La acera de los tontos

Una petición impropia que es puro sectarismo

"Arancibia, es cierto, tiene ideas de derechas, pero eso no lo descalifica para llevar su opinión a cualquiera de las comisiones de la Convención, incluida, cómo no, la de derechos humanos", escribe John Müller.

Agencia Uno/PAUTA

Por John Müller

Jueves 5 de agosto de 2021

A+ A-

La petición de varias organizaciones de que el convencional Jorge Arancibia renuncie a la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constituyente es una expresión clarísima de la cultura del sectarismo que reina en un sector de la Convención.

El almirante Arancibia, que fue el primer comandante en jefe de la Armada después de José Toribio Merino y que ha sido senador, no ha sido inculpado de delitos de lesa humanidad (que son los únicos de la época de la dictadura militar que no habrían prescrito) y tiene credenciales democráticas avaladas por más de 21.500 votos populares, una cantidad que supera ampliamente a varias decenas de sus compañeros en la Convención.

Arancibia, es cierto, tiene ideas de derechas, pero eso no lo descalifica para llevar su opinión a cualquiera de las comisiones de la Convención, incluida, como no, la de derechos humanos.

Se ha instalado en la opinión pública chilena la idea de que determinados grupos de interés o sectores no tienen derecho a expresar su opinión en los debates. Por ejemplo, las empresas mineras no pueden expresar sus opiniones sobre minería porque tienen intereses concretos en ellos. En cambio, los representantes indígenas actuarían en nombre de grupos invisibilizados, sin intereses concretos, animados por el bienestar grupal. Y los ecologistas chilenos representan a la Pacha Mama y tampoco tienen intereses concretos ni reciben ayudas internacionales.

Sin embargo, sabemos que los intereses están. Pero da la impresión de que unos cuentan con una legitimidad especial para referirse a los asuntos que les conciernen y otros se tienen que callar. Resulta especialmente significativo el protagonismo que en las denuncias contra Arancibia ha tenido Francisca Linconao.

Linconao se está transformando en una especie de alter ego de Elisa Loncon. De hecho, intentó salir del país recientemente usando documentación de Loncón. De lo que no cabe duda es que ejerce un poderoso liderazgo sobre la presidenta de la Convención.

Revise la videocolumna de John Müller

John Müller conduce Primera Pauta, de Radio PAUTA, de lunes a viernes a partir de las 07:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl.

Política

Gobernador Orrego en contra del indulto: "No es una buena señal"

La autoridad de la Región Metropolitana aplaudió la decisión de abrir los estadios al público a partir del próximo 15 de agosto, pero con Pase de Movilidad: "No va a haber fútbol sin vacuna".

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
La acera de los tontos

El ministro Jackson es incompatible con la seguridad jurídica

"Sus nociones sobre el beneficio que puede lograr el Estado de las tomas y ocupaciones de terrenos privados son incompatibles con un Estado de Derecho", dice John Müller.

tipo de contenido
La acera de los tontos

En Chile, la vida empieza a no valer nada

La muerte del contador Riquelme, apuñalado en pleno centro de Santiago, es el resultado de una sociedad donde la gente, la policía y el gobierno miran para otro lado.

tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

Un problema de Boric con los trabajadores

En el debate sobre el destino de la cotización adicional, el Presidente debería explicar por qué la Constitución no dispuso que eran intangibles y heredables.

tipo de contenido
La acera de los tontos

Lo que el Gobierno no dice: ¿A quién le van a mejorar las pensiones?

La construcción de un sistema de seguridad social choca con la convicción de los chilenos de que sus fondos previsionales sean heredables.