Negocios

Jugada de Modi por el corazón hindú de India podría perjudicarlo

Ante el decaimiento en la popularidad de su partido, el primer ministro de la India está apostando al nacionalismo religioso para lograr su reelección.

Bloomberg

Por Iain Marlow y Bibhudatta Pradhan

Viernes 1 de febrero de 2019

A+ A-

La ciudad sagrada de Ayodhya está llena de peregrinos descalzos que rezan mientras se arrastran a lo largo de una línea apretada, pasando por cuatro registros de seguridad, para vislumbrar un templo hindú provisional.

La modesta pila de piedra está en el centro de la disputa más polarizadora de India. Es aquí, en el supuesto lugar de nacimiento del dios hindú Ram, que los radicales hindúes demolieron una mezquita del siglo XVI en 1992, lo que provocó disturbios religiosos que mataron a unas 2.000 personas. Y es aquí que el partido nacionalista hindú del primer ministro Narendra Modi está anclando su candidatura a la reelección.

El partido Bharatiya Janata de Modi está apostando a que el nacionalismo religioso –incluido el aumento de los esfuerzos para construir el templo Ram, el cambio simbólico de nombre de las ciudades y la asignación de casi US$ 600 millones a una peregrinación hindú masiva– puede apuntalar su voto en las elecciones que se celebrarán en mayo. Sin embargo, un recorrido de tres días por los distritos indecisos en el estado más poblado de India demostró que esto puede no ser suficiente para compensar la incapacidad de Modi para cumplir sus promesas básicas de crear millones de empleos, transformar la economía y brindar prosperidad a los agricultores.

Incluso en Ayodhya, punto cero para el nacionalismo hindú, hay dudas sobre la sinceridad del partido de Modi y su renovado énfasis en la religión.

"Si tuvieran alguna intención de construir el templo, podrían haberlo hecho ya", afirma Lale Vaishya, un peregrino que viajó casi 1.000 kilómetros para visitar el sitio en el estado de Uttar Pradesh. "Están jugando a la política".

Modi impulsó su partido BJP en 2014 con la mayoría más grande en tres décadas. Sin embargo, las sorpresivas derrotas en las elecciones estatales de diciembre agregaron indicios de que, después de casi cinco años en el poder, su poder electoral podría estar en problemas. Lo que el sondeo limitado allí sugiere es que el apoyo de los votantes para el BJP está disminuyendo y Modi enfrenta una batalla para conservar su mayoría en unas elecciones que hasta hace poco se consideraban una formalidad.

La inyección de incertidumbre explica el retorno a temas como la religión, según Sanjay Kumar, director del Centro para el Estudio de Sociedades en Desarrollo con sede en Nueva Delhi y experto en política electoral. "Hay un esfuerzo consciente del BJP por recoger estas narrativas más amplias, de modo que puedan cubrir las fallas de su incumplimiento", dice.

Con unos 875 millones de votantes, la elección de la India será el mayor ejercicio democrático en la historia. Y las apuestas son altas. Si Modi gana un mandato fuerte, tendrá otro mandato de cinco años para continuar tirando del centro ideológico de India hacia la derecha, y otra oportunidad de avanzar las reformas necesarias en el país de 1.300 millones de habitantes. Un mandato más débil, o incluso una victoria sorpresa para la oposición, podría significar una coalición ingobernable perseguida por la inestabilidad.

Es probable que la elección se decida en Uttar Pradesh, un estado del norte con más de 200 millones de personas que envía a la mayoría de los legisladores al parlamento, y donde Modi tiene su distrito electoral. Su partido barrió 71 de los 80 escaños del estado en 2014, y la oposición está decidida a negarle el éxito al BJP en esta ocasión.

El BJP se ha basado durante décadas en el templo estatal de Ram y en el nacionalismo hindú para ganar apoyo. En el cargo, el gobierno de Modi abolió la práctica musulmana del divorcio instantáneo, un movimiento aplaudido por la mayoría hindú.

El cortejo del BJP a los hindúes está en plena exhibición en Prayagraj, la ciudad anfitriona de Kumbh Mela, la mayor reunión religiosa del mundo. La celebración tiene lugar en la confluencia de tres ríos sagrados: el sagrado Ganges, el Yamuna y el mitológico Saraswati mencionado en los textos religiosos.

El año pasado, en el período previo al festival de 49 días, la administración del BJP del estado, encabezada por un sacerdote hindú, descartó el nombre islámico de la ciudad, Allahabad, y coordinó con el gobierno central para gastar enormes sumas en infraestructura.

Se está construyendo un nuevo aeropuerto, mientras que en el río, donde los peregrinos se bañan para lavar sus pecados se han levantado ciudades de tiendas de campaña y los puentes flotantes permiten a los fieles caminar por el agua. "Los hindúes están orgullosos de que Modi haya hecho arreglos tan magníficos", asegura Ashok Kumar Shivhare, un peregrino de 53 años.

Otros ven una estratagema electoral indecorosa. "El gobierno de Modi no ha cumplido con el 80% de lo que se comprometió", afirma enojado Rajesh Yogi, un granjero. Después de apoyar a Modi en 2014, planea votar en contra del partido gobernante. "Estoy diciendo esta verdad en las orillas del Ganges", señaló.

En la circunscripción cercana de Phulpur, en la que ganó el BJP en 2014 y luego perdió en una elección especial, la gente se reúne alrededor de las hogueras para cocinar al caer la noche.

Para el agricultor Ganesh Kumar Yadav, quien abandonó a Modi el año pasado después de votar por él en 2014, los asuntos religiosos cuentan poco. Asegura que el fertilizante sigue siendo demasiado costoso, mientras que la abrupta decisión de Modi en 2016 de abolir el 86% de los billetes de India de la noche a la mañana hizo que su madre perdiera 35.000 rupias (US$ 490), una suma enorme en la India rural.

"Ha hecho mucho por el Kumbh Mela, pero no ha hecho nada por los granjeros", afirma Yadav. También dice que rechazará al BJP en las elecciones de este año.

A cuatro horas de viaje hacia el este, en Azamgarh, donde el BJP perdió en 2014 después de haber ganado en las elecciones federales anteriores, el presidente local del partido, Jaynath Singh, niega que el gobierno esté impulsando el nacionalismo hindú. "La influencia de Modi continúa, y la gente está entusiasmada con él", afirma Singh.

El nacionalismo religioso abierto, en una nación oficialmente laica, ha sido acusado de promover el radicalismo, incluidos los llamados vigilantes de las vacas, que han atacado y asesinado a musulmanes por supuestamente masacrar animales. El BJP niega cualquier asociación con elementos marginales.

Sin embargo, G.V.L. Narasimha Rao, un legislador y portavoz del BJP, señala que el partido no teme capitalizar sus raíces nacionalistas hindúes. "Nuestros fundamentos y nuestro marco ideológicos son bien conocidos", dice.

Hay un vínculo indeleble entre Modi y el hinduismo radical. Antes de ingresar a la política, Modi pasó años como propagandista de base para una organización nacionalista hindú conocida como el RSS, estrechamente vinculada a su partido. Cuando fue jefe de gobierno de Gujarat en 2002, su estado fue sacudido por disturbios mortales, en su mayoría contra los musulmanes. Posteriormente, a Modi se le negó una visa para visitar EE.UU., aunque una investigación legal posterior lo liberó de culpa.

El enfoque de la campaña de este año en el nacionalismo hindú podría volver a ser mortal. De acuerdo con una Evaluación de amenazas de inteligencia de Estados Unidos, las políticas del BJP bajo Modi "han profundizado las tensiones comunales" en algunos estados gobernados por su partido, cuyos líderes "podrían ver una campaña nacionalista hindú como una señal para incitar a la violencia de bajo nivel para animar a sus partidarios".

Cambiar el nombre de las ciudades es una forma relativamente sencilla de enviar señales a los hindúes, que representan aproximadamente 80% de la población de India, en comparación con el 14% de los musulmanes. Otra fue la elección de Varanasi, una de las ciudades más sagradas del hinduismo, como el distrito electoral de Modi.

Levantar un templo hindú en Ayodhya está resultando más difícil. El sitio ha sido polémico desde los días del Raj británico, con un caso legal presentado por primera vez en 1885, según el periódico The Hindu. El destino del templo todavía está estancado en las cortes; la construcción está bloqueada en espera de una decisión y el complejo está asegurado por cientos de policías armados y fuerzas paramilitares.

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

Negocios

El bloqueo a los planes internacionales de Latam

La Corte Suprema anuló, por unanimidad, una sentencia del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia que permitía un acuerdo comercial conjunto de la firma chilena con otras aerolíneas globales.

Negocios

Si quiere ganar mucho dinero, San Francisco es mejor que Zúrich

El vertiginoso crecimiento de las empresas tecnológicas ha impulsado a la ciudad estadounidense por sobre algunas de las principales localidades europeas.

Negocios

JPMorgan dice que repunte del bitcoin se parece a ciclo de 2017

En esa ocasión el avance de la criptomoneda anticipó una fuerte caída. El rally ha comenzado este mes y la moneda ha avanzado cerca de 50%.

Negocios

Locura por carne vegana convierte a ejecutivos en millonarios

Beyond Meat, que desató la locura con su debut en bolsa, pronto alcanzaría la capitalización bursátil de Pilgrim's Pride, la tradicional firma de carne.