Nacional

La voz de los locatarios de la Plaza Italia

Hay galerías comerciales "fantasma", cierres más temprano y fuga de clientes. "¿Quién va a querer venir al sector?", lamentan. Es la "zona cero" en Santiago.

La Fuente Alemana ha perdido cerca de la mitad de sus ventas, y si sigue así, deberá tomar medidas, como el despido de personal

Por Fernanda Valiente Deichler

Domingo 1 de marzo de 2020

A+ A-

Entre veredas con hoyos y murallas rayadas en la Alameda está ubicada la Librería Centro, algunos metros al poniente de calle Irene Morales y a una cuadra de Plaza Italia. Ofrece artículos de escritorio tradicionales y tecnológicos. Su dueño, Juan Carlos González (58), sentado atrás, habla por teléfono. Viste una polera roja y una chaqueta azul sin mangas, donde se lee "Paper man" y "Liquid paper". No hay clientes a la vista.

"Desde hace 30 años que estoy acá", dice, acercándose al mesón.

González camina lentamente hacia la calle a mirar el entorno. En la esquina de Irene Morales, un grupo de carabineros en moto se acerca a pedir las identificaciones de dos hombres que están sentados junto al improvisado monolito dedicado a Mauricio Fredes, quien murió el pasado 27 de diciembre en una manifestación al caer a una fosa de 1,80 metros de profundidad.

Esquina de Irene Morales con la Alameda, donde se encuentra el monumento a Mauricio Fredes
Esquina de Irene Morales con la Alameda, donde se encuentra un sitio en recuerdo de Mauricio Fredes. Créditos: PAUTA

Al mismo tiempo, una madre con un coche intenta pasar por la vereda, de la cual solo queda una línea de cuadros con pavimento.

"Tuve que ponerle reja arriba [a la entrada de la librería], en el caso de que llegara alguna bomba lacrimógena, ya que era lo más factible. Aquí he pasado como 100 marchas, pero esta violencia nunca la había vivido", dice González.

Debido a la baja del público ha tenido que utilizar nuevos mecanismos para llegar a los clientes. "Tengo que vender por internet. Estoy tratando de hacer más publicidad por ese sentido", explica.

 

González fue a la "gran marcha" del 25 de octubre, en la que participó más de un millón de personas. Fue con su novia. "Conversaba con los chiquillos que andaban al lado mío, pero eso ya se acabó", sostiene. Hoy está cerrando su tienda más temprano, cuando comienzan los enfrentamientos. Debe tener cuidado: "Chiquillos, denme permiso, yo no pertenezco a esta manifestación'", dice para poder salir. 

Mientras antes cerraba con tranquilidad a las 19:30 horas, la violencia que sufre el entorno lo ha obligado a tomar precauciones y bajar las cortinas a las 17:00 horas. A veces ha tenido que hacerlo a las tres de la tarde.

Juan Carlos González en "Librería Centro", ubicada en la Alameda, donde trabaja hace 30 años
Juan Carlos González en "Librería Centro", ubicada en la Alameda, donde trabaja desde hace 30 años. Créditos: PAUTA

Al estar ubicado próximo a la Plaza Italia, ha observado una serie de conductas que le han llamado la atención. Por ejemplo, menores de edad que piden peaje para pasar por la vereda, en plena tarde. "Si vieras las fotos que tengo de niñitos que no tienen más de 15 años que andan con algo en las manos, amenazando", cuenta.

Nacional

Los siete casos que grafican las dimensiones de la violencia en las calles

Desde intolerancia política y religiosa a la vulneración del derecho a movimiento y la libertad de expresión, la violencia ha erosionado el Estado de Derecho en Chile.

Por eso, son pocos los locales que quedan abiertos en el sector, relata González. Algunos de ellos son las tiendas musicales de la galería del Hotel Crowne Plaza, que también fue vandalizado en las protestas. Afirma que la mayoría de las personas "asocia que ya no existen las tiendas".

La galería fantasma

Víctor Peña es uno de los dueños de esas tiendas musicales de la galería, ubicada en el hotel que permanece cerrado. Está sentado entre guitarras, clarinetes y baterías, conversando con un hombre. A diferencia de González, tiene ojeras y no sonríe.

La única forma de ir a los pocos locales de instrumentos de esta "galería fantasma" es por la calle Carabineros de Chile, ya que la entrada principal por la Alameda se encuentra bloqueada por estructuras metálicas de altura.

Nacional

Lastarria: la evolución del comercio en una bohemia zona cero

Las cortinas metálicas se bajan más temprano en uno de los sectores más turísticos de la capital para dar paso a una nueva rutina, una que tiene menos extranjeros.

Al entrar, gran parte de las tiendas ya no tienen ventanales.

Además, en la esquina de Carabineros de Chile con Ramón Corvalán persisten los enfrentamientos entre manifestantes y carabineros, es especial los viernes por la tarde. Piedras, gas lacrimógeno, hondas con clavos y canicas inundan el ambiente cuando baja el sol.

Galería musical ubicada en la base del hotel Crowne Plaza
Galería musical ubicada en la base del hotel Crowne Plaza. Créditos: PAUTA

La entrada a la galería musical de la Alameda se encuentra por la calle Carabineros de Chile, donde ocurren los enfrentamientos cuando baja el sol
La entrada a la galería musical de la Alameda se encuentra por la calle Carabineros de Chile, donde ocurren los enfrentamientos cuando baja el sol. Créditos: PAUTA

Peña se queda todos los días hasta las 11 de la noche para resguardar su local. "Estoy muy preocupado porque las ventas bajaron un 90% y mi hija entra a la universidad en marzo", dice.

En las protestas en el sector, existe ya una dinámica de minar las veredas como si se tratara de canteras. De ahí algunos grupos extraen pedazos de cemento y piedras para arrojarle a la policía. "El estallido social perdió el horizonte", lamenta el locatario: "Lo único que ven los jóvenes son los enfrentamientos con carabineros".

Cuenta que cada día a las seis de la mañana se retiran dos camiones repletos de escombros. Lo dice mientras sale a la calle y se asoma a mirar los árboles con agujeros que hay en gran parte del sector.

Esquina de Ramón Corvalán con Carabineros de Chile
Esquina de Ramón Corvalán con Carabineros de Chile. Créditos: PAUTA

La oferta gastronómica que va quedando 

Entre Vicuña Mackenna y Ramón Corvalán, a media cuadra de Plaza Italia, funciona desde hace más de 50 años la tradicional Fuente Alemana. Casi a su lado, el restaurante Pollísimo. Ambos tienen abiertas sus puertas. Las horas de cierre varían de acuerdo con el movimiento de las calles. Antes era a las 22:30 horas; ahora suele ser a las seis de la tarde.

"Ha sido duro. Estamos vendiendo la mitad de lo que vendíamos. Nosotros no hemos despedido a nadie, hemos tratado de aguantar lo que más hemos podido. Pero si esto sigue aquí yo creo que vamos a tener que tomar alguna medida porque ya está bueno...", señala Mauro Siri (46), uno de los dueños de la Fuente Alemana.

Nacional

El vandalismo callejero eleva los accidentes de trayecto laboral

Esguinces, fracturas, choques. Los problemas que enfrentan los trabajadores en su camino desde y hacia su hogar se han incrementado 33% en noviembre.

Son las 13:00 horas de un día de semana y hay alrededor de 20 personas sentadas a la mesa rectangular que mira hacia la cocina. Entre ellos gente conocida del barrio, trabajadores de la zona y turistas. Antes, a esa hora había una fila para entrar. "O sea, ¿ahora quién va a querer venir al sector? No se quieren arriesgar. Son muy pocos los que vienen", dice Siri.

Respecto de las precauciones de seguridad, las salidas de los dueños dependen del movimiento exterior. Solo cuando se detienen los ruidos, Siri puede tomar su auto para irse a su casa en Peñalolén. "Yo me quedo cuidando acá. Me voy cuando veo que afuera para el desorden. Me quedo con mi hermano, solo los dos, porque yo no arriesgo a ningún trabajador", afirma.

La inestabilidad de los cierres

Muchos locales cerraron sus puertas porque los enfrentamientos pueden surgir en cualquier momento. Antiguos clientes se fueron de la zona, o hay gente que la evita a la hora que sea.

"De los 18 locales de comida, solo quedamos dos", cuenta Siri.

Nacional

La mutación de Plaza Italia

Las semanas desde que se produjo el estallido social suman y siguen. Con sus matices y diferencias, calma y bullicio oscilan en un barrio que intenta sobrellevar esta nueva normalidad que se intenta imponer.

El otro es el Pollísimo, que también ha disminuido la clientela. "Nosotros somos un local chico, familiar. Aún hay algunos chiquillos que vienen a almorzar. Son clientes también", señala Paola Zapata, trabajadora de la fuente de soda.

Desde el 18 de octubre del año pasado, cuando comenzaron las manifestaciones, los horarios de cierre varían. "Depende, porque a veces está todo tranquilo y vendemos hasta las 19:30 o 20:00 horas. Pero hay días que se cierra más temprano, entre las 17 y las 17:30", cuenta.

Pollísimo y la Fuente Alemana cierran cuando comienzan los enfrentamientos y dejan a sus dueños o personal para resguardar los locales
Pollísimo y la Fuente Alemana cierran cuando comienzan los enfrentamientos y dejan a sus dueños o personal para resguardar los locales. Créditos: PAUTA

Otra de las razones por las cuales la gente evita la zona, agrega Juan Carlos González, el dueño de la librería, es por la calidad de la veredas, pues se han degradado notablemente. "Las ventas bajaron fácilmente un 80%. Antes la gente no salía porque no había farmacias ni bancos, pero ahora no vienen para acá porque tiene miedo. Por ejemplo, Jimena [una vecina] ya no puede salir con su mamá. Antes la sacaba a la farmacia, o a dar una vuelta a la Plaza de Carabineros. Pero como no hay veredas, tiene temor a que la señora se doble un tobillo. Incluso ella una vez fue a comprar y se cortó porque había vidrios y andaba con chalas", relata González.

Nacional

El vandalismo callejero eleva los accidentes de trayecto laboral

Esguinces, fracturas, choques. Los problemas que enfrentan los trabajadores en su camino desde y hacia su hogar se han incrementado 33% en noviembre.

El locatario regresa a su negocio, esquivando las piedras y los vidrios del pavimento quebrantado de la entrada, mientras Jonathan, el vendedor que lo acompaña, atiende a la primera clienta del día.

A+ A-

Relacionados

tipo de contenido
tipo de contenido
Nacional

El perfil de los fallecidos por Covid-19 en Chile

La mayoría de quienes han muerto con Covid-19 son adultos mayores con alguna enfermedad de base. Revise en PAUTA la actualización de esta información.

tipo de contenido
tipo de contenido
Nacional

Número Re, comuna por comuna: cómo se reproduce el virus en Chile

Cada comuna enfrenta la pandemia de distinto modo, y por esto mismo en cada zona el Covid-19 contagia con diferente rapidez. Revise aquí los números actualizados.

tipo de contenido
Nacional

Senado salva a la ministra Silvana Donoso de su acusación constitucional

El libelo fue rechazado por amplia mayoría de votos. El caso abrió un debate sobre la libertad condicional, la falta de un tribunal de ejecución de penas y las carencias en la protección de los niños y niñas, como fue la historia de Ámbar Cornejo.

tipo de contenido
tipo de contenido
Nacional

Alessandri y retorno a clases: "Es difícil que se den las condiciones sanitarias este 2020"

El alcalde de Santiago apela a la responsabilidad de las personas en la etapa de Preparación.