La acera de los tontos

Caso Rojas Vade: mentir para ser elegido no es delito

"El episodio del caradura Rojas Vade -siendo gravísimo el engaño al que ha sometido a los chilenos- no es ni de lejos lo más trascendente de la Convención", dice John Müller en su columna de opinión.

Por John Müller

Lunes 13 de septiembre de 2021

A+ A-

"Vamos a ir cayendo uno a uno, yo voy a caer por equis cosa", dijo la convencional Alejandra Pérez en el matinal de Chilevisión cuando se destapó el caso Rojas Vade. "Hay una guerra contra nosotros. Si nos vamos a una falla, mentira o lo que sea de cada convencional durante este año vamos a tener alrededor de 300 situaciones como esta".

La de Pérez quizá sea la reacción más genuina de los convencionales de La Lista del Pueblo (LLDP). No olvidemos que fueron la segunda mayoría de la votación, con 27 candidatos electos. Pero ahí está resumido todo lo que se podía esperar de un elenco de supuestos independientes, sin experiencia política en las instituciones y elegidos sin el menor escrutinio previo por parte de la prensa. Es más, elegidos con el aplauso de una parte de la prensa que en el primer momento no cuestionó las mentiras y manipulaciones de Rojas Vade en las redes sociales.

Y cuando llega la hora de la rendición de cuentas ante la opinión pública, surge el encastillamiento, esa reacción tan natural de defender a los tuyos con cualquier excusa, de culpabilizar al sistema y de comparar a los medios de comunicación con la Santa Inquisición, como hizo Bessy Gallardo, de la Lista del Apruebo, para evitar comprobar si se tiene el tejado de vidrio o no.

Pero el episodio del caradura Rojas Vade -siendo gravísimo el engaño al que ha sometido a los chilenos- no es ni de lejos lo más trascendente de la Convención. Rojas es una incomodidad, un grano, una arruga que fastidia a la presidenta de la Convención, Elisa Loncon, a la que no le gusta cuando le preguntan por él: "Estoy acá para dar cuenta de las cosas positivas de la Convención", les dijo a sus bases cuando estas quisieron saber.

Es más, el engaño de Rojas Vade podría no tener consecuencias penales, aunque hay juristas que creen que el Ministerio Público estudiará a fondo el caso. Sin embargo, la adulteración de su declaración de bienes ni siquiera sería falta, según un primer análisis de la Contraloría. Salvo que se me escape alguna norma autóctona chilena, mentir para ser elegido en una elección directa no constituye delito.

Nacional

¿Puede reemplazarse a un convencional que renuncia a su cargo?

Los abogados Marisol Peña y Gabriel Osorio participan en Derecho a la Convención, el programa que analiza los aspectos legales más relevantes que surgen del órgano constitucional. Revise aquí el octavo capítulo.

Pero la presencia de Rojas Vade en el hemiciclo es un recordatorio vergonzante de lo fácil que es engañar al pueblo y lastra el trabajo de todos los demás convencionales. Se extiende la duda de que los demás puedan estar intentando hacer lo mismo. También es un punto de apoyo fuerte para los que ya están poniendo fichas en la campaña del rechazo al futuro texto constitucional. Hasta sus acérrimos defensores se darán cuenta de ello.

Nadie sabe para quién trabaja, dice el refranero chileno. El caso Rojas Vade ha tenido el efecto positivo de que el impulso punitivo que animaba a la Convención ha descendido varios grados. Las meticulosas sanciones contra el negacionismo hacían pensar que la Convención iba a redactar un Código Penal en vez de un texto constitucional. Ahora queda clara la impostura: el negacionismo solo es importante cuando niega lo que me conviene. Lo mismo que el 'afirmacionismo'.

Con todo, la Convención empieza a entrar en los debates que importan. Lo que hay detrás del escándalo de la sesión del jueves pasado, no es solo un debate sobre las decisiones vinculantes de la Consulta Indígena, sobre el sistema de aprobación por dos tercios o sobre si Jaime Bassa mangonea a Loncón en la mesa corta. En realidad, esta es la primera vez que muchos convencionales se dan cuenta de que la forma de votar y la redacción de las normas es importante, porque el diablo está en los detalles. Pero, lo segundo, y mucho más interesante, es el vértigo que han sentido estos días los escaños reservados ante el hecho de que la Convención sea un proceso del que terminarán saliendo no mapuches, kawésqar o collas, sino chilenos.

John Müller conduce Primera Pauta, de Radio PAUTA, de lunes a viernes a partir de las 07:00 horas. Escúchelo por la 100.5 en Santiago, 99.1 en Antofagasta, y por la 96.7 en Valparaíso, Viña del Mar y Temuco, y véalo por el streaming en www.PAUTA.cl.

La acera de los tontos

¿Ha tardado el Central en reaccionar?

"La reacción de un sector que está más cómodo con la magia que con la economía ha sido criticar al BC porque consideran que la decisión de subir los tipos va a frenar el crecimiento económico", dice John Müller.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

tipo de contenido
tipo de contenido
La acera de los tontos

¿Es la hora de subir los impuestos?

"La decisión del gobierno alemán [de bajar los impuestos] es un magnífico ejemplo para suscitar en Chile la necesidad de una reflexión sobre lo que está haciendo el ministro Mario Marcel y su reforma tributaria", dice John Müller.

tipo de contenido
La acera de los tontos

El mal menor

Pese a que ambos son fruto de la polarización, Boric no tiene la fuerza electoral de Petro en Colombia. Sin embargo, ha asumido ese papel y lo sabe interpretar.

tipo de contenido
La acera de los tontos

El ministro Jackson es incompatible con la seguridad jurídica

"Sus nociones sobre el beneficio que puede lograr el Estado de las tomas y ocupaciones de terrenos privados son incompatibles con un Estado de Derecho", dice John Müller.

tipo de contenido
La acera de los tontos

En Chile, la vida empieza a no valer nada

La muerte del contador Riquelme, apuñalado en pleno centro de Santiago, es el resultado de una sociedad donde la gente, la policía y el gobierno miran para otro lado.