La acera de los tontos

Columna de John Müller: "La nueva izquierda de Boric"

Sorprendió en la cumbre iberoamericana el reconocimiento expreso a los derechos y la dignidad humana como límite de la acción política del presidente chileno.

Por John Müller

Jueves 30 de marzo de 2023

A+ A-

No hubo grandes novedades en la Cumbre Iberoamericana celebrada en República Dominicana el fin de semana pasado. La ausencia del presidente brasileño Lula da Silva, enfermo de neumonía, quitó peso al encuentro. Se aprobaron iniciativas relacionadas con los derechos digitales, la ecología y la seguridad alimentaria, pero este encuentro y su formato no vive sus mejores horas. De hecho, las cumbres iberoamericanas están amenazadas por la competencia institucional que plantean la OEA, el CELAC, Mercosur, Prosur o la Alianza del Pacífico. Muchas organizaciones que en realidad no hacen más que enmascarar la poca cooperación que existe en una región muy fragmentada.

Por eso, una de las mejores noticias fue que la postura expresada por el Presidente Gabriel Boric en la reunión resultó sorprendente y gratificante, especialmente para los actores europeos que estaban presentes, que no sólo eran los españoles y portugueses, sino también el Alto Representante de la Unión Europea.

Sorprendente porque la condena de Boric a las dictaduras de izquierda, como la de Venezuela y Nicaragua, fue explícita y sin ambigüedades y dejó en evidencias a otros líderes que prefirieron callarse cómodamente y evitarse conflictos. Fue el caso, por ejemplo, del presidente español, Pedro Sánchez, aunque no del Rey Felipe VI. Y gratificante, porque el Presidente está señalando que hay una nueva sensibilidad en la izquierda iberoamericana que no está dispuesta a que los derechos humanos sean selectivos y sufran un doble estándar. Boric, además, no sólo habla de los derechos humanos, sino que utiliza un concepto más amplio, el de la dignidad de las personas.

"Ninguna diferencia política explica ni justifica pasar sobre los derechos y la dignidad de los demás", escribió Boric esta semana en el diario El País tras su intervención en Santo Domingo. "El límite de la acción política radica en el respeto a los derechos humanos". Un reconocimiento de este tipo no se había oído antes en la izquierda tradicional, mucho más oportunista y obsecuente ante las dictaduras de su signo debido a sus orígenes volterianos y marxistas.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

La acera de los tontos

Columna de John Müller: "Araucanía, infierno para seremis"

Cuatro representantes de Gabriel Boric han sido denunciados por acoso y maltrato laboral en una región donde al gobierno le cuesta reclutar altos cargos.

tipo de contenido
La acera de los tontos

Columna de John Müller: "El camello de los expertos"

El Consejo Constitucional no debe mirar el anteproyecto de los expertos como un texto sagrado, inamovible, sino someterlo a las pruebas del sentido común.

<p>Columna de John Müller: ">
tipo de contenido
La acera de los tontos

Columna de John Müller: "Boric marca en Brasil y autogol de Silva en casa"

Las declaraciones de Luis Silva abren la puerta a la relativización de los derechos humanos justo cuando Boric está dando testimonio de su compromiso.

<p>Columna de John Müller: ">
La acera de los tontos

Columna de John Müller: "Sánchez, el jugador"

El presidente español decidió convocar elecciones generales anticipadas tras la amplia derrota de la izquierda en las municipales y regionales del domingo.