Política

Crisis social 2019: el nuevo gabinete político

Por qué salen las autoridades, quiénes llegan y cuáles son las nuevas prioridades en los ministerios de Interior, Segpres y Segegob.

Por Ana María Sanhueza, Catalina Batarce y Gladys Piérola

Lunes 28 de octubre de 2019

A+ A-

Interior y Seguridad Pública

¿Por qué se va?

Desde que comenzaron las manifestaciones tras el estallido social, el 18 de octubre, Andrés Chadwick -el hombre más cercano al Presidente Sebastián Piñera (además, son primos) y jefe de gabinete en sus dos gobiernos-, concentró las críticas de la oposición y de gran parte de la ciudadanía por el manejo de la crisis. En especial tras las denuncias por el actuar de la policía y los militares que ha recopilado el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). En noviembre de 2018, Chadwick ya había sido objeto de fuertes cuestionamientos por el homicidio del comunero mapuche Camilo Catrillanca en La Araucanía por parte del Comando Jungla de Carabineros. Una actuación en que la Fiscalía descubrió que los uniformados habían mentido. Por ello fue interpelado en la Cámara de Diputados, donde reconoció que la policía uniformada entregó información falsa y, además, la criticó: "Son hechos inaceptables. Como Gobierno no aceptamos que Carabineros falte a los protocolos y a la verdad", expresó. 

¿Quién llega?

Gonzalo Blumel, 42 años, ingeniero civil y militante de Evópoli, fue ministro de la Sceretaría General de la Presidencia (Segpres) hasta que asumió en Interior, cargo que a última hora se enteró de que ocuparía. En su rol como vínculo de La Moneda con el Congreso, articulando proyectos de ley, ha forjado relaciones con parlamentarios de distintos sectores. De ahí que es reconocido como dialogante.

Blumel es muy cercano a Piñera, incluso ha sido considerado como su "delfín". Fue parte del grupo político de su campaña que trabajó en Apoquindo 3000. Hoy es parte del equipo más joven del gabinete, que entre los 24 ministros promedian 52,6 años: el más joven es Julio Isamit (Bienes Nacionales), con 30, y el mayor es Hernán Larraín (Justicia), con 72 años.

Principales prioridades

Como ministro del Interior deberá enfrentar las investigaciones que vienen en Fiscalía por el actuar de los uniformados en el estado de emergencia. De ahí que, entre las primeras palabras a la prensa -dijo que hablaba a los chilenos y también a quienes han llegado a vivir al país, dando un gesto hacia los migrantes-, destacó la presencia de observadores de derechos humanos de la ONU, que llegaron a visar las denuncias por hechos ocurridos en las manifestaciones. "Yo sé que hay una preocupación muy importante, fundamental de todos los sectores en materia de derechos humanos, y es una preocupación absolutamente compartida por el Gobierno", dijo.

Además, el 15 de octubre, apenas tres días antes de que estallara la crisis social, Interior enfrentaba las críticas por la delincuencia tras el alza de cuatro puntos con respecto a 2018 en los índices de victimización, que llegó al 40,6 % según el Índice de Paz Ciudadana. Por ello, este también será un desafío clave para Blumel.

Secretaría General de Gobierno

¿Por qué se va?

Cecilia Pérez es una de las colaboradoras más cercanas del Presidente Sebastián Piñera. Fue la portavoz de La Moneda durante la segunda parte del primer gobierno del Mandatario y de la primera parte del segundo, siendo su principal piedra de tope la compleja relación que sostuvo con la oposición. Si bien hace algunos meses logró sortear la polémica que generaron sus dichos respecto del Partido Socialista, tienda a la que instó a esclarecer sus vínculos con el narcotráfico, los cuestionamientos por el manejo de la crisis que generó en el Ejecutivo el estallido de las manifestaciones sociales le pasaron la cuenta.

Política

Chile Vamos toma la posta de la vocera y se enfrenta al PS

El oficialismo respaldó el actual de Cecilia Pérez en la ofensiva en que se vinculó al Partido Socialista con el narcotráfico. Algunos, eso sí, piden dar vuelta la página.

Las críticas que recibió de la ex Nueva Mayoría, del Frente Amplio, y de un sector importante de la ciudadanía terminaron por zanjar su salida del comité político.

¿Quién llega?

Karla Rubilar, 42 años, médico cirujano y cercana a Renovación Nacional, tienda a la cual renunció en enero de 2014, tras militar por alrededor de 10 años. Se desempeñó como diputada por 12 años, entre 2006 y marzo de 2018, representando al distrito Nº 17, correspondiente a las comunas de Conchalí, Huechuraba y Renca.

Tras alejarse del Congreso, fue designada por el Presidente Sebastián Piñera como intendenta de la Región Metropolitana, cargo que ocupó hasta la mañana del 28 de octubre y desde el cual se había posicionado como la carta más fuerte de Chile Vamos para disputar la gobernación regional en 2020.

Fue precisamente en el marco de las manifestaciones de la última semana que declinó competir en dicha elección y luego aceptó integrar el gabinete del Mandatario.

Principales prioridades

Su principal tarea, como ella misma lo ha definido, será llevar la voz de la ciudadanía al Gobierno. No basta ser la voz del Gobierno, ha reconocido. Así, será la encargada de transmitir el nuevo enfoque que quiere dar el Ejecutivo, donde "se ha escuchado" las demandas de la gente, con una agenda más social. "Con el cambio de gabinete, finalmente, lo que se reconoce es que, para enfrentar los sueños de este Chile nuevo, era necesario hacer un cambio", fueron las primeras palabras de Rubilar en el cargo.

Asimismo, su prioridad es ponerle "bototos" a la cartera y pasar el menor tiempo posible en La Moneda. "Se nos ha pedido hablar menos, escuchar más, estar en la calle", aseguró. Agregó que será una ministra que estará en los barrios, en las comunas, tal como lo hizo en la Intendencia.

Fijar mecanismos de diálogo más efectivos con la oposición será otra de sus tareas. Ahí espera establecer conversaciones "poderosas" para sacar adelante los cambios que la gente demanda. "Mi celular va a estar completamente abierto para todos y cada uno de los parlamentarios de la oposición, porque nos interesa dialogar y cambiar la forma en que nos entendemos", sostuvo la nueva vocera. 

Secretaría General de la Presidencia

¿Por qué se va?

Gonzalo Blumel llegó temprano a La Moneda como titular de la Segpres, pero a media mañana y un poco antes de los anuncios oficiales se enteró, con sorpresa, de que terminaría el día como el número dos del Presidente, a la cabeza de Interior y como el único sobreviviente del equipo que lo acompañó desde la campaña presidencial. 

¿Quién llega?

Entró al Palacio de Gobierno sonriente. El entonces ministro de Bienes Nacionales Felipe Ward (UDI) llegó a La Moneda como la carta para liderar el Ministerio de Interior, pero luego de varios minutos de espera y en pleno salón Montt Varas, las cosas cambiaron. Para sorpresa de varios en el oficialismo, Ward (47) se quedó en la cartera de Segpres, donde compartirá dupla con otro UDI, el actual subsecretario Claudio Alvarado.

Ward es exdiputado por el distrito de Calama, cercano a la mesa de Jacqueline van Rysselberghe y exmiembro del grupo "Delta", que en tiempos de campaña presidencial defendía a Piñera. Sin embargo, su relación con el Mandatario también tuvo de agraz, en especial en la primera administración, cuando lo criticó por su frase de los "cómplices pasivos" justo para los 40 años del Golpe de Estado. "No volvería a votar por Piñera, es lo que mucha gente de la Alianza piensa y no se atreve a decir", dijo en ese entonces el nuevo ministro de la Segpres.

Principales prioridades

Felipe Ward tendrá la difícil tarea de negociar la nueva "agenda social" del Gobierno en el Congreso. Para eso será clave la sintonía con Alvarado, quien hasta este ajuste ministerial había cultivado una fluida relación con Blumel.

Lo más complejo para el nuevo titular de la Segpres será componer su lazos con la oposición, pues en sus tiempos de diputado era uno de los más críticos de la ex Nueva Mayoría y del Frente Amplio. Muestra de eso fueron varias de sus frases que sacaron roncha en la oposición. Por ejemplo, en 2013 dijo a The Clinic que "los Derechos Humanos son una especie de cajero automático que usa la izquierda para sacar plata".

En su regreso al Parlamento, uno de sus primeros desafíos será lidiar con la acusación constitucional contra el Mandatario.

 

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

<p>Desde los patios de La  Moneda, el Presidente destacó el acuerdo por la Paz y una  nueva Constitución. Crédito: Agencia Uno</p>
Política

Las cinco claves del giro del Presidente tras el estallido social

Por primera vez el Jefe de Estado admitió que ha habido atropellos a los derechos humanos. "No habrá impunidad", comprometió. También anunció la opción de elevar las pensiones más bajas sobre 20% en forma gradual.

Política

John Müller: "El Presidente se aferra a este acuerdo como a un clavo ardiente"

El analista de PAUTA se refiere al acuerdo por una nueva Constitución y la violencia en torno a la cual se originó: "Es una forma de validar la violencia como método de acción política".

Política

El debate interno en la UDI por la nueva Constitución

En el partido gremialista reconocen que llegar a acuerdo les traerá costos, pero que era algo relevante que debían hacer.

Política

Ernesto Ottone: "Hay enemigos de la democracia"

El sociólogo cree que existe cierta nostalgia de la violencia y advierte que junto con tomar las demandas del movimiento social, hay que preocuparse de la "mayoría silenciosa" que en el algún minuto exigirá orden.