La acera de los tontos

Más tiempo destruyendo que construyendo

La Convención carece del respaldo que hubiese significado construir un firme consenso previo sobre cuestiones como la plurinacionalidad, el sistema de justicia o el político.

Agencia Uno / PAUTA

Por John Müller

Lunes 18 de abril de 2022

A+ A-

La discusión constitucional en Chile ha llegado a un punto en que cualquiera puede ver lo obvio: se ha dedicado más tiempo a destruir un orden constitucional que a levantar uno nuevo. Y esto no es sólo responsabilidad de un mal diseño del proceso, fruto de la premura con que se gestó el itinerario de sustitución constitucional, sino de la conducta política de los últimos 32 años, incluidos los trabajos de apuntalamiento y refuerzo de los cimientos que supuso la gran reforma de Ricardo Lagos de 2005, y las numerosas y desesperadas reformas constitucionales de 2020 y 2021 que terminaron por descoyuntar el sistema.  

Las propuestas que está aprobando la Convención Constitucional han dado pie a que una parte de la opinión pública califique de "mamarracho" el texto. Ese puede ser un sector pequeño, ruidoso y radicalizado. Pero lo que realmente hace daño al proyecto constitucional es que está dejando numerosos muertos y heridos en el camino: el Senado y todos sus grupos de interés van camino del cementerio. Pero también se sienten agraviados los jueces y el mundo que les rodea, las fuerzas armadas, los carabineros, los agricultores, los mineros, los que tienen derechos de aguas, los que tienen una casa en la playa que no saben qué derechos va a ejercer la playa… De momento, sólo están contentos los bomberos, aunque seguro que el texto les disgustará por otro lado.

Claro, esto es muy frustrante para los promotores del proceso. Fernando Paulsen se lo decía a Matías Walker en una entrevista en CNN Chile: "Por definición una Convención Constituyente lo que hace es cambiar lo que ya existía, porque si lo que existía no se va a cambiar, no había necesidad de hacer una convención". El convencional Fernando Atria respaldó el punto en su cuenta en Twitter: "A veces hay que decir lo que es obvio. ¿Qué sentido tiene haber pensado una CC si cualquier cambio significativo es denunciado y descalificado?". 

Tanto Paulsen como Atria olvidan que el proceso de sustitución constitucional prevé un plebiscito de salida, convocado para el 4 de septiembre próximo, con voto obligatorio. Efectivamente, la Convención tiene el derecho de proponer el texto que desee, pero la última palabra sobre su validez la tienen los chilenos que pueden rechazarla.

Y el rechazo a la Convención y a su texto muestra una tendencia ascendente, pese a las numerosas advertencias que les han sido formuladas a sus responsables.

La acera de los tontos

La representatividad de la Convención

"El problema de la baja participación es de representatividad. Y ese es el problema que afecta a la Convención Constitucional", dijo John Müller.

La última ha sido de Íñigo Errejón, el fundador de Podemos que fue purgado por Pablo Iglesias y que ahora ocupa uno de los dos escaños que Más País tiene en el Congreso de España. En un encuentro con militantes de Convergencia Social, el español les dijo según recoge 'La Tercera': "La nueva Constitución que se apruebe en Chile será exitosa -y sé que decirlo parece de derecha, pero es al revés, es revolucionario- y será más revolucionaria cuanto más la asuman los adversarios. No puede ser una Constitución 'de parte', no puede ser la Constitución de las izquierdas, porque entonces durará tanto como dure el gobierno de izquierda".

Los planteamientos de Errejón no son fáciles de digerir en la Convención Constitucional, donde se ha formado una mayoría radicalizada que intercambiándose favores consigue sumar los dos tercios necesarios para aprobar en el pleno sus propuestas. Aunque esta mayoría se ha visto erosionada en las últimas semanas porque hay convencionales que han empezado a visualizar el rechazo a su trabajo, ella sigue existiendo. Pero carece del respaldo que hubiese significado construir un firme consenso previo sobre determinadas cuestiones como la plurinacionalidad, el sistema de justicia o el sistema político.    

John Müller está en de Radio PAUTA en dos programas: Primera Pauta, de lunes a viernes a partir de las 07:00 horas, y Marcando Pauta, de lunes a viernes a partir de las 08:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl.

La acera de los tontos

Los inquietos "hijos" de Pedro de Valdivia

"Se podría decir sin temor a equivocarse que la inquietud por su ordenamiento político se ha adueñado de los descendientes de don Pedro de Valdivia. De los de aquí y los de allá", dice John Müller.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
La acera de los tontos

El ministro Jackson es incompatible con la seguridad jurídica

"Sus nociones sobre el beneficio que puede lograr el Estado de las tomas y ocupaciones de terrenos privados son incompatibles con un Estado de Derecho", dice John Müller.

tipo de contenido
La acera de los tontos

En Chile, la vida empieza a no valer nada

La muerte del contador Riquelme, apuñalado en pleno centro de Santiago, es el resultado de una sociedad donde la gente, la policía y el gobierno miran para otro lado.

tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

Un problema de Boric con los trabajadores

En el debate sobre el destino de la cotización adicional, el Presidente debería explicar por qué la Constitución no dispuso que eran intangibles y heredables.

tipo de contenido
La acera de los tontos

Lo que el Gobierno no dice: ¿A quién le van a mejorar las pensiones?

La construcción de un sistema de seguridad social choca con la convicción de los chilenos de que sus fondos previsionales sean heredables.