Internacional

La muerte de Baghdadi no significa el fin del Estado Islámico

Según expertos, aún es pronto para escribir el obituario de ISIS, y más bien podría esperarse nuevos pequeños ataques para dar cuenta que siguen activos.

Bloomberg

Por Samer Al-Atrush y Glen Carey

Jueves 31 de octubre de 2019

A+ A-

La muerte de Abu Bakr al-Baghdadi solidifica la transformación de la organización terrorista más temida del mundo en una amenaza más convencional: un movimiento ideológico extremista en lugar de una entidad estatal.

El Estado Islámico ya se había convertido en un movimiento más disperso antes de la muerte de Baghdadi durante una incursión de soldados de las fuerzas especiales estadounidenses. Había perdido la mayor parte de la tierra que alguna vez tuvo en Irak y Siria como resultado de una campaña de varios años dirigida por Estados Unidos. Sus soldados fueron encerrados en cárceles, bajo vigilancia de guardias kurdos.

Pero aunque la guía de Baghdadi había permitido que el Estado Islámico mantuviera un sentido de comando central, y sus reclamos sobre el derecho de gobernar otorgado por Dios hará que sea difícil reemplazarlo, es prematuro decir que el Estado Islámico es una fuerza gastada. Eso es especialmente cierto en otras partes del mundo donde ha continuado realizando ataques.

"El sucesor será alguien que se adapte a sus necesidades actuales: un líder militar con un pedigrí yihadista que pueda señalar una fuerte transición", dijo Amarnath Amarasingam, profesora asistente en la Universidad de Queens y miembro del Instituto para el Diálogo Estratégico en Londres.

¿Capacidad para represalias?

La muerte de Baghdadi podría convertirse en un grito de guerra para que sus seguidores demuestren a EE.UU. y a otros que sigue siendo una fuerza a tener en cuenta. La pregunta es si todavía hay capacidad para represalias a gran escala.

"Podríamos ver un pequeño aumento en los ataques, pero eso es de esperar y no debe confundirse con la fuerza", dijo Amarasingam. "Podríamos ver que muchos partidarios básicamente se desvanecen después de su muerte y continúan con sus vidas".

Según la ideología del Estado Islámico, el líder del Estado Islámico debería cumplir varios criterios; entre ellos, que debería poder gobernar sobre el territorio físico y demostrar descendencia de la tribu del profeta Mahoma del Islam. El primero ha dejado de ser el caso, mientras que el segundo hace posible que Baghdadi pueda ser reemplazado por un comandante táctico en lugar de un califa o líder del mundo islámico, que Baghdadi afirmó ser.

Las Fuerzas Democráticas Sirias dirigidas por los kurdos, que lideraron la lucha contra el Estado Islámico en el terreno en Siria, dijeron el domingo en Twitter que una operación conjunta con EE.UU. también había apuntado al portavoz del Estado Islámico Abul Hassan Al Muhajir cerca de Jarablus en el noroeste de Siria. No dio más detalles. Abul Hassan sería un sucesor potencial de Bagdadi.

Carrera contra el tiempo

Quienquiera que sea esa persona, emitirá declaraciones a una red suelta de seguidores mientras huye y se esconde. Eso está muy lejos del apogeo de Baghdadi, cuando sus proclamaciones eran edictos de gobierno para el territorio conquistado y el grupo tenía una capital autoproclamada en Raqqa, Siria.

Pero funcionarios de inteligencia occidentales señalan que desde finales de 2017 el grupo ya ha transferido más responsabilidad a brotes locales que anteriormente se habían administrado centralmente. Esto ha empoderado a afiliados fuera de Medio Oriente, particularmente en estados debilitados en el norte y centro de África, así como atacantes independientes que han prometido lealtad al grupo mientras realizaban asaltos en otros lugares, incluidos Europa, Asia y EE.UU.

"Las condiciones geopolíticas subyacentes que permitieron que ISIS emergiera en primer lugar permanecerán en el futuro previsible, que los seguidores de Baghdadi podrán explotar para organizar un regreso", dijo Kamran Bokhari, director fundador del Centro para la Política Global en Washington. "Entonces, es una carrera contra el tiempo".

Tal y como lo resaltó un ataque en agosto que cobró la vida de más de 60 personas, los afiliados al Estado Islámico pueden llevar a cabo ataques mortales, obtener apoyo y establecer puntos de soporte desde Sri Lanka hasta Nigeria. Nathan Sales, coordinador del Departamento de Estado para combatir el terrorismo, dijo en el momento del ataque afgano que, incluso sin el llamado califato, "la marca ISIS vive en todo el mundo".

Nueva inteligencia

Las Naciones Unidas advirtieron en un informe de julio que el riesgo de ataques del Estado Islámico "sigue siendo alto". Al igual que Al Qaeda, que se vio presionada por EE.UU. después de los ataques terroristas de 2001, el Estado Islámico ha ajustado sus estrategias para recaudar fondos, atacar y aprovechar Internet y las redes sociales.

Un objetivo clave para EE.UU. después del asesinato de Baghdadi será utilizar el material encontrado en su complejo para obtener una nueva inteligencia sobre el funcionamiento interno del grupo para que Washington pueda llevar a cabo más ataques, dijo Bokhari.

Permanecen otras preguntas sobre el futuro del grupo, especialmente después de que el presidente Donald Trump retiró a las tropas estadounidenses en Siria y permitió una ofensiva turca contra los militantes kurdos. Los kurdos formaban la fuerza de primera línea en las batallas contra el Estado Islámico cuando aún controlaba el territorio en tierra.

Lo más importante es que no queda claro qué sucederá con miles de detenidos del Estado Islámico que alguna vez fueron detenidos por los kurdos, y si suficientes de ellos podrían escapar o ser liberados para constituir una amenaza revivida en medio del caos de la larga guerra civil de Siria.

"Sería insensato y prematuro escribir el obituario de ISIS. La organización aún es resistente", dijo Fawaz Gerges, profesor de relaciones internacionales en London School of Economics.

"Tiene miles de combatientes en Siria, Irak, Libia, Afganistán y más allá. Ya se ha transformado en una insurgencia letal", dijo. "Lleva a cabo decenas de ataques en Irak y Siria y en otros lugares. Se ha descentralizado. Los lugartenientes regionales están a cargo de sus propios feudos".

Mucho depende de quién viene después.

"Al-Baghdadi se hizo viejo y lento, y encontró su muerte", dijo Paul Sullivan, experto en Medio Oriente de la Universidad de Defensa Nacional en Washington. "ISIS, como las mafias a las que se parecen mucho, encontrará un reemplazo. El sucesor podría ser peor que Bagdadi".

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
tipo de contenido
Internacional

Desfiles de moda privados y el Carnaval de Venecia suspendido: el coronavirus impacta en Italia

Italia no buscará una suspensión del acuerdo de Schengen, que elimina los controles fronterizos entre 26 países europeos.

tipo de contenido
Internacional

La familia que simboliza la radical transformación de Singapur

El clan comenzó en el negocio de la construcción de prisiones y embarcaderos. Ahora los Yong lideran un holding que abarca entretenimiento y residencias de lujo.

tipo de contenido
Internacional

La lista de ciudades más ricas en EE. UU. parte en California

En Atherton, California, la casa más barata en el mercado tiene actualmente un precio de US$ 2,5 millones. El ingreso familiar medio allí es de US$ 525.000.

tipo de contenido
Internacional

La expansión económica norteamericana tiene un problema: sube su brecha salarial

Los ingresos del 0,1% más rico de trabajadores crecieron a más del doble del ritmo del grupo del 1%, indica un estudio.