Negocios

El lujo inmobiliario se traslada desde Londres y Nueva York a Shenzhen y Berlín

La capital de Alemania florece en startups y se convirtió en la ciudad europea que más ganó en el ranking de propiedades de lujo que elabora Savills.

Panorama de Shenzhen, en China. Créditos: Bloomberg

Panorama de Shenzhen, en China. Créditos: Bloomberg

Por Tom Metcalf

Sábado 29 de febrero de 2020

A+ A-

Si quiere ganar dinero en el segmento más alto del mercado inmobiliario, preste atención a las ciudades que se han convertido en núcleos tecnológicos.

Las propiedades de lujo (en general el 5% más alto de las viviendas de un mercado) en áreas como Shenzhen, Berlín y San Francisco han superado a ciudades como Singapur, París y Nueva York en los últimos cinco años, según datos recabados por la firma de servicios inmobiliarios Savills.

Las residencias exclusivas en Shenzhen, uno de los centros tecnológicos de China, lideraron las ganancias con un aumento de precios del 93% en el período de cinco años que concluyó en diciembre. El costo medio de este tipo de propiedades es de US$ 15.900 por metro cuadrado, lo que supera a Los Ángeles o Moscú. Berlín, con una floreciente afluencia de startups, aumentó un 53% en el período, convirtiéndose en la ciudad europea que más ganó en la clasificación de Savills. San Francisco fue el mercado de mejor rendimiento de Estados Unidos, con un aumento del 28%.

El coronavirus detuvo en seco las ventas en China

"La suerte de los diferentes mercados inmobiliarios de primer nivel ha seguido de cerca los patrones cambiantes de generación de riqueza y, en particular, el auge de la tecnología como fuente de riqueza", dijo Lucian Cook, jefe de análisis inmobiliario residencial en Savills. "Algunos de los mercados principales más maduros, donde la banca y las finanzas han desempeñado históricamente un papel más importante en la generación de riqueza, han sufrido un lastre por una conjunción de regulación, impuestos e incertidumbre política".

El crecimiento económico de China también se refleja en la clasificación, con seis ciudades chinas entre las 22 de las que Savills ha hecho un seguimiento, aunque la propagación del coronavirus podría haber impactado este avance desde diciembre. Los mercados inmobiliarios asiáticos se han parado en seco. Las ventas de viviendas en China cayeron un 90% en la primera semana de febrero.

Londres y Nueva York siguen siendo caras

Pese a que las recientes ganancias se acumularon en los centros urbanos tecnológicos y en China continental, las propiedades inmobiliarias en mercados tradicionales siguen siendo las más caras. Las propiedades exclusivas en Londres cuestan de media US$ 20.700 por pie cuadrado, las de Nueva York US$ 27.000 y Hong Kong alcanza los US$ 49.600.

"Algunos de estos mercados más establecidos ahora representan un valor relativamente bueno, lo que probablemente reducirá la diferencia en el crecimiento de los precios", dijo Cook. "Sin embargo, se espera que las áreas que pueden aprovechar la demanda de la riqueza recién creada registren el mejor desempeño".

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
tipo de contenido
Negocios

Locales de Bellavista acusan "portazo" de la banca al pedir nuevos créditos

El gerente general de Patio Bellavista y presidente del gremio de locales de la zona, Álvaro Jadue, revela que se han perdido 1.500 trabajos desde el 18 de octubre.

tipo de contenido
tipo de contenido
Negocios

PedidosYa: suben los encargos en supermercados y bajan los de restaurantes

Los usuarios pueden ingresar a la plataforma y seleccionar que su orden sea entregada en un lugar específico, para así no entrar en contacto con otras personas.

tipo de contenido
Negocios

Cuál es la renta fija chilena que pende de una cuerda de incertidumbre

A medida que los inversionistas han vendido bonos, el mercado muestra un evidente desconfianza en el sector del retail y las aerolíneas.

tipo de contenido
Negocios

Los trabajadores de fábricas de alimentos comienzan a enfermarse

El avance de la pandemia supone un riesgo creciente y es posible que muchas instalaciones tengan que cerrar para sanitizar o poner en cuarentena a sus empleados.