Internacional

El caso ESPN reabre el debate sobre los límites de la relación entre periodistas y medios

Adrian Wojnarowski, el reportero estrella de esta cadena para la NBA. insultó a un senador republicano. Y su empresa lo suspendió.

Por Cristián Rodríguez

Jueves 16 de julio de 2020

A+ A-

Los hechos ocurrieron así. Por un lado, el senador republicano por Missouri, Josh Hawley, cuestionó públicamente a la NBA por no apoyar a la policía ni al ejército estadounidense durante las manifestaciones raciales iniciadas a fines de mayo pasado, al no incluirse a ninguna de estas instituciones en algún mensaje o frase autorizados a lucir a los jugadores en sus camisetas. Estos textos breves remitían principalmente a temas de justicia social.

"Deje que sus jugadores defiendan a la policía estadounidense si así lo desean. Deles la opción de escribir 'que vuelvan los azules (la policía)' en sus camisetas. O 'apoye a nuestras tropas' o 'Dios bendiga a América'. ¿Qué podría ser más estadounidense que eso?", escribió el parlamentario de 40 años en una carta dirigida a la NBA el 10 de julio pasado.

Por el otro, el periodista más famoso de la NBA, Adrian Wojnarowski, respondió a esta misiva el mismo día mediante un correo electrónico enviado a la oficina de prensa del senador. "Fuck you" (Jódete) fue el sucinto mensaje salido desde su casilla de correo de ESPN, el medio para el que trabaja, y que lo levantó de Yahoo Sports hace tres años.

Internacional

La controversia del The New York Times

Francisca Skoknic, académica de la U. Diego Portales; Juan Ignacio Brito, profesor de la U. de Los Andes, y John Müller, analista de PAUTA, discuten sobre las decisiones editoriales del diario norteamericano.

A partir de ese mail, los hechos se precipitaron. Wojnarowski se disculpó a través de su cuenta de Twitter, donde tiene más de cuatro millones de seguidores. "Fui irrespetuoso y cometí un error inexcusable. Lamento la forma en que me manejé y me estoy comunicando inmediatamente con el senador Hawley para disculparme directamente. También necesito disculparme con mis colegas de ESPN porque sé que mis acciones fueron inaceptables y no deberían repercutir sobre ninguno de ellos", escribió.

Un minuto más tarde, ESPN respondió a través de un comunicado público en sus redes sociales oficiales. "Este es un comportamiento completamente inaceptable y no lo aprobamos. Es inexcusable que cualquiera que trabaje para ESPN responda como Adrian lo hizo al senador Hawley. Lo abordamos directamente con Adrian y los detalles de esas conversaciones seguirán siendo internos".

Pero las disculpas públicas no evitaron que ESPN suspendiera a Wojnarowski temporalmente. La medida es dura y tiene efectos tanto para el periodista como para el medio de comunicación. En concreto, la cadena de deportes pierde a uno de sus profesionales más destacados y creíbles a solo dos semanas del reinicio de la temporada de básquetbol en ese país, la que se jugará íntegramente en la ciudad de Orlando, en Florida, debido a la pandemia de Covid-19.

Deportes

El hombre que cambió para siempre la NBA

A los 77 años murió David Stern, el excomisionado que impulsó el básquetbol norteamericano y lo convirtió en un espectáculo a nivel mundial.

La historia, la relevancia de los personajes involucrados y la rápida decisión de ESPN abren varias preguntas sobre los límites en el actuar de los profesionales de la información y de los medios de comunicación. ¿Qué debe primar en la esfera de las redes sociales: la libertad de opinión de un periodista o la línea editorial del medio para el cual trabaja? Y si Wojnaorowski hubiese enviado el correo desde su cuenta personal y no desde la de ESPN, ¿marcaría alguna diferencia? ¿Hasta qué punto un medio puede exigirle un determinado comportamiento a un empleado? ¿Eso es correcto, legal o deseable? ¿Y qué pasa si un periodista emite algún comentario no grosero (como sí lo hizo Wojnarowski), pero que choca contra los valores y la identidad constitutivos del medio para que trabaja?

Para abordar estas interrogantes, PAUTA convocó a los decanos de las facultades de Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Paulina Gómez, y de la Universidad de los Andes, Cristóbal Benavides.

"Lo primero que tenemos que ver en este caso es que efectivamente el periodista lo hace desde el mail de la empresa, con la marca ESPN, y la verdad es que de alguna manera están hablando dos instituciones. Es decir, el Senado habla con ESPN. Y el intercambio es grosero. Y desde esa perspectiva ESPN tiene toda la razón de decirle a su periodista 'oye, no me cuidaste'", explica Gómez.

Benavides complementa remarcando que los medios de comunicación definen marcos de comportamiento o acuerdos de dicha índole con sus periodistas, los que pueden ser tanto explícitos como tácitos. Y estos se traducen en ciertas reglas que deben cumplirse. "Lo que está dando como señal ESPN es que estas reglas son para todos por igual: da lo mismo si es el periodista más popular o es el periodista menos popular", explica el académico.

Vea la conversación entre Paulina Gómez y Cristóbal Benavides con el director de PAUTA, Cristián Rodríguez

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
Internacional

¿Quién acompañará a Joe Biden en la vicepresidencia?

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos debería entregar en las próximas horas el nombre de la candidata electa como posible compañera de fórmula.

tipo de contenido
Internacional

Trump escala su desafío a China: prohíbe los negocios con TikTok y WeChat

La medida coincide con la presión del presidente de EE. UU. para la venta de TikTok a una empresa norteamericana.

tipo de contenido
Internacional

China: "Rechazamos cualquier intento de crear artificialmente una llamada 'nueva Guerra Fría'"

Las tensiones entre Beijing y Washington se han intensificado en los últimos meses.

tipo de contenido
Internacional

El desafío del regreso a clases en el mundo

La ONU advirtió que es fundamental que los alumnos de todo el mundo, si las condiciones sanitarias lo permiten, puedan volver a clases presenciales.