Política

El cambio en Segpres: entra Cristián Monckeberg, sale Claudio Alvarado

La clave de quien lidera la estrategia legislativa del Gobierno es contar con un oficialismo ordenado: ahí se juega el éxito el nuevo ministro.

PAUTA

Por Marcela Gómez

Martes 28 de julio de 2020

A+ A-

¿Por qué se va?

Claudio Alvarado duró 54 días como ministro secretario General de la Presidencia (Segpres), adonde había llegado en el cambio de Gabinete el 4 de junio. En ese momento se consideró un ajuste natural, ya que había sido el subsecretario de esa cartera tanto en la primera administración de Sebastián Piñera como en la actual. También pesó en ese nombramiento su cercanía y buena coordinación con Gonzalo Blumel, que primero fue su superior en Segpres y en ese ajuste asumió como titular de Interior. De hecho, se entendió que su llegada a Segpres era un triunfo de Blumel y a ambos se les evaluó como dupla.

La pérdida de poder del jefe de gabinete también golpeó a Alvarado, a pesar que desde el Congreso ha gozado de un mejor trato. En esto ha girado a cuenta del conocimiento y cordialidad que cultivó tanto durante su etapa como parlamentario, como en su fase de subsecretario Segpres y negociador principal del Ejecutivo.

Precisamente, sus dotes de articulador de acuerdos y de negociador "en las sombras", para que otros se lleven los méritos, fueron activos importantes para ser designado en un cargo que conocía de memoria. La tarea fue más difícil, como lo confirmó la derrota en el retiro de fondos desde las AFP.

Política

Ministro Alvarado: "Fue nuestro propio sector que nos generó un golpe y una derrota"

El titular de Segpres justificó la suspensión del comité político en busca de "momentos de reflexión". Pidió un esfuerzo por comunicar mejor las "bondades" de lo que ofrece el Gobierno.

Pero si no logró replicar éxitos anteriores se debió también a un problema de timing: llegó en un clima de mayor polarización y en un momento en que el Gobierno estaba muy golpeado: se criticaba el atraso en las medidas de apoyo económico y se tuvo que reconocer que la estrategia sanitaria para contener la pandemia había fracasado, precipitando la salida del exministro de Salud, Jaime Mañalich.

Cuentan sus cercanos que abandona el Gabinete con tranquilidad y que se retira a su Chiloé querido.

¿Quién llega?

Cristián Monckeberg asume la Segpres siguiendo el mismo impulso que el 4 de junio lo había llevado desde la cartera de Vivienda a la de Desarrollo Social: que su partido, Renovación Nacional, tuviera un militante en La Moneda y pudiera llevar su voz en todos los temas de relevancia que allí se resuelven.

Monckeberg no es solo alguien que pertenece al ADN de ese partido, que presidió entre 2014 y 2018 y del cual también fue diputado por tres periodos. En su paso por el Congreso cultivó buenas relaciones con parlamentarios de su sector y también con algunos de la oposición por su estilo correcto, calmado y dialogante. 

Aquel estilo se reflejó tanto en la negociación del acuerdo por 24 meses para enfrentar las pandemia, logrado 10 días después de asumir su cargo, y en el empeño que puso para apurar el avance de las medidas de apoyo en el congreso.

Política

Ministro Monckeberg: "Las familias necesitan ahora la plata"

El titular de Desarrollo Social cree que no es relevante "si levantan o no las manos" en señal de acuerdo. Trabajan en nuevas fórmulas para facilitar la entrega del IFE.

Además, cumple un requisito fundamental en el actual escenario: es un hombre que cuenta con el respaldo de los nuevos ministros de Interior, Andrés Allamand, y de Defensa, Mario Desbordes. Ambos representan hoy las principales corrientes que disputan el corazón de RN. Por esta sintonía, Monckeberg podría ayudar a destrabar diferencias, lo que podría ser principal virtud. 

Principales prioridades

La principal prioridad del nuevo ministro Segpres es contribuir a pacificar a la derecha y a reordenar al oficialismo: sin una estrategia eficiente que logre este piso, la tarea del responsable de impulsar la estrategia legislativa del Gobierno se vuelve prácticamente imposible. No es una tarea exclusivamente suya, sino del Comité Político y los presidentes de los partidos de Chile Vamos, pero el éxito del lograr alinear al oficialismo se mide -a veces, dramáticamente- en las votaciones en el Congreso.

Una tarea de segundo orden, pero no menos importante, es mantener abiertas las puertas al diálogo con las oposiciones, por más difícil que esto resulte. 

A+ A-

Relacionados

<p>El Presidente Sebastián Piñera se reunió con los presidentes de la Corte Suprema, Guillermo Silva; del Senado, Adriana Muñoz; de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen; del Consejo de Defensa del Estado, Juan Peribonio; el Fiscal Nacional, Jorge Abbott; y el Contralor General de la República, Jorge Bermúdez.</p>
tipo de contenido
Política

Acercamientos y recriminaciones: la reunión de los poderes del Estado por La Araucanía

El Presidente Piñera recibió en La Moneda a las máximas autoridades del país. El patrullaje mixto y el eventual Estado de Sitio centraron el debate.

<p>El alcalde de Renca, Claudio Castro.</p>
tipo de contenido
Política

Renca: Tricel deja fuera a Castro y Chile Vamos ganaría la alcaldía sin mediar elección

[Actualizada] El fallo abre un escenario electoral inédito, pues el candidato del oficialismo, César Monsalve (PRI), será el único en la papeleta. Castro y sus adherentes presentarán un recurso de protección.

<p>Los cinco candidatos presidenciales coincidieron en el acto de conmemoración de los 39 años del asesinato del dirigente sindical Tucapel Jiménez. </p>
tipo de contenido
tipo de contenido
Política

Los puentes, dudas y roces que dejó la primera cumbre presidencial de la oposición

Los cuatro presidenciales de Unidad Constituyente y Daniel Jadue (PC) coincidieron en un encuentro. Los llamados a la unidad se repitieron: el problema es cómo se llega a ella.

<p>Jaime Bellolio, vocero de Gobierno.</p>
tipo de contenido
tipo de contenido
Política

Bellolio y violencia en el sur: "Lo que ahí ha ocurrido es una ola de ataques terroristas"

El vocero de Gobierno señaló que no se ha descartado el estado de sitio, pero que antes se deben agotar otros recursos.