dy de esos, US$ 600 millones lo están pagando un grupo de gente que no se quería", critica Ricardo Escobar.

"El diseño quedó malo: se apuraron, hicieron una negociación política, ignoraron los elementos técnicos", agrega. Por ello, conmina a los políticos de todos los sectores a que "dejen un ratito la ideología de lado, hagan los números y hagan un buen diseño".

"La renta presunta cada vez se justifica menos"

Uno de los regímenes de tributación que la reforma no modifica es el de la renta presunta. Se trata de un mecanismo especial que permite a empresas menores del sector agrícola, de transportes y minero calcular sus gravámenes sobre parámetros diferenciados del resto de los sectores económicos.

Economía

Renta presunta: el régimen especial que la modernización tributaria no toca

En Chile 110 mil empresas no tributan sobre lo que ganan, sino que utilizan un sistema legal excepcional que, según estudios académicos, se ha prestado para la elusión. Hacienda cree que este riesgo está acotado.

"La renta presunta cada vez se justifica menos. Es muy poca la empresa que no está en condiciones de enfrentar una tributación simplificada como la que ha habido en el artículo 14 ter o parecido. Yo creo que la renta presunta era de una época previa. Probablemente solo se sigue explicando por el lobby de las empresas agrícolas", sostiene Ricardo Escobar.

El SII frente al contribuyente

Entre los aspectos de diversos tributaristas detectaron respecto de la propuesta del Gobierno es que limita las facultades del Servicio de Impuestos Internos. El tono del mensaje es tan evidente que casi un tercio se destina a justificar ese giro. Uno de los objetivos expresados en ese mensaje es evitar que se den las condiciones que transforman “a quienes deben fiscalizar la aplicación de la ley en verdaderos legisladores particulares”.

Economía

La reforma tributaria restringe facultades del Servicio de Impuestos Internos

La iniciativa considera un conjunto exhaustivo de normas referidas a las actuaciones del organismo e incluye críticas a algunas de sus decisiones recientes. Esto a una semana que el director del SII, Fernando Barraza, fuera confirmado en su cargo por los próximos tres años.

Para Ricardo Escobar, esta evidente restricción de las facultades del SII responde a una "reacción pendular" a otro momento en que el servicio tuvo mucho poder. El problema, señala, es que parece haber aquí un "sobrediseño". Emplea para ello una imagen literaria: hoy cada contribuyente es como una "hormiga" frente al SII que parece un elefante. Resulta clara la comparación. Sin embargo, ¿qué pasa cuando el mismo elefante se enfrenta a 1,2 millones de hormigas?

"Uno ve en este proyecto una serie de normas todas las cuales son individualmente que pueden tener sentido. Tiene sentido que las fiscalizaciones una vez que se inician [y] no se terminan, pongámosle un plazo. Tiene sentido que si uno pregunta no pase y pase el tiempo sin que no respondan. Tiene sentido aclarar la norma que se estableció hace unos años. Tiene sentido poner un defensor de los contribuyentes, pero cuando uno pone todas esas cosas juntas a la vez, la fuerza es muy grande", razona.

Ante ello, la figura del defensor del contribuyente, tal como aparece en la propuesta, no pareciera, a su juicio, responder al mejor modelo posible. Lo compara con la experiencia mexicana, donde la misma figura está incluida en la estructura orgánica de la autoridad tributaria. 

"La Corte Suprema lamentablemente en materia tributaria no entiende mucho"

Uno de los problemas con el sistema tributario chileno es que muchas decisiones terminan escalando hasta la Corte Suprema, opina Escobar. Y eso conlleva, agrega, una incerteza jurídica. 

"Muchas causas sin un sentido de fondo, concreto, correcto, en el sentido que siempre se entiende, han tenido bases en SII han sido llevada a tribunales, y la Corte Suprema, que lamentablemente en materia tributaria no entiende mucho, hay que decirlo, al final le encuentran razón. El resultado de eso es un nivel de incertidumbre muy grande", sostiene.

Añade: "Un profesor de derecho tributario, y yo lo he sido muchos años, y con mis colegas todos opinamos lo mismo en esta materia, decimos ‘¿cómo salió este fallo?’. La ley nunca se escribió con este sentido y sin embargo alguien en Impuestos Internos la propuso y hasta la Corte Suprema se resuelve. El efecto de eso es que las empresas miran a sus asesores y dicen ‘cuál es la ley en Chile’, y la respuesta es ‘no tengo idea’".

El poder de la boleta electrónica

Si bien la reintegración y otros mecanismos proinversión privada restarán recursos fiscales por sobre US$ 1.000 millones anuales, la reforma en su conjunto será fiscalmente positiva gracias a la menor evasión esperada y a la instauración de los impuestos digitales.

La principal fuente de recaudación tributaria de la reforma provendría de la menor evasión de micro y pequeñas empresas, con la creación de la boleta electrónica. Se trataría de un instrumento mediante el cual los comercios dejarían de entregar boletas en papel para pasar a un sistema digital, probablemente a través de una aplicación en los celulares o bien dispositivos como los que se utilizan para pagar con tarjeta.

Hacienda ha proyectado que la menor evasión proporcionará al fisco US$ 1.181 millones anuales cuando el sistema entre en régimen. Gracias a esta medida y a los impuestos digitales (US$ 250 millones anuales), entre otros de menor cuantía, el Gobierno prevé que su plan de modernización tributaria le generará al erario una mayor recaudación neta que calcula en unos US$ 428 millones anuales.

Economía

La boleta electrónica será la gran recaudadora de impuestos del proyecto de Hacienda

El ministro Felipe Larraín adelantó a PAUTA que esa boleta operará "en un plazo de algo más de un año".

La boleta electrónica, por lo tanto, es la gran herramienta recaudadora. Ricardo Escobar observa que sí es capaz de cumplir ese objetivo porque ayudará al SII en forma directa e indirecta en su tarea fiscalizadora. En forma directa, porque las empresas tendrán un control en línea de sus ventas. Y en forma indirecta, porque ahora la fiscalización tendrá un registro mucho más preciso de los montos tributables que le permitirán compararlos con empresas de similares características.

"El efecto indirecto está dado porque SII, a diferencia lo que ocurre hoy día, le va a ser fácil ver los compartimientos anómalos", comenta el abogado tributarista. "Si el sistema fuera electrónico, eso se detectaría inmediatamente, porque Impuestos Internos obtiene la información de la boleta, el número, el momento en que la hizo. Esa evasión, que es muy extendida, es un comportamiento muy frecuente, desaparece", dice.

Entrevista completa

Revise la entrevista completa, con las opiniones de Escobar sobre otras materias, como la reintegración y las facultades de fiscalización del SII, en el siguiente video:

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Economía

La renta fija chilena se juega entre las Fiestas Patrias y la Fed

Algunas tasas swap registraron su mayor alza semanal desde noviembre de 2016, impulsadas por los acercamientos entre China y Estados Unidos.

Economía

Un país, ocho incumplimientos: fiasco tras fiasco en Argentina

Los expertos pronostican que el incumplimiento será el inevitable resultado si la oposición se impone en octubre. Sería la novena vez que ocurre en ese país.

<p>Según la Casen 2017,  el 59,4% de las mujeres ocupadas trabaja entre 30 y 45 horas semanales. Crédito: Agencia Uno</p>
Economía

La mitad de los chilenos trabaja menos de 45 horas semanales

Según datos del INE, el 46% se desempeña menos horas que la jornada máxima legal. Los datos de la OCDE revelan que la jornada anual bajó 120 horas en los últimos ocho años.

Economía

La libra en su mejor semana desde mayo por un posible acuerdo del Brexit

La moneda lideraba los avances entre las divisas del G-10, luego de que The Times publicara una noticia que mostraba un camino para un Brexit con acuerdo.