Opinión de John Müller

Temucuicui no es Chile

En su columna de opinión, John Müller dice respecto del llamado conflicto mapuche: "No hay manera de que el imperio de la ley rija plenamente en la Araucanía. Parece que el territorio hubiese vuelto al siglo XIX".

Por John Müller

Lunes 11 de enero de 2021

A+ A-

La prensa del fin de semana ofrece sus páginas a los candidatos presidenciales. Joaquín Lavín en uno de los diarios impresos, Sebastián Sichel en el otro. Los columnistas se concentran en la elección presidencial, la de la Convención Constituyente y los sucesos de Capitol Hill en EE. UU. El tema de la Araucanía está reseñado, pero parece que al país le costara mirar de frente al asunto más grave que tiene entre manos: la constatación de que el Estado de Derecho no rige en una parte del territorio. Que Temucuicui no es Chile.

Lo ocurrido la semana pasada en Ercilla y Victoria, con el asesinato de un agricultor y el fiasco policial que acabó con la muerte de un inspector de la PDI, así lo confirman. Mientras más detalles se ofrecen de la operación policial, más escandaloso parece el resultado. Un total de 850 efectivos policiales, dotados de equipo terrestre y aéreo, con apoyo de Carabineros, no lograron completar la tarea de registrar legalmente 20 domicilios, solo lo consiguieron en cinco de ellos, y se tuvieron que retirar con la cola entre las piernas y un compañero muerto.

Resulta insólito cómo la gestión policial de la cuestión mapuche se le ha enredado en las piernas a los gobiernos este siglo y ha incidido en otros problemas nacionales. Fueron los viciados procedimientos de Carabineros los que quedaron expuestos en la "Operación Huracán", un escándalo con ribetes grotescos que se inició durante el gobierno de Michelle Bachelet -la presidenta se sentó en el problema hasta que acabó su mandato-, y en el caso de la muerte de Camilo Catrillanca, ocurrida en noviembre de 2018, durante el primer año de administración de Sebastián Piñera.

La consecuencia institucional de la mala praxis policial fue la doble decapitación del alto mando de Carabineros en apenas nueve meses y una fuerte deslegitimación social de una institución que figuraba entre las más respetadas. Este debilitamiento de la policía uniformada jugó un papel importante en la prolongación del llamado "estallido social" del 18-O.

La PDI se había librado hasta ahora de ver comprometido su prestigio en La Araucanía. Pero eso se terminó la pasada semana. La institución quedó tocada tras el operativo en Temucuicui y aunque su director, Héctor Espinosa, tiene una imagen de gran solvencia ante la opinión pública, la sensación de ridículo y fracaso no se puede disimular.

Nacional

Exfiscal jefe de La Araucanía y Temucuicui: "Es un enclave donde hay impunidad"

El exfiscal jefe de la Araucanía Francisco Ljubetic enfrentó por años procedimientos en esta comunidad de 2.500 hectáreas. Armas, drogas y caminos inaccesibles, dice, hacen imposible que llegue allí la Justicia.

La llamada cuestión mapuche es un conflicto con múltiples dimensiones -política, socioeconómica y cultural- y aunque no es un problema únicamente policial, también lo es. A río revuelto, ganancia de pescadores y en este caso hay una dimensión delictiva que tiene que ver con el tráfico de drogas y la tenencia ilegal de armas.

A diferencia de Carabineros y algunos exfuncionarios judiciales que no han titubeado en conectar estos fenómenos con la reivindicación política de algunos mapuches, la PDI había intentado seguir un camino más aséptico, tratando de separar los fenómenos para no politizar su actuación. Sin embargo, el resultado en la práctica ha sido el mismo: no hay manera de que el imperio de la ley rija plenamente en la Araucanía. Parece que el territorio hubiese vuelto al siglo XIX.

El Gobierno, además, ha sido inconstante al abordar las demás dimensiones del problema. Alfredo Moreno era el ministro encargado de ejecutar el famoso Plan Araucanía, lanzado en septiembre de 2018. El entusiasmo duró dos meses, porque el homicidio de Catrillanca lo desbarató. También hubo problemas de ajuste fino con los intendentes. Sebastián Sichel sustituyó a Moreno como ministro de Desarrollo Social y trató de resucitarlo, pero ya en septiembre de 2019, pocos días antes del 18-O, la propia prensa reflejaba la opinión de parlamentarios de la zona que afirmaban que el gobierno se había ausentado de la región. Desde noviembre pasado, el responsable del plan es Cristián Barra, un hombre de confianza del Presidente.

El resultado es que La Araucanía está convirtiéndose en un fracaso colectivo de Chile, donde sus instituciones (Carabineros, la PDI y el Poder Judicial) se estrellan torpemente. Hay una dimensión adicional que son las dificultades para que los chilenos cuenten con información contrastada. Los parlamentarios, que tienen mucha de primera mano, prefieren su interpretación de los hechos antes que establecer la verdad de estos. Los periodistas locales tienen dificultades para ejercer su misión sin cortapisas. Los activistas, que copan los matinales, van a defender sus causas. El resultado es que, sin información contrastada, no es sólo la ley la que no impera, sino la verdad.

Opinión de John Müller

Historia de dos pandemias

En su columna política de esta semana, John Müller compara el manejo de la pandemia -y cómo son las críticas- en Chile y en España. "El coronavirus no tomó al gobierno chileno por sorpresa, como sí ocurrió con el español", dice.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
La acera de los tontos

En dos minutos: los independientes no existen, son los partidos

"Es muy probable que al final la cantidad de independientes elegidos no sea decisiva", dice John Müller en su columna audiovisual "La acera de los tontos".

<p>Una persona acude a la AFP a efectuar el tercer retiro. Aviso sobre rentas vitalicias</p>
tipo de contenido
La acera de los tontos

En dos minutos: Chile sale del círculo virtuoso

Los supuestos que distintos expertos asumieron como parte del impacto económico de los retiros son ya optimistas, dice John Müller en su columna semanal "La acera de los tontos".

<p>El Presidente Sebastián Piñera se dirige en solitario a su despacho tras una reunión con parlamentarios.</p>
tipo de contenido
La acera de los tontos

Cuando las preguntas son más importantes que las respuestas

"Una vez que se ha perdido la capacidad de plantear las preguntas al pueblo, es muy difícil gestionar el tipo de respuesta", dice John Müller en su columna semanal "La acera de los tontos".

<p>El Presidente Sebastián Piñera presenta su propuesta de un proyecto de ley de tercer retiro previsional, en compañía de ministros de Estado y candidatos presidenciales oficialistas.</p>
tipo de contenido
La acera de los tontos

En dos minutos: Piñera ya no tiene ni legado político, ni herederos

"Ninguno de los cinco candidatos presidenciales de la derecha tiene hoy interés en el legado político de Piñera. El Presidente es plomo en las alas de cualquier campaña electoral", dice John Müller.