La acera de los tontos

Boric y los modelos de desarrollo para recaudar

"Frente a los sofisticados daneses o suecos, los noruegos eran pobres, provincianos, incultos y vulgares. Por eso es destacable el esfuerzo que hizo este país", comenta John Müller en su columna.

Pixabay/PAUTA

Por John Müller

Jueves 11 de noviembre de 2021

A+ A-

Escuchaba el otro día a Diego Pardow, asesor de Gabriel Boric, contarnos cómo es perfectamente posible que Chile aumente su recaudación fiscal en ocho puntos del PIB para construir un Estado de bienestar porque otros países también lo han hecho. Y citaba casos como el de Grecia o Turquía en medio de sus graves crisis fiscales que es como citar a Afganistán o Irak, donde cualquier cosa que no sea la guerra es crecimiento económico.

Uno de los casos más emblemáticos que citó Pardow es el de Noruega, que aumentó en 8 puntos su recaudación fiscal entre 1965 y 1973. Esto me recordó el libro Grandes Borrachos Daneses, de Ignacio Vidal-Folch y Lars Bang Larsen y publicado en 2011. Ignacio es hermano de Xavier Vidal-Folch, periodista de El País y uno de los mejores analistas europeos de la prensa española. En este libro, que no solo habla de Dinamarca, sino de todos los vecinos nórdicos se cuenta cómo Noruega era el último de la fila y el hermano despreciado entre los países escandinavos.

Frente a los sofisticados daneses o suecos, los noruegos eran pobres, provincianos, incultos y vulgares. Por eso es destacable el esfuerzo que hizo este país de pastores y pescadores, que antes se veían obligados a emigrar a EE. UU., por desarrollar su país. A partir de la II Guerra Mundial, además, se empeñaron en crear un Estado de Bienestar para acabar con la explotación y el abuso.

Trabajaron muy duro los noruegos, es verdad. Desarrollaron el salmón, la industria forestal y la minera, puras materias primas como Chile. Pero el elemento clave es que el 19 de julio de 1966 perforaron su primer pozo de petróleo en el Mar del Norte. Y en 1969 comprobaron que tenían las reservas de crudo más importantes de Europa Occidental y se convirtieron en el segundo productor mundial. Con todo, tengo que recordar a Gabriel Boric que el petróleo no garantiza nada. Venezuela también tiene.

Revise la videocolumna de John Müller a continuación

John Müller conduce Primera Pauta, de Radio PAUTA, de lunes a viernes a partir de las 07:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl.

La acera de los tontos

¡Presidencialismo o parlamentarismo, pero que funcione!

La historia del sistema político chileno en el siglo XXI es la del frustrante paso del hiperpresidencialismo a la hiperfragmentación.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

La prueba de la blancura de la nueva Constitución

"Si la Constitución es ampliamente consensuada, su mecanismo de reforma será estándar, parecido al de las mejores democracias, y permitirá que la misma se vaya perfeccionando según su uso", dice John Müller.

<p>Sillas en el Salón Pleno del Congreso Nacional, con opinión de John Müller.</p>
tipo de contenido
La acera de los tontos

¿Dónde está la silla de los chilenos?

Como en el juego de dinámica de grupos, todos disimulan, pero cuando llegue la hora de sentarse verán que la silla que han quitado es la de la prosperidad.

<p>Senado de la República en enero de 2022</p>
tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

En el presidencialismo, todo pasa por el Legislativo

"El equilibrio político que hay hoy en las Cámaras es mucho más favorable para el Presidente electo y los suyos que el que se va encontrar a partir de marzo", dice John Müller.

<p>Traspaso de mando desde Sebastián Piñera a Michelle Bachelet en 2014.</p>
tipo de contenido
La acera de los tontos

El interregno presidencial chileno

Chile tiene uno de los plazos más dilatados para la transmisión del poder. La constitución del nuevo Congreso se producirá 110 días después de su elección.