Internacional

Inversionistas temen un giro inesperado en la saga de pensiones de Brasil

La reforma previsional se aprobaría a mediados de octubre, pero cualquier demora sería letal. La reforma tributaria y mejores datos de crecimiento podrían ayudar.

Bloomberg

Por Aline Oyamada y Marisa Castellani

Jueves 3 de octubre de 2019

A+ A-

A medida que Brasil llega al tramo final de una campaña de décadas para reformar su sobredimensionado sistema de seguridad social, todo lo que puede quedar para los inversionistas es motivo de decepción.

Se espera que la reforma de pensiones sea aprobada por el Senado en una votación final a mediados de octubre, pero a medida que se acerca la línea de meta, aumenta el riesgo de que los legisladores retrasen el proyecto de ley. La primera ronda de votación concluyó el miércoles y los senadores aprobaron la legislación por un total de 56 a 19.

"En este punto, hay muchos más inconvenientes que beneficios para los activos si existe algún tipo de retraso o si se reducen los ahorros", dijo Roberto Secemski, un economista brasileño de Barclays establecido en Nueva York.

El esfuerzo por reducir los beneficios para los jubilados ha estado marcado por innumerables contratiempos, demoras y feroces retrocesos, lo que ha hecho que los inversionistas estén cansados de celebrar por el momento. Ya llegaron algunas noticias no deseadas. En la primera votación plenaria del martes, los senadores aprobaron una enmienda que reducirá los ahorros estimados de la reforma en aproximadamente 70.000 millones de reales (US$ 16.900 millones) durante 10 años, a un total de 800.000 millones de reales. Las acciones cayeron al máximo en más de un mes el miércoles.

La revisión al sistema de pensiones ha sido un tema omnipresente entre los inversionistas de Brasil durante años, el cambio que casi todos los administradores de dinero citarían si se les pregunta qué es lo que más necesita el país. La reforma, aprobada en la Cámara Baja en julio, se considera crucial para apuntalar las débiles cuentas fiscales de la nación, la razón principal detrás de las rebajas que pusieron a Brasil en el mismo nivel de calificación basura que Bahréin y Ghana.

¿Reforma tributaria?

Muchos inversionistas, especialmente los extranjeros, esperan que se realicen los cambios y que otras reformas comiencen a avanzar antes de volverse más optimistas. El real se recuperó a principios de año cuando comenzaron las conversaciones sobre las pensiones, pero quedó atrapado en la venta masiva de los mercados emergentes en mayo y desde entonces ha estado rezagado.

Internacional

Comité del Senado aprueba el proyecto de ley de pensiones de Brasil

La propuesta, que establece una edad mínima de jubilación, ya fue aprobada por la Cámara Baja y ahora se encuentra en las etapas finales del Congreso.

"La gente piensa 'si voy a entrar ahora, la desventaja es grande y no hay muchas ventajas'", dijo Armando Armenta, economista y estratega de AllianceBernstein LP con sede en Nueva York. "Por lo tanto, es probable que los extranjeros estén esperando ver si otras reformas avanzarán también".

El gobierno también está trabajando en una reforma de su complejo sistema tributario y planea privatizar varias empresas estatales, en un esfuerzo por recaudar miles de millones para cuentas públicas. Antes de poner dinero en el país, los inversionistas quieren ver al gobierno avanzar en estas otras medidas, según Jayro Rezende, jefe de tesorería del Banco de China en São Paulo.

"Hay mucho trabajo en progreso, pero todavía está en fase de estudio", dijo Rezende.

Crecimiento pendiente

A los inversionistas también les falta observar un mayor crecimiento. La recuperación económica de Brasil ha estado a la altura de las expectativas, a pesar de las tasas de interés en niveles mínimos récord, la inflación moderada y el impulso de las reformas. A principios de año, los economistas encuestados por el banco central pronosticaron que el producto interno bruto se expandiría más del 2,5% en 2019, pero después de una serie de decepciones en los datos, lo han reducido a 0,9%.

"El crecimiento es el motor más importante ahora porque es clave para determinar el ritmo de la mejora fiscal", dijo Gustavo Rangel, economista jefe para América Latina de ING Financial Markets LLC con sede en Nueva York. "Se esperaba que la reforma impulsara el crecimiento, pero esto aún no es evidente en los datos de la actividad y todavía hay mucho escepticismo respecto a cuándo ocurrirá el repunte".

El crecimiento también es el eslabón perdido para que las firmas calificadoras sean más positivas en Brasil. La semana pasada, Fitch Ratings y Moody’s dijeron que un crecimiento débil está obstaculizando la mejora de las cuentas fiscales. Ambas firmas tienen una perspectiva estable para la calificación, a pesar de que los bonos ya se cotizan a niveles que implican una mejora.

"La tasa de crecimiento de Brasil en comparación con sus pares BB- es débil", dijo Shelly Shetty, analista soberana responsable de la calificación de la nación en Fitch, en una entrevista la semana pasada. "Habrá una recuperación, pero es probable que sea bastante gradual".

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
Internacional

La ONU advierte que no hay una "bala de plata" para eliminar las desigualdades

Según las Naciones Unidas, se está abriendo una nueva generación de desigualdades ligadas a la educación, la tecnología y el cambio climático.

tipo de contenido
Internacional

Futuro ministro argentino prevé presentar pronto un plan de deuda

Martín Guzmán, quien asumirá como nuevo ministro de Economía el martes, espera entregar su propuesta el miércoles por escrito.

tipo de contenido
Internacional

Provincia de Buenos Aires: la primera prueba de la deuda argentina

En enero, la provincia de Buenos Aires deberá a los inversionistas US$ 571 millones y dado el panorama de Argentina, es difícil que logre reunir ese monto.

tipo de contenido
Internacional

Los tres grandes de Latinoamérica evitan (por ahora) el caos

México, Brasil y Argentina son la excepción en un continente revuelto, en parte porque tuvieron hace poco elecciones en las que se canalizó el descontento.