La acera de los tontos

Libertad para expresarse sin ser molestado

Las funas "nacieron como una manera de denunciar la impunidad", dice John Müller en esta columna, pero "carecen de sentido ahí donde existe un Poder Judicial independiente en el marco de un sistema democrático".

Agencia Uno/PAUTA

Por John Müller

Jueves 15 de julio de 2021

A+ A-

El artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos dice: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".

"No ser molestado a causa de sus opiniones".

Hace mucho tiempo que en Chile esta noción se ha perdido. La culpa de ello es la perversión de la idea de las funas, que nacieron como una manera de denunciar la impunidad, pero que carecen de sentido ahí donde existe un Poder Judicial independiente en el marco de un sistema democrático. Desgraciadamente, todavía hoy muchos hablan de las funas en un tono festivo, cuando la funa no es más que un aquelarre callejero destinado al acoso del adversario político o del discrepante.

En España las funas se llaman escraches y fueron extremadamente populares hasta que sus inventores y promotores, los dirigentes del izquierdista Podemos, empezaron a sufrirlas en su propio cuerpo. Hablaban de "jarabe democrático" en el mismo tono y sentido en que lo hacía Jorge Baradit, que se ha disculpado de la manera más absurda posible, pero se ha disculpado. Cuando la extrema derecha empezó a acosar la vivienda de Pablo Iglesias, las funas y escraches dejaron de ser bienvenidos en España.

Las funas son prácticas incompatibles con los derechos humanos e inadmisibles en una democracia civilizada. Y si son inaceptables con un particular que no tiene una investidura pública tras la que protegerse, el acoso a un representante popular tampoco es admisible. Lo de popular no viene porque el representante sea de izquierdas, viene porque lo elige el pueblo.

Revise la videocolumna completa a continuación

John Müller conduce Primera Pauta, de Radio PAUTA, de lunes a viernes a partir de las 07:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl.

La acera de los tontos

Por qué Llaitul acusa a Carabineros

El jefe de la CAM aprovecha el descrédito institucional, clave en el devenir reciente del país, porque él mismo ha sido víctima de un montaje policial.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

<p>Mujer trabajadora como mecánica automotriz.</p>
tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

Chile cambió, vaya que sí cambió

"Desde hace muchos años el rostro de la pobreza en Chile es un rostro de mujer. Por lo tanto, lo que está ocurriendo está castigando a los sectores más penalizados de la sociedad chilena", dice John Müller.

<p>Caseta de votación en Chile.</p>
tipo de contenido
La acera de los tontos

El nuevo patrón de voto: presidentes moderados y asambleas fragmentadas

"¿Adónde nos lleva esta esquizofrenia con la actual Constitución?", se pregunta John Müller a partir de los resultados electorales este año, y ahora con unas primarias donde vencieron Sebastián Sichel y Gabriel Boric.

<p>Héctor Llaitul, líder de la CAM.</p>
tipo de contenido
La acera de los tontos

Por qué Llaitul acusa a Carabineros

El jefe de la CAM aprovecha el descrédito institucional, clave en el devenir reciente del país, porque él mismo ha sido víctima de un montaje policial.

<p>Salón de Honor del Congreso Nacional sede Santiago, con el inicio de la Convención Constitucional.</p>
tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

Estamos bien en el refugio los 155

"Aunque la Convención vaya a durar como mucho un año, la decisión de no asignar oficinas a cada convencional y crear un espacio de coworking colectivo no me parece que se haya razonado lo suficiente", dice John Müller.