La acera de los tontos

Paseando al borde del abismo

El Presidente quiso advertir que el proceso constituyente continuará si gana el Rechazo, pero no hizo más que asomarse a un precipicio porque lo que hoy manda es la economía.

Por John Müller

Lunes 18 de julio de 2022

A+ A-

La semana pasada, con el dólar a más de mil pesos y subiendo, un abismo pareció abrirse bajo los pies del Presidente Gabriel Boric, el ministro de Hacienda, Mario Marcel y la presidenta del Banco Central, Rosanna Costa. ¿Estaba el peso bajo un ataque especulativo? ¿Y si el dólar buscaba batir una nueva barrera psicológica en los 1.500 pesos? Nunca se sabe cuándo los mercados, que han sido tan simpáticos y que hasta se hicieron los lesos cuando el país experimentó el estallido social en 2019, se van a cansar y te van a dar la espalda.

De pronto, lo que parecía más sólido se vuelve frágil. En un día se pierde lo que se ha tardado años en construir. Llámenle 'sudden stop', corralito o devaluación, pero hasta los países más fuertes y ricos -le pasó al Reino Unido en la década de 1990, a España, Italia, Irlanda, Portugal y Grecia en 2011, y le ha ocurrido a México, Brasil y Argentina en otros momentos- se convierten en barquichuelos a merced de un gran temporal cuando se producen las mareas monetarias y financieras.

Fue en ese escenario cuando Gabriel Boric decidió avisar que "de ganar la alternativa Rechazo -dijo en Chilevisión-, lo que va a pasar es que vamos a tener que prolongar este proceso por un año y medio más, en donde va a tener que discutirse todo de nuevo a partir de cero". Una decisión arriesgada para un gobierno que no quería admitir un escenario post-Rechazo. También podría haber dicho "nos piteamos el país", como suelen decir los jóvenes, pero prefirió hacer palanca y responsabilizar a la ciudadanía de la eventual incertidumbre.

Boric no perdió la ocasión de marcar su propia estrategia y aclaró que habría que elegir una nueva convención porque "ese es el camino que decidió tomar Chile cuando votó en un plebiscito por una nueva Constitución que sea redactada por un órgano 100% electo para ese fin".

En términos jurídicos, el presidente se saltó varias etapas. Si triunfa el Rechazo, continúa en vigor la Constitución actual, pero el poder constituyente vuelve a al sitio donde reside: entre el presidente y el Congreso, y en el pueblo soberano si hay plebiscito. Porque en realidad, la Convención Constitucional era un mero órgano redactor, como sólo se está visualizando ahora. Ésta únicamente participaba del poder constituyente en la medida que una reforma constitucional la creó por un tiempo perfectamente tasado. Durante meses, muchos convencionales se aprovecharon de la ambigüedad conceptual para vestirse con ropas ajenas. Ahora se ve que, en realidad, iban desnudos.

Pero políticamente y si hacemos la vista gorda con su desprecio por las formas, el presidente Boric tiene razón. El auténtico desafío en un escenario post-Rechazo es cómo generar un órgano que sea capaz de redactar un borrador aceptable para el país y que cuente con la suficiente legitimidad democrática. Un comité de expertos parece insuficiente. Una nueva convención es lo único que resulta aceptable, pero debería ser elegida bajo unas reglas que no repliquen las distorsiones (escaños reservados, facilidades extraordinarias para pseudoindependientes que eran populistas disfrazados) que acusó esta convención.

Todo esto merecería un debate y un acuerdo político sólido. Hoy sabemos muchas más cosas que en 2019 sobre cómo funciona un proceso constituyente. Sabemos, por ejemplo, que los borradores no tienen por qué ser aceptados cuando son deficientes. Y que las convenciones elegidas con unos escaños que suponen miles de votos y otros apenas unos cientos, no son tan democráticas como parecían.    

John Müller está en Radio PAUTA en dos programas: Primera Pauta, de lunes a viernes a partir de las 07:00 horas, y Marcando Pauta, de lunes a viernes a partir de las 08:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl

La acera de los tontos

¿Salvar el proyecto o conservar el poder?

El Gobierno empieza a darse cuenta de que ha hipotecado seis meses de su proyecto de transformaciones al resultado del plebiscito.

        

 

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

<p>Columna de opinión de John Müller: ">
tipo de contenido
La acera de los tontos

El agotamiento del debate postmaterialista

"La ley del péndulo se cumple y la crisis económica acelerará su movimiento: toda una generación está aprendiendo que Chile no se clasificaba automáticamente para el Mundial", dice John Müller.

<p>Columna de opinión de John Müller: ">
tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

A veces es bueno que un presidente lea poesía

"El sistema educativo de un país no es del Estado, ni de las municipalidades, ni de los colegios de profesores o de los grupos de padres: es de los niños. Y eso se nos olvidó en la pandemia", dice John Müller.

tipo de contenido
La acera de los tontos

En esta política exterior se improvisa

El gobierno de Gabriel Boric debe dejar de repentizar y hablar de más en política exterior para evitar que los países vecinos, amigos sobre el papel, saquen ventaja de nuestros errores.

tipo de contenido
La acera de los tontos

Una tregua para Navidad

Son muchos los indicios que señalan que el mundo está presionando a Rusia y Ucrania para que alcancen una tregua esta Navidad.