Crónica

La enésima batalla interna del contralor

Ahora ante los diputados, Jorge Bermúdez debió explicar otra vez cómo se calculan las auditorías a las municipalidades y defender la desvinculación de tres funcionarios. Detrás de todo hay un solo personaje: Dorothy Pérez.

Por Eduardo Olivares C.

Miércoles 5 de junio de 2019

A+ A-

Si no es Dorothy Pérez, son Alejandro Barra y el equipo que él dirigía en la División de Análisis Contable. Y si no es Barra, son Luis Lara, exjefe de Informática, y sus colaboradores próximos. Pero no. En realidad, toda la teleserie administrativista de la Contraloría General de la República gira siempre en torno de ella, de la subcontralora, Dorothy Pérez. Todas las personas mencionadas han sido desvinculadas, pero ella fue la única que pudo volver y quedarse.

Crónica

El retorno de Dorothy Pérez que remecerá a la Contraloría

La Corte Suprema ratificó 5-0 el fallo de la C. de Apelaciones y determinó que su destitución como subcontralora fue "ilegal y arbitraria". Su regreso será ahora en funciones como jueza de cuentas.

La enésima batalla interna del contralor General de la República, Jorge Bermúdez, comenzó hace un par de meses tras un reportaje de La Tercera en que describía una reunión en que Barra y otros funcionarios le representaban a Bermúdez que algunas auditorías a municipalidades estaban mal formuladas. Un error de ese tamaño tendría, de ser cierto, consecuencias políticas gigantescas, dado que los municipios donde la Contraloría ha encontrado más problemas son Viña del Mar y La Florida, ambos con alcaldes de la UDI (Virginia Reginato y Rodolfo Carter, respectivamente).

De hecho, tanto los alcaldes aludidos como la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, de inmediato cuestionaron al contralor e incluso se ha planteado su salida.

Sin embargo, Bermúdez ha reiterado que las objeciones de los funcionarios expresadas allí no indican que hubo un error en los cálculos de las auditorías, sino que se trató de una mera opinión que fue desestimada por la autoridad. Eso sucede a diario en distintas instancias, por lo cual esos trabajadores han sostenido que, más que diferencias de criterio, habría habido irregularidades. 

Política

A unos y a otros: qué municipios auditará la Contraloría en el año previo a las elecciones

Las municipalidades de Maipú, Santiago, Providencia, Recoleta, Valparaíso y Las Condes están en la primera fila de prioridades del plan de auditoría del organismo contralor. El impacto político de sus hallazgos puede ser amplio.

La defensa del contralor

El contralor asistió este miércoles 5 de junio a la Cámara de Diputados a exponer una vez más su posición al respecto. Allí no solo respondió preguntas ya contestadas en ocasiones anteriores, sino que además recordó que Barra se demoró más de un año en procesar una inquietud relativa precisamente a los métodos de cálculos de las auditorías contables municipales. Fue por motivos de "desempeño", espetó Bermúdez, que le solicitó a aquel funcionario su cargo. El puesto quedó vacante este mismo miércoles, según reportó radio Biobío, pero Barra acusó que se trató de una "represalia".

El punto de fondo, comentaría Bermúdez, es que cualquier jefe de servicio debe tener la atribución de desvincular a directivos si deja de contar con la confianza en ellos. Esa misma lógica, agregó, no se aplica a otros puestos de menor jerarquía administrativa. La Contraloría está entre los pocos servicios públicos cuya planta completa está sujeta a la confianza de su autoridad máxima, una prerrogativa que Bermúdez desearía modificar en una futura modernización de la entidad.

Ver la sesión de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento de la Cámara de Diputados del 5 de junio de 2019:

Esta parte de la polémica proviene de una denuncia presentada por los tres funcionarios despedidos en contra de Bermúdez, en un requerimiento que cuestiona la probidad de un denunciado. Se trata de una presentación interna que usa el Sistema de Integridad, y cuyo consejo superior de siete miembros incluye a la subcontralora. Dorothy Pérez, sin embargo, se excusó de asistir a la sesión en que se abordó el caso de Barra y sus colegas. El contralor Bermúdez, por otra parte, se inhabilitó de resolver la conclusión a la que llegara el consejo superior de integridad, en cuyo caso quien debía tomar el asunto en sus manos era la misma subcontralora. No obstante, tampoco tomó la causa.

El consejo, finalmente, desestimó la denuncia de los funcionarios, según averiguó PAUTA, pues no hubo demostración de irregularidades.

En Valparaíso, Bermúdez contraatacó. "Tratar de relacionar la desvinculación de tres funcionarios con una supuesta represalia [...] después de muchos años en que ellos no habían detectado ninguna irregularidad y justo el último día detecta la irregularidad, y después de que se les pide la renuncia, hacen la denuncia, me parece que se están utilizando mal los mecanismos al interior de la Contraloría para salvaguardar la integridad".

Todo vuelve a Dorothy

Aunque en este último episodio Dorothy Pérez ha estado silente, la cercanía de ella con los últimos funcionarios desvinculados vuelve a ponerla en el centro.

Durante el verano, cuando ella subrogó legalmente al contralor, hubo otros desencuentros abiertos, en esa ocasión con Camilo Mirosevic, jefe de la División Jurídica y hombre de confianza de Bermúdez.

Crónica

La dura respuesta de Dorothy Pérez al hombre de confianza del contralor Bermúdez

La contralora Pérez cerró su último día como subrogante defendiendo por qué revisó y firmó en soledad el decreto que decretó un estado de excepción constitucional, ante los reparos del director jurídico, Camilo Mirosevic.

Además, hace menos de un mes la subcontralora presentó una denuncia ante el Ministerio Público contra quienes resulten responsables por los delitos de fraude al Fisco, tráfico de influencias y prevaricación por supuestos vicios en la contratación de Doris Roa, actual fiscal de la entidad. Una vez más, la institución descartó "cualquier tipo de irregularidades".

El rol de Dorothy Pérez en distintas acciones contra el contralor parece ubicuo. Incluso el conductor de radio Duna Matías del Río dijo al aire que la subcontralora realiza habituales comentarios contra Bermúdez a través de WhatsApp a un volumen alto de periodistas. Con todo, nadie ha interpuesto una denuncia por ese caso contra Pérez usando el Sistema de Integridad de la Contraloría.

En su conversación con los diputados este miércoles, el contralor recordó que resulta necesario que su personal de confianza pueda ser removido si así él lo determina, pues de lo contrario "significaría que ya no solo tiene la propiedad del cargo, sino que sería vitalicio en el cargo". Y agregó, con sorna y en referencia a Dorothy Pérez: "Yo creo que a nosotros ya nos basta con un solo funcionario vitalicio dentro de la Contraloría".

Crónica

El cargo de subcontralor luego del fallo de la Corte Suprema: ¿Vitalicio o hasta los 75 años?

El veredicto del máximo tribunal genera un debate jurídico entre los abogados y en la propia Contraloría. Si el cargo goza de inamovilidad, ¿hasta cuándo se extiende su duración?

Revise los principales contenidos de este artículo en tres minutos y medio:

A+ A-

Para recibir el newsletter de Pauta ingresa tu correo

Relacionados

<p>Las medicinas alternativas en la salud pública y su nivel de formalidad</p>
Crónica

Ocho de cada 10 terapias "alternativas" en la salud pública carecen de reconocimiento oficial

Aromaterapia, reiki y biomagnetismo, entre otras, se realizan con fondos públicos sin contar con un reglamento. Los terapeutas que las entregan tampoco están registrados.

Crónica

Las expectativas que deberá cumplir Mañalich en el Minsal

En el último año, el nuevo titular de Salud se mantuvo en el mundo privado. En su vuelta al gabinete, deberá enfrentarse a iniciativas que criticó.

Crónica

Los fotorradares podrían estar el próximo año de regreso en el país

El CATI espera terminar su tramitación legislativa para dar paso a las multas automáticas por velocidad o uso prohibido de pistas de buses.

Crónica

Gremio de jueces acusa a la Suprema de ejercer funciones que son del Congreso

Soledad Piñeiro, presidenta de la Asociación Nacional de Magistrados, critica que el Pleno dictara normas para modificar el sistema de nombramientos.