La acera de los tontos

La oportunidad de Boric en La Araucanía

No son las lealtades populares históricas las que definen el conflicto, sino que es la fuerza la que todo el tiempo está redefiniendo esas lealtades

Panfleto de grupos radicales en Macrozona Sur de Chile.

Agencia Uno/PAUTA

Por John Müller

Lunes 3 de enero de 2022

A+ A-

Comienza el año y es tiempo de pronósticos. La agenda del Presidente electo Gabriel Boric está llena de desafíos, pero quizá ninguno tenga la entidad que plantea el conflicto de La Araucanía. Izkia Siches, que forma parte del triunvirato de instalación del nuevo gobierno, se ha mostrado a favor de dialogar con la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), que no deja de exhibirse con armas de fuego, lanzar soflamas y "revindicar la violencia política".

El asunto es extraordinariamente importante para el nuevo gobierno que deberá desplegar muy pronto una política propia. En La Araucanía está en vigor el estado de emergencia y si el gobierno de Sebastián Piñera no lo deja decaer, una de las primeras decisiones de Boric debe ser si lo mantiene o no. Además, Siches se ha declarado partidaria de un diálogo sin condiciones. Y aunque la diputada comunista Karol Cariola matizó que "la violencia no es la solución", nadie ha dado detalles de cómo sería esa conversación, bajo qué condiciones y en qué marco jurídico.

Una serie de analistas ha apostado que al nuevo gobierno no le conviene mostrarse activo en este frente, porque sería la Convención Constitucional el marco donde se estarían encajando las piezas de los pueblos originarios. Sostienen que el nuevo presidente debería dejar que la Convención le solucione el problema de la violencia. Pero esta línea de pensamiento es errónea. El conflicto mapuche no es con todos los pueblos originarios, sino con una serie de grupos que se arrogan la representación del pueblo mapuche.

El mero análisis de la cuestión ya supone aceptar hechos que en la Convención resultarían incómodos: primero, que hay pueblos originarios que están perfectamente acomodados en la institucionalidad chilena y hasta se benefician de ella más que otros y, segundo, que el mapuche es el pueblo originario -con diferencia- más importante de Chile. Y en relación a esto último, hay un tercer dato que a Héctor Lalitul, el líder de la CAM, no se le escapa: que la identidad mapuche incluye el mito de que es un pueblo que nunca dejó de luchar contra huincas auxiliados por traidores yanaconas.

Nacional

Los cuatro grupos radicalizados que operan en la Macrozona Sur

En 2021 exhibieron sus armas a través de videos. El primer grupo que surgió fue la CAM y el último, Resistencia Mapuche Lavkenche (RML): acaba de quemar 31 cabañas y envió una amenaza a Boric y Piñera.

En una situación de conflicto como el que existe en La Araucanía, para muchos resulta lógico pensar que este se definirá en función de las lealtades populares preexistentes cuando, en realidad, es el mismo conflicto el que permanentemente está redefiniendo esas afiliaciones. En su magnífica obra La lógica de la violencia en la guerra civil (Ed. Akal, 2006), el politólogo Stathis Kalyvas sostiene que "la evidencia indica que las alianzas e identidades son fruto de la violencia o son transformadas radicalmente por ella".

Muchas veces, por ejemplo, la lealtad política y la geografía están unidas y la una termina de conformar la otra. Es lo que descubrió Lynn Horton estudiando la guerra civil nicaragüense. Los 'contras' se aprovechaban de la debilidad del aparato del Estado sandinista en las regiones remotas para obtener la colaboración popular. Comenzaban hostigando a los simpatizantes sandinistas, forzándolos a abandonar sus granjas y refugiarse en la ciudad de Quilalí. "El Frente Sandinista nos abandonó", decía uno de los campesinos entrevistado por Horton, quien sugiere que si estos se las hubieran arreglado para mantener una presencia militar y política mayor en la región, la lealtad política de la mayoría de los campesinos habría cambiado de bando.

Un caso similar se dio en España durante la guerra contra la ocupación francesa de Napoleón. La guerra de guerrillas no se dio en las grandes ciudades -que solo se rebelaron en 1808 contra la ocupación-, sino en las zonas rurales o en los caminos. Hay una correlación inversa entre la eficacia en el cobro de impuestos por los franceses y la participación popular en la insurgencia. Es decir, allí donde los invasores podían cobrar impuestos, aunque estos resultaran ser un agravio para la población local, había menos rechazo al ocupante.

Nacional

Cómo operan los ORT, el brazo armado de la CAM

Los Órganos de Resistencia Territorial fueron creados a fines de los 90. Pablo Marchant pertenecía al ORT Lafkenche-Leftraru. Según Héctor Llaitul, participaba en "una acción de sabotaje".

Estos hallazgos de Kalyvas ponen de manifiesto una cuestión que ya es conocida: la importancia de que un Estado sea capaz de hacer valer efectivamente sus leyes dentro de sus fronteras. Por eso los choques en La Araucanía se producen en carreteras, caminos o puentes, porque la articulación del Estado se produce realmente a través de ellas.

Gran parte del prestigio que Héctor Llaitul tiene entre sus seguidores se debe a los gravísimos errores cometidos por el Estado a la hora de combatir su movimiento. A Llaitul se le han imputado delitos falsos, se le encarceló injustamente y, por último, se le quiso implicar en la ridícula 'Operación Huracán', orquestada por Carabineros de Chile. En definitiva, la torpeza de un Estado muy propenso a tomar atajos lo transformó en un símbolo del descontento. El gobierno de Gabriel Boric tiene, por la propia renovación generacional que supone, la oportunidad única de mirar el conflicto de otra manera.

John Müller conduce Primera Pauta, de Radio PAUTA, de lunes a viernes a partir de las 07:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl.

La acera de los tontos

Oportunismo y responsabilidad fiscal

"Ni la autonomía ni la responsabilidad fiscal parecen ser la razón de fondo que está en la base del rechazo de Boric a la PGU", escribe John Müller. "Diría que el futuro presidente quiere reservarse la capacidad de implantar un nuevo sistema de seguridad social llave en mano".

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
La acera de los tontos

Un borrador que se aparta de la tradición republicana

La desaparición del Poder Judicial y su sustitución por los Sistemas de Justicia quizá sea la apuesta más excéntrica del borrador.

tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

Un Gobierno que no ofrece gobernabilidad

El Ejecutivo ha reculado con más proyectos legislativos que los que ha sacado adelante demostrando tener limitaciones que la nueva Constitución no arreglará.

tipo de contenido
La acera de los tontos

Finlandia y Suecia le hacen un MeToo a Putin

Su decisión de adherirse a la OTAN no sólo cuestiona las excusas rusas en Ucrania sino que contribuyen a ampliar el prestigio de la alianza militar.

tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

La diferencia entre una ocurrencia y un globo sonda

Cuando los gobiernos abusan de estas tácticas, la calidad democrática se resiente y la credibilidad del Ejecutivo se erosiona.