La acera de los tontos

Chile tiene un nuevo día nacional del odio: el 18 de octubre

"Qué duda cabe de que la Convención Constitucional no ha hecho más que acarrear más leña al fuego con su decisión de destacar esta fecha en su programación", opina John Müller.

Manifestante sostiene una bengala en medio de una barricada en Chile, durante el 18 de octubre de 2021.

Agencia Uno/PAUTA

Por John Müller

Jueves 21 de octubre de 2021

A+ A-

El 18 de octubre ha sustituido al 11 de septiembre como el día nacional del odio. Hasta hace unos años, la fecha del golpe de Estado de 1973 era un día de efusión violenta que no tenía ningún sentido. Si alguna vez lo tuvo fue cuando el régimen militar lo celebraba con todos sus fastos, pero ya en democracia, no era un día más que para guardar luto por nuestra falta de entendimiento. Sin embargo, la acumulación de efemérides más siniestras y la marcha natural de la historia han conseguido trasladar de una fecha a otra la violencia que tan cuidadosamente cultivamos en Chile.

Hay analistas que dicen que esta vez la violencia se ha presentado desnuda, que la de 2019 era una expresión de desesperación, que tenía un ángulo cultural. Creo recordar que el 18 de octubre de 2019 fue un día infernal en Chile donde se quemaron estaciones de Metro, ardió el edificio corporativo de Enel y se saquearon comercios y supermercados. La policía fue ampliamente desbordada. Todavía no encuentro dónde estuvo el ángulo cultural, como no fuera la entrevista en la Revista del Sábado que ofrecía Sebastián Dávalos, hijo de la expresidenta Michelle Bachelet, quien decía: "La gente no quiere la verdad, quiere tener a alguien a quien odiar".

Qué duda cabe de que la Convención Constitucional no ha hecho más que acarrear más leña al fuego con su decisión de destacar esta fecha en su programación. Si realmente los líderes de esta Convención rechazaran la violencia como método de acción política, hubiesen escogido el 25 de octubre, aniversario de la gran marcha pacífica de más de un millón de personas, como el día que los chilenos debían ensalzar, o el 15 de noviembre, día en que se firmó el acuerdo parlamentario que dio origen al proceso constituyente.

No ha sido así y esto retrata la lamentable confusión moral de muchos chilenos que cada vez se muestran más tolerantes con los violentos. Lo incomprensible es que la propia Convención haya decidido ensalzar el día que más dudas extiende sobre su legitimidad de origen.

Revise la videocolumna de John Müller:

John Müller conduce Primera Pauta, de Radio PAUTA, de lunes a viernes a partir de las 07:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl.

La acera de los tontos

Cita a ciegas entre el Presidente y el Congreso

Se presta una atención desmedida a la elección presidencial, cuando lo realmente clave el 21 de noviembre es el control de las cámaras.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

<p>Bandera de China en la nieve</p>
tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

El paradigma chino en Chile

John Müller recuerda el vaticinio sobre un modelo que mezcla autoritarismo y prosperidad. "Para gran parte de la población no resultaría extraño, porque es la misma combinación que se dio con el régimen militar de Augusto Pinochet". 

tipo de contenido
La acera de los tontos

El error del optimismo injustificado

Kast sigue en su rincón deshojando la margarita de si es mejor seguir siendo el original o convertirse en una copia ‘low cost’ como ha hecho Boric.

La acera de los tontos

El votante que no quería ganar

"Los votantes de Parisi probablemente le votaron precisamente porque no tenía ninguna posibilidad de ganar y lo que querían mostrar era su descontento con el sistema", escribe John Müller.

<p>Candidatos presidenciales populistas en Chile.</p>
tipo de contenido
La acera de los tontos

21-N: segundo estallido populista, esta vez sin barricadas

El 75% de los votantes de la primera vuelta presidencial se han inclinado por opciones más o menos populistas, escribe John Müller.