Opinión de Fernando A. Tapia

Vendehúmos

Dentro de la ANFP la gestión de Pablo Milad genera cada vez más críticas. Se le cuestiona su falta de preparación para abordar los temas, dice Fernando Agustín Tapia.

Estadio de Temuco.

Por Fernando A. Tapia

Miércoles 31 de marzo de 2021

A+ A-

Primera vez en la historia de los presidentes de la ANFP. ¿Cuándo se ha visto un asesor deportivo para el timonel del fútbol chileno? ¿Para qué vino Francis Cagigao, entonces? Raro, como cuando Sergio Jadue inventó un cargo para su señora.

Estas fueron mis palabras hace unos días en Pauta de Juego, de Radio PAUTA, al conocer la noticia del nombramiento del joven entrenador argentino Germán Corengia como el flamante asesor de Pablo Milad. Es cierto, la comparación con el autodeclarado culpable por corrupción en el caso FIFA podía resultar provocadora, por lo que una reacción del presidente de la ANFP o de alguno de sus asesores de prensa podía ser esperable. Pero no, la respuesta provino de una de las nuevas funcionarias del organismo, a través de Twitter: "Si hubiera reporteado algo, sabría que no hay nada raro, que hay funciones muy específicas y necesarias para el desarrollo deportivo de los clubes. Pero el humo vende más", me escribió la abogada Pilar Maulén, asesora legal de la ANFP.

Por supuesto que es esperable que una asesora, llegada al organismo en septiembre del año pasado de la mano del vicepresidente Jorge Aguilar (sin mediar concurso por supuesto), iba a defender la contratación de un nuevo asesor (sin proceso de selección por cierto). Hasta ahí nada nuevo. Lo que no acepto es que suponga que no haya reporteado el supuesto objetivo por el cual fue contratado Germán Corengia, disfrazado bajo el objetivo de "desarrollar un catastro a nivel estructural del fútbol chileno, con el objetivo de detectar las necesidades en las que se debe enfocar la ANFP y, de esa manera, potenciar la generación de futbolistas que puedan ser exportables y que se sumen a las diferentes categorías de la selección en el futuro". Una especie de veedor con gigantes márgenes de acción, tan grandes que ni siquiera desde adentro varios funcionarios del organismo y dirigentes del fútbol logren determinar qué significa en realidad.

Pero el concepto de vender humo me hizo mucho sentido en este caso. Desde 2018 fue incorporado entre las 2.451 modificaciones de la Real Academia Española de la Lengua (RAE), que lo define como el acto de "tratar de convencer con palabras y argumentos carentes de sentido", aunque su acepción más clásica, de la misma RAE, es que un vendehúmos es una "persona que ostenta o simula valimiento o privanza con un poderoso para vender sus favores a los pretendientes". Es un término adaptado del Derecho Romano, donde se define como "venditio fumi" a las promesas falsas. Y entonces caí en cuenta de que era una buena oportunidad de hacer un breve repaso de algunas acciones cometidas por Pablo Milad en su cuestionada administración y que calzan perfecto al concepto empleado por su asesora legal, y que justifican las dudas respecto del nuevo cargo.

Por ejemplo, cuando para tratar de tapar su error de haber suspendido el famoso partido de Colo Colo ante Antofagasta en el Monumental, el presidente de la ANFP –¿con la asesoría legal de la señora Maulen?- pidió al tribunal de disciplina la sanción de la pérdida de puntos para el equipo albo, pese a que claramente el reglamento no establecía sanciones deportivas sino solo económicas. Humo para desviar las críticas a su decisión, que desembocó en una serie de suspensiones después, con el caos de programación para el torneo. O cuando el timonel del fútbol chileno nos dijo que el candidato número uno para asumir la banca de la Selección era el técnico español Rafael Benítez, pero que su vínculo con un club chino lo hacía muy difícil por la cláusula de salida. El entrenador se desligó de esa institución el 23 de enero y hoy está cesante. Más humo para tapar el errático proceso de contratación del sucesor de Reinaldo Rueda.

Quizás el mejor ejemplo fue el rimbombante anuncio del nuevo complejo Juan Pinto Durán en el Cerro Chena, en la comuna de San Bernardo. Con planos y la presencia de importantes autoridades, Pablo Milad habló a grandes rasgos de la "nueva ciudad para el fútbol". Pero no pasaron muchas horas para que esa puesta en escena se transformara en un gran ridículo comunicacional luego de que el Ministerio de Defensa aclarara que esos terrenos pertenecen al Ejército y que desde la ANFP no existía ningún proyecto presentado. Ni las explosiones de las granadas utilizadas en esos campos de entrenamiento levantaron tanto humo.

Podría seguir con varios ejemplos más, pero me detengo en el fondo del tema: ¿Qué explica la contratación de Germán Corengia? ¿Por qué él? Su última experiencia fue en Coquimbo Unido, donde fue despedido por la mala campaña en el torneo (26,67% de rendimiento). Con paso por seis clubes del fútbol chileno, para varios dirigentes no es más que un intento de hacer un gesto de tregua con uno de sus grandes opositores: el presidente de Unión San Felipe, Raúl Delgado, equipo donde el DT tuvo dos pasos y estableció una cercanía con el timonel del equipo del Aconcagua.

El anuncio del nuevo cargo para Corengia llegó justo cuando Delgado anunció una querella contra la ANFP a la que exige una indemnización por US$ 2,5 millones debido a que no se estaría cumpliendo con el contrato de la TV que, según el directivo, debería transmitir la totalidad de partidos de la Primera B. En los pasillos de Quilín no son pocos los que agregan que en la ofensiva política de Milad por ganar simpatías con sus opositores se debe agregar las gestiones para conseguir el nombramiento del presidente de Palestino, Jorge Uauy –uno que no votó por él en las elecciones-, como miembro de la Comisión de Finanzas de la Conmebol.

En la interna de la ANFP la gestión de Milad genera cada vez más críticas. Se cuestiona su falta de preparación para abordar los temas e incluso se comenta que al lado de él, el expresidente Sebastián Moreno es Winston Churchill. Temeroso de perder el poder, no cabe duda de que quiere quedar bien con todos, sumando asesores y ofreciendo cargos incluso para opositores, los que aceptan simplemente porque cada cual juega su propio juego.

Son amigos por interés, con el riesgo de que a la primera lo dejarán solo. Germán Corengia tendrá que recorrer el país para justificar su función, realizando un trabajo que perfectamente podría haber asumido el Instituto Nacional del Fútbol (INAF), dependiente de la ANFP, y que cuenta con docentes y académicos con preparación profesional para cumplir la gigantesca y cantinflesca tarea definida para el nuevo cargo.

Opinión de Fernando A. Tapia

Más Vivaldi señor rector

Fernando Agustín Tapia plantea que se echa de menos una voz más clara de la máxima autoridad universitaria para resaltar que más allá del negocio privado, la "U" tiene una dimensión pública y social que es necesaria resguardar.

Fernando A. Tapia participa en Pauta de Juego, de Radio PAUTA, de lunes a viernes a partir de las 12:30 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

<p>La sede de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional en Quilín.</p>
tipo de contenido
Opinión de Fernando A. Tapia

El jaduismo vive

¿Se abrirá la caja de pandora? ¿Reaccionará la ANFP ante esto? Es lo que se pregunta Fernando Tapia frente a las irregularidades que se destaparon con los pagos en Lautaro de Buin.

<p>Medalla de la Segunda División Profesional de fútbol de Chile. Créditos: ANFP</p>
tipo de contenido
Opinión de Fernando A. Tapia

Una guerra de segunda

El origen de la Segunda División Profesional "es espurio. Fue creada en 2011 por la directiva de Sergio Jadue como un traje hecho a la medida para los equipos amenazados con irse a la entonces Tercera División", dice Fernando A. Tapia.

<p>Ennio Vivaldi, rector de la Universidad de Chile.</p>
tipo de contenido
Opinión de Fernando A. Tapia

Más Vivaldi señor rector

Fernando Agustín Tapia plantea que se echa de menos una voz más clara de la máxima autoridad universitaria para resaltar que más allá del negocio privado, la "U" tiene una dimensión pública y social que es necesaria resguardar.

<p>Bárbara Sánchez, jugadora de Universidad de Chile. Créditos: Agencia Uno</p>
tipo de contenido
Opinión de Fernando A. Tapia

La cancha dispareja

Fernando A. Tapia propone que los cracks empujen con gestos concretos una mejora en la situación de "sus pares mujeres, que además después del fútbol tendrán que seguir trabajando para sobrevivir".